Intenta con esta clásica y más corta alternativa, conquistar una de las cumbres más emblemáticas del Pirineo, el hemano mayor de las Tres Sorores.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Valle de Ordesa desde la Brecha de Arazas

 

El Monte Perdido, con 3355mts de altitud, forma parte del macizo calcáreo más alto de Europa, llamado de las Tres Sorores. Se encuentra situado en el pirineo de Huesca, dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Trataremos la ascensión por la vía clásica a esta colosal montaña, la tercera en altura del pirineo. Lo más habitual es comenzar la ascensión desde el refugio de Góriz una vez hecho el largo acercamiento por el valle de Ordesa, pero para ello deberemos pernoctar allí, tanto en el refugio como haciendo vivac, con lo que nos obligará utilizar dos jornadas para la ascensión.

Con esta propuesta, solo emplearemos una jornada para poder conseguir la cima. Para ello utilizaremos el transporte en autobús que sale desde Nerín y nos deja en el Cuello Arenas, muy cerca del primer mirador de Ordesa y la Brecha de Arazas (ver acercamiento al punto de inicio).

A pesar de utilizar solamente una jornada, la ascensión se torna bastante más dura que si comenzamos desde el refugio de Góriz, puesto que desde Cuello Arenas tenemos alrededor de 1’5h-2h, tanto de ida como de vuelta hasta el refugio.

Una exigente ascensión con puntos donde deberemos hacer algunas trepadas sin mayor dificultad, encontrando un paso con cadenas.

Esta ascensión clásica pasa por ascender por la Escupidera, una larga, incómoda e inclinada pedrera que con nieve se torna bastante más peligrosa.

En el refugio, además de refrescos, en sus inmediaciones encontramos una fuente.

  • El itinerario:

Cuello Arenas – Brecha de Arazas y mirador – Refugio de Góriz – Ibón Helado – Escupidera – Cima Monte Perdido.

 

Comenzando en el Cuello Arenas, situado en la sierra de las Cutas (ver acercamiento al punto de inicio), vemos un sendero que parte desde la pista donde nos ha dejado el autobús y asciende hasta situarnos junto a la Brecha de Arazas, lugar desde la que podemos descender ligeramente y en un par de minutos hasta uno de los miradores de Ordesa.

Senderismo en el Valle de Ordesa
Poco después del inicio ya vemos nuestro objetivo al fondo. el Monte Perdido en medio de las Tres Sorores
Ascensión al Monte Perdido
Junto a la Brecha de Arazas y uno de los miradores de Ordesa, un panel nos recuerda que estamos en un Parque Nacional.

Desde aquí y hasta el refugio de Góriz, recorreremos en paralelo el filo del este majestuoso valle, a veces junto al mismo borde, con algún punto donde prestaremos más atención. Un caminar, por lo general bastante cómodo por el escaso desnivel y las fantásticas vistas que nos proporciona.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido
El sendero que a veces se perfila junto al filo del valle, nos proporciona fantásticas vistas de este extraordinario entorno.
senderismo en Huesca
La senda perfilada junto al filo del valle, puntualmente con cierta exposición, puede llegar a tener dificultad para los que tienen problemas de vértigo.
Monte Perdido
Aunque nos queda un largo camino, sin dejar de hacerlo, vemos cada vez más cerca la grandiosa mole del Monte Perdido, arropado a la izquierda por el Cilindro de Marboré y a la derecha por el Pico de Añisclo, llamado también Soum de Ramond

Después de un par de horas aproximadamente, llegaremos al refugio de Góriz, punto clave para numerosas ascensiones por la zona. Aquí encontraremos una fuente.

refugios de pirineos

Llegando al refugio de Góriz, llamado también de Julián Delgado Ubeda a 2160mts de altitud

Desde aquí, seguiremos el sendero del GR11 que asciende hacia el este, pero lo dejamos en pocos metros para tomar con más fuerza la ascensión. Algunos tramos menos claros, los solucionarán las fitas que veremos durante todo el camino.

senderismo en Ordesa
Después de dejar el refugio de Góriz, el sendero toma fuerza y encontramos algunos pasos con sencillas trepadas.
Ascensión a Monte Perdido
Nos dirigimos hacia la figura del Cilindro de Marboré, donde en su base encontramos el Ibón Helado.
Senderismo en Pirineos
Otro paso con cierta dificultad pero con ayuda de cadenas

Una larga ascensión, con escasos tramos de llaneo que nos dan un respiro, nos dejará en el  Ibón Helado, estremecedor y escondido rincón desde el que también se puede ascender al Cilindro de Marboré.

Ascensión a Monte Perdido desde Cuello Arenas

Superada la primera parte de la ascensión, nos encontramos de repente con este fantástico entorno, el retorcido Cilindro de Marboré y el ibón Helado a sus pies.

Ahora continuamos la ascensión en dirección sureste (derecha), un sendero se perfila por la cresta para enfilarnos directamente al sector más incómodo y peligroso del recorrido, la Escupidera, una inclinada y resbaladiza pedrera que sin nieve solo tiene la dificultad del esfuerzo y atención para no resbalar y hacernos daño con las piedras. Otra cosa es cuando hay nieve, un resbalón sin el material necesario puede ser fatal.

Subida al Monte Perdido por la Escupidera
Después de dejar el ibón Helado, un cartel nos advierte que entramos en zona peligrosa.
Escupidera de Monte Perdido
Encontramos un sendero perfilado por la ladera de la derecha que nos envía directamente a la infernal pedrera de la Escupidera

Después del gran esfuerzo para superar esta infernal pedrera, el sendero se perfila mejor y sin esta cantidad acumulada de piedras hasta llegar a un collado, nuevas panorámicas nos recompensan de nuevo y nos da un ligero respiro para atacar finalmente la cima en pocos minutos.

Cumbre de Monte Perdido
Después del esfuerzo llega llega incomparable beneficio de culminar con éxito una de las más altas cimas del Pirineo
Vistas desde Monte Perdido
Las nubes repentinas nos privaron de las maravillosas vistas desde la cima de Monte Perdido
Ibón de Marboré o lago de Pineta
Vistas hacia el glaciar de Monte Perdido, con el ibón de Marboré o lago de Pineta al fondo.

 

 

  • Fecha de la excursión: 24-8-2013
  • Tipo de ruta: Ruta lineal (ascensión)
  • Nivel de dificultad: Alto
  • Longitud: 22km (ida y vuelta)
  • Desnivel acumulado de subida: 1500mts (ida y vuelta)
  • Desnivel acumulado de bajada: 1500mts  (ida y vuelta)
  • Tiempo en movimiento: 8h (ida y vuelta)
  • Tiempo Total: 11h50′ (ida y vuelta)
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

ascension en pirineos

Clica en el gráfico

Para el acercamiento hasta Cuello Arenas, lugar desde donde comenzamos la ascensión al Monte Perdido, vamos a emplear previa reserva, el transporte en autobús que parte desde Nerín y nos asciende hasta el collado por una pista de uso restringido. La parada se encuentra poco después de pasar el Hotel Palazio.

Existen dos versiones a la hora de reservar, una para turistas que lleva a ver los miradores de Ordesa y otra para montañeros, que es a la que nosotros optaremos. Tendremos en cuenta que el bus parte a las 7:00h desde la parada y nos deja a las 7h30′ aproximadamente en Cuello Arenas. Para bajar de nuevo a Nerín nos recogerán a las 20:00h en el mismo lugar que nos dejó.

El precio de ida y vuelta actualmente (24-8-2013) está en 20 euros ida y vuelta.

Para reservar llamar a: 974489024 / 659536210.

En Google Maps podéis visualizar el lugar donde se ubica la parada de autobús en Nerín


Ver Parada autobús de Nerín a Cuello Arenas en un mapa más grande

Si lo deseáis, a continuación podéis ver o descargar el track de acercamiento hasta el punto de inicio de la ascensión a Monte Perdido. Este recorrido que aparece es el que utiliza el autobús para subir a Cuello Arenas desde Nerín.

Una espinita menos……. No se si os ha pasado en alguna ocasión con las montañas, aquello de que se alinean los astros para no poder ascender a ella, pero en concreto a una. Unas por el mal tiempo, otras por pitos y otras por flautas siempre echábamos mano al plan B. Mi ocasional lesión de rodilla que apareció en este mes de inactividad, parecía que de nuevo iba a  retrasar esta cumbre que teníamos de nuevo en el punto de mira.

Por fin y sin mayores problemas, se consiguió la cima de uno de los hermanos mayores del Pirineo. Como de costumbre, la compañía es la que marca la diferencia en una jornada de intensa convivencia y la de nuestros amigos de los clubes Desplome Onda y Alena que no arribes es siempre excepcional.

Una vez más agradecer la colaboración de nuestro compañero de fatigas Antonio Plaséncia por la organización de este fin de semana inolvidable.

 

                Fotos La jornada resumida en tres minutos