Bejis es un municipio de la Comarca del Alto Palancia, está situado entre las estribaciones de la sierra de El Toro y la vertiente noroeste de la Sierra de Andilla, sobre un cerro a 800 m. de altitud, rodeado por los ríos Palancia y Canales, su término es muy abrupto y con una elevada altitud media. Cuenta con alturas tan destacadas como las cimas de los montes La Juliana (1.476 m), La Pericona (1.468 m) y Peñaescabia (1.331 m). Nosotros subiremos a éste último, y sus alrededores, que han sido declarados como Paraje Natural Municipal.

Este paraje natural posee un ecosistema de alto interés desde el punto de vista botánico. Debido a su magnífico estado de conservación aún es posible encontrar un bosque de gran diversidad en especies arbóreas como pino negro, tejos, sabinares de sabina albar, carrascas y arces.


Bueno pues tras aparcar los coches y prepararnos, iniciamos la ruta caminando por la pista en dirección al nacimiento del rio Palancia, debemos estar atentos pues nada más andar aproximadamente 50 mts, hay que dejar la pista subiendo por una zona que puede pasarnos desapercibida.

La ruta realizada requiere especial atención a las fitas, fotos y referencias para poder hacerla , aunque yo, personalmente aconsejo el uso de un GPS para evitar problemas de incertidumbres .

Una vez controlado éste inicio, vemos enseguida la senda a seguir…

Nada más empezar, ya se va apreciando en ésta mañana, el frescor del ambiente por la lluvia del día anterior, acompañado de los aromas que al roce del paso de los compañeros va regalándonos la flora del lugar.


Al poco dejaremos ésta senda para seguir por pista a la derecha :

Siempre dispuestos a colaborar en señalar la buena dirección…

Andaremos por pista aproximadamente 900 mts, y observamos una placa que nos indica el desvío de subida al Peñaescabia.

La distancia hasta subir al PeñaEscabia desde el cartel es de 1,8 km, con un desnivel de 200 mts. de subida. Las vistas desde este punto recompensan el esfuerzo de subida.

A continuación, proseguimos en dirección al geodésico, el cual es visible desde la primera cumbre anterior.


Después de la foto de rigor, tomamos dirección Las lomas de la Muela.


Aquí , hacemos un descanso con el merecido almuerzo, como siempre, un disfrute, sobre todo por la compañía.


A partir de ésta zona, la senda no es clara, pero debemos encontrar un corral y la dirección correcta es la que os indico con la foto…

Por fin aparece el corral, que daba la sensación, se escondía de nosotros.

Mas referencias del camino, Prado de Capilla ;

Mas referencias : Un abrevadero en el Prado de Capilla.

Tomamos la dirección que llevábamos de un camino poco transitado

Hasta un cruce de pistas, Camino de la Juliana, tomaremos la dirección derecha.


Después de andar por pista 1,8 km, nos desviamos por senda que sale a mano izquierda, requiere estar atentos, ésta nos llevará directos al Barranco del resinero.


El barranco es una “pasada”, desborda naturaleza por doquier, si durante la ruta sentimos la fragancia, el frescor empujado por el viento que nos reconforta la piel, la vista no deja de presenciar el más bonito de los cuadros, y aquí, empezamos a escuchar el suave sonido del río, y como no, el sabor del agua que por él se deja llevar…


Volvemos a dejar de caminar al lado del río y nos desviamos por un camino que sale a la izquierda.


Después de 1,2 km de pista, volvemos a bajar al barranco por senda que apenas es apreciable, debemos estar atentos.

Volvemos a ver zonas en las que como yo digo, la naturaleza te habla y en esta ocasión nos invita al baño, que lástima, no estuvimos lo receptivos que la ocasión merece.

  • Fecha de la excursión: 19-06-2010
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado
  • Longitud: 14’2km
  • Desnivel acumulado de subida: 696mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 696mts
  • Tiempo en movimiento: 4h15′
  • Tiempo Total:5h46′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

Nos desplazamos en coche desde la población de Bejís en dirección a la Fuente y zona recreativa de Los Clóticos, tenemos dos opciones, empezar la ruta desde aquí mismo o llegar en coche hasta la Casa del Forestal e iniciar el paseo desde aquí, nosotros hemos optado por ésta segunda opción.

Con Google Maps, podéis ver y calcular el acercamiento al primer punto de inicio que os proponemos que se encuentra en el área recreativa de la fuente de los Clóticos (Bejís-Castellón).


Ver mapa más grande

 


Como ya anticipamos en el calendario de rutas, a ésta no iban a venir ni Alex, ni Lute, ya que están en plena preparación de su próxima visita a tierras Asturianas y Senda de Camille.

La semana pasada, después de la ruta de Rótova, los que nos quedamos, nos emplazamos a realizar la “sabatina” habitual, llamándonos entre semana.

También se han sumado a ésta salida John y Victoria, además de Vicente e Iván, de Pedralba y que ya hacía algún tiempo no nos veíamos por la montaña, bueno a Ivan lo hemos conocido hoy, por supuesto y como senderista “fijo” ha venido Jose Luis y su pareja Rosario.

Siete es un buen numero para ir por montaña, siete es una buena hora para quedar, un siete es lo que se le puede hacer a un pantalón, bueno no sigo más.

Esta ruta es gentileza de Vicente, gran compañero de caminos, con el que de vez en cuando quedamos para compartir ésta gran afición.

Iniciamos la caminata y al poco de comenzar, de pronto, de siete caminantes sólo veo seis cabezas porque la séptima estaba por tierra, Jose Luis tropezó con “una piedra en el camino “, se incorporó rápidamente, “pecho lobo” nunca se hace daño.

Al llegar al primer cruce nos enseña la herida del tobillo y, vaya hostiazo, chorreando sangre, un bultazo que no veas, pero él, “no pasa ná”, bueno le tuvimos que dar un golpe para convencerlo y curarlo…

Proseguimos después de incidente disfrutando del día tan bueno que quedó tras la tormenta del día anterior.

En el último tramo, casi se nos lesiona Victoria, el eterno problema de las zapatillas “nuevas”, agudizado del efecto cuando bajamos una cuesta, los pies se deslizan hacia delante y si la uñas sobresalen de los dedos…, menudo dolor, estuvimos a punto de hacerle una pedicura de urgencia, pero en el justo momento la senda se volvió llana.

Como de costumbre, al acabar la ruta, no fuimos derechos a por las “rubias” fresquitas que sientan tan bien.