Interesante ruta circular dentro del Paraje Natural de la Cascada de la Cimbarra, situada en las suaves y verdes montañas de Sierra Morena. El término municipal por donde nos moveremos corresponde a la población de Aldeaquemada (Jaén), limítrofe con la provincia de Ciudad Real.
La larga excursión nos dará a conocer el entorno de este espacio protegido, además de visitar el complejo de cascadas que forman el río Guarrizas y el arroyo de Martín Perez. El Cimbarrillo, el Negrillo y por supuesto la Cimbarra, nos dejarán más que satisfechos con su belleza salvaje.
Si lo que se desea es acudir directamente al entorno de las cascadas, solo tenemos que seguir los paneles de dirección y tomar la pista que sale desde la población, para que en unos 2,5km lleguemos a una explanada-collado , desde donde se accede a ellas.
Hay que tener en cuenta que para realizar la ruta, debemos pasar por una finca vallada privada, con lo que hay que ponerse en contacto con el ayuntamiento para pedir permiso. Los accesos hacia el interior de la finca estan abiertos. El tramo restringido corresponde al entorno de la torre de vigilancia.
Otra consideración a tener muy presente es el peligroso escalón rocoso de unos 3 ó 4mts de altura que debemos salvar escalando para acceder desde el entorno del Negrillo hasta el de la Cimbarra. Ni que decir tiene que no es aconsejable para aquellos con falta de experiencia en estas situaciones. En caso de no querer acceder por este paso, deberemos retroceder desde el Negrillo para acceder por la vía normal a la cascada de la Cimbarra.
Pasamos por una fuente donde podemos cargar agua. También nos acercamos a una área recreativa pero desconocemos si hay fuente.

Comenzamos en la población de Aldeaquemada (Jaén), junto al albergue y una farmacia (vemos paneles indicando la dirección de la Cimbarra).
Caminamos por la amplia travesía asfaltada para salir de la población, y pasando por la piscina municipal, dejamos el asfalto para tomar un camino de tierra que se desprende de la carretera en una suave curva a la derecha.

Al poco, seguimos de frente, dejando de lado un camino a nuestra derecha. Pasando entre campos de olivos, llegamos muy pronto al río Guarrizas que cruzamos por medio de unas piedras.

Pasamos un amplio campo a nuestra izquierda y nada más llegar a los próximos árboles, seguimos a la izquierda en una bifurcación. Encontramos carteles que nos recuerdan que estamos en un Paraje Natural. Estamos también en la tierra del aceite, matiz que no pasa desapercibido con sus amplios campos de olivos.
Avanzamos cómodamente por el camino rodeados de encinas y quejigos cubiertos de líquenes.

Llegamos a una puerta de reja metálica con acceso habilitado, un panel nos advierte que nos adentramos en un coto de caza y otro que es una finca de propiedad privada, para pasar hay que pedir permiso en el ayuntamiento.
Llevamos recorridos unos 2,2km cuando debemos desviarnos a la izquierda en un cruce de caminos si queremos subir hasta la torre de vigía, este tramo es de ida y vuelta.
En 700mtrs de recorrido hasta la torre de vigílancia, disfrutamos de bonitas vistas hacia el entorno de la cascada de La Cimbarra y preciosos valles de verdes intensos.

De vuelta bajamos hasta el anterior desvío y continuamos hacia la izquierda.
Cruzamos el arroyo del Cimbarrillo y luego el del Carrascal, para salir poco después de la finca privada. Una vez pasada la verja, encontramos tres caminos, seguimos por el del medio. Aunque el de la izquierda nos lleva en paralelo al mismo lugar, este corre a más altura, proporcionándonos mejores vistas.

El camino atraviesa una formidable pedriza.

Llegamos a un claro, donde encontramos una pequeña torre destinada a la caza. Nos dejamos caer de frente por un camino entre jaras pringosas poco transitado y con bastante desnivel, en dirección a una balsa de agua, hasta enlazar primero con un camino, y continuando en descenso, conectar después con una pista más ancha (pista que se desviaba a la izquierda nada más pasar la verja de la propiedad privada).

Seguimos a la izquierda, pasamos la primera curva que es bastante amplia y a continuación entramos en otra más cerrada hacia la derecha, aquí en medio de la curva, bajamos por nuestra derecha, hacia el arroyo del Chortal.

Lo cruzamos y adivinando algún trazo de senda, seguimos ligeramente hacia la izquierda.

Enseguida cruzamos un pequeño arroyo y subimos por la ladera entre multitud de jaras, pinos y encinas.

Aquí nos encontraremos muchos senderos hechos por animales que van en todas direcciones, pero nosotros debemos seguir ascendiendo sin desviarnos de la dirección, hasta que poco después llegamos a un punto que comienza a bajar, sin llegar a hacerlo, decididamente giramos a la derecha para salir a una pista que continuamos a la izquierda.
El agradable camino nos deleita con estupendos rincones hacia el arroyo del Chortal y su entorno.

Poco más de 2km giramos bruscamente a la izquierda en un cruce.

En 200mts más llegamos a una fuente.

El camino acompaña al curso del arroyo de los Majales hasta unirse prácticamente al del Guarrizas.

Ahora continuamos en compañía del más abundante caudal del Guarrizas, apreciando también a lo lejos, el entorno abrupto donde se sitúan las cascadas, al que más tarde acudiremos. De momento la pista nos aleja de ellas.

1,3km acompañando al Guarrizas, llegamos a encontrarnos con él. Antes de cruzar la valla que encierra el margen de esta parte del río, giramos a la izquierda para tomar otro camino que nos lleva a cruzar el río por medio de unas piedras (se complica con la crecida del río).

Continuamos ahora en sentido contrario al que veníamos, pero por el otro margen del río.
Dejamos a la izquierda, la antigua y derruida casa forestal.

 

Encantadores lugares acaparan el amplio entorno.

Giramos a la izquierda en el próximo desvío, y en la siguiente curva, a la derecha, salimos de la pista por un camino más estrecho y menos transitado, que asciende frente a nosotros y que va transformándose en senda.
A los 300mts después, seguimos de frente cruzando un camino.
La senda en suave descenso, nos muestra el tajo que forma el arroyo Martín Perez.

Llegamos al fondo del barranco, por donde discurre el arroyo de Martín Perez, en el que encontramos un área recreativa.

Aquí comienza el recorrido guiado hacia las cascadas, un panel nos los describe.

 

Un encantador sendero recorre el arroyo, aguas abajo con esplendidos ejemplares de fresnos.

Llegamos a la primera de las cascadas, el Cimbarrillo.

 

Continuamos en un bucólico entorno.

Llegamos al final del sendero, un panel nos lo indica y otro nos facilita la dirección que debemos tomar para situarnos delante del charco del Negrillo. Para ello debemos trepar por la derecha y salvar un resalte rocoso, sin gran dificultad.

En este punto debemos decidir si seguimos por la vía más complicada, o por el contrario retornar por el mismo lugar y acceder a la cascada de la Cimbarra por el acceso típico.
Si nos decidimos por el sector mas aventurero, una vez delante del Negrillo, debemos cruzar a la izquierda, el arroyo de desagüe del charco (si el caudal nos lo permite).

 

Nos acercamos a la cascada para contemplarla de cerca.

Subimos por la ladera de la izquierda de la cascada, para cruzar el arroyo por la parte de arriba.

 

Un entorno fascinante nos acompaña hasta llegar a la cascada de la Cimbarra.

Abandonamos este precioso enclave, para ascender a la parte alta frente a la cascada, donde nos acercamos a varios miradores. Desde allí ascendemos hasta el collado donde suelen aparcar los coches que vienen a ver las cascadas. Una vez en él, solo queda continuar por la pista que nos llevará hasta el pueblo en unos 2,5km

 

  • Fecha de la excursión: 17-4-2010
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado- Alto (si accedemos por el escalón rocoso)
  • Longitud: 21,5km
  • Desnivel acumulado de subida: 1.118 metros
  • Desnivel acumulado de bajada: 1.118 metros
  • Tiempo en movimiento: 6h29′
  • Tiempo Total: 8h30′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

 

Con Google Maps podéis ver el punto de inicio de la ruta en Aldeaquemada.

Ver Aldeaquemada en un mapa más grande

Finalmente la salida “institucionalizada” de primavera a la sierra de Cazorla y sierras aledañas,se ha realizado con éxito. En esta ocasión nos hemos alejado un poco más de la zona habitual, situandonos en Castellar de Santiago (Ciudad Real) como campo base para movernos, por del lado Jienense de Sierra Morena.
Esperábamos con ganas ver esta sierra en primavera, y después de lo que ha llovido por allí, ni os cuento como estaba, la maravillosa disparidad de verdes deja perplejo al más pintado.
Comenzamos protegiéndonos de la lluvia, que tenía pinta de no dar tregua en todo el día, pero antes de almorzar en la torre de vigía, paró lo suficiente para satisfacer a los “ansiosos hambrientos”. Poco cayó después, y el sol solete, nos acompaño el resto del día.
El entorno de la Cimbarra…..como dice el compi Chimo “quin animalaaaa”, agua y verde en estado puro. La ruta diseñada por José, como siempre, un éxito, aunque la parte de las cascadas fue mejorada por Chimo que conocía la zona. En busca de la “Casiaventurilla” nos enseñó una magnífica alternativa para saltarnos los protocolos turísticos y pasar desde el Charco del Negrillo a la cascada de la Cimbarra por una vía mas cañera. Uno tras otro fuimos pasando el punto más conflictivo del recorrido, un escalón vertical de unos 3 ó 4mts que aunque no es nada del otro mundo, hay que extremar las precauciones, sobretodo en mojado.
Satisfechos de la jornada montañera, fuimos en busca de las “rubias” del pueblo.
Las encontramos en la plaza principal, se acercaron muy frescas a nosotros y pasamos juntos un buen momento. Curiosamente todas se llamaban Mahou, menos una que decía llamarse Heineken…..debían de ser extranjeras.
Por supuesto que la jornada no terminó ahí, nos esperaba el festival del buen vino, del cordero y derivados del gorrino…¡¡ahí va, si rima y todo!!. El banquete de sultanes, fue sufragado por Pedro, que podemos apodar ya como “el del vino”, motivado por un excelente acontecimiento familiar, .

 

 Fotos

 

 Vídeos