Uno de los parajes de interés que no debemos de perdernos al recorrer por primera vez la sierra de Montsant.

 

    Ermita Sant Bartomeu de Fraguerau

 

Bonita excursión circular por el Parque natural de la sierra del Montsant (Tarragona). Recorre parte del río Montsant, quizás el entorno más visitado del Parque, pero ineludible a la hora de conocer estas singulares montañas.

En nuestro recorrido senderista vamos a visitar varias ermitas de la zona, incluso partiremos desde el área recreativa de una de ellas, el de la ermita de Santa Magdalena, lugar al que se accede desde la población de Ulldemolins y al que acuden familias enteras a pasar el día cada fin de semana.

Durante el itinerario propuesto, encontramos numerosas ayudas en cuanto a las direcciones a seguir, por medio de paneles y marcas  homologadas, ya que gran parte del recorrido transita por los GR 171 y GR 65.5, además los tramos que no disponen de señales pintadas, también disponen en muchos de los casos de paneles en sus desvíos y cruces.

En líneas generales es un recorrido moderado  pero deberemos tener en cuenta  momentos de vertiginoso descenso al dirigirnos hacia el río Montsant, cuando lo hagamos por la canal de la Cornaleda, uno de tantos pasos que dan acceso al río desde esta parte.

Deberemos llevar agua para toda la jornada. Aunque existen dos probables lugares donde acopiarnos, estos podrían no estar en condiciones de aportarnos agua según en que épocas elijamos hacer la excursión. El primer lugar donde hallamos agua es en el goteo constante del interior de una cueva junto a la ermita de Sant Bartomeu de Fraguerau, punto al que llegamos transcurrido algo más de la mitad del recorrido y superado ya el tramo más complicado. Con la segunda nos toparemos más adelante y justo al pasar el paraje de Codolles Fondes, en un afloramiento junto a una construcción utilizada para la captación de agua. Existe también posibilidad de coger agua el el área recreativa de la ermita de Sant Antoni, aunque esta la encontramos ya cerca del final  desviándonos un momento de nuestro camino.

  • El itinerario:

Ermita Santa Magdalena (confluencia GR171 y GR65.5) – Collet del Jairo Rafel – Cova del Corb – Grau de la Cova del Corb – Portell del Peret (conexión GR171) – Pi de la Carabasseta – Canal de la Cornaleda – Río Montsant (conexión GR65.5) – Ermita Sant Bartomeu de Fraguerau – Cadolles Fondes – Ermita Santa Magdalena.

 

El inicio lo encontramos junto a la ermita Santa Magdalena (ver acercamiento al punto de inicio).

Rebasamos la ermita dejándola a nuestra derecha y continuamos por la pista que en sentido Este nos lleva pronto al Collet del Jairo Rafel. En este punto salimos de esta amplia vía para tomar un sendero a nuestra derecha que poco a poco toma fuerza y asciende para encaramarse  frente a la gran muralla que debemos superar más tarde.

Tomamos el sendero en el Collet del Jairo Rafel

Pronto y después de un desvío a la derecha, llegamos si lo deseamos a la cova del Corb.

Volvemos al sendero que hemos dejado poco antes para continuarlo y acceder más arriba por medio del Grau de la Cova del Corb.

Superado este fácil paso rocoso, giramos a la izquierda y siempre en el mismo sentido y sin perder altura al principio para ascender algo más después, llegamos al Portell del Peret donde conectamos con el GR171.

Seguimos las marcas Blanco-rojo hacia la derecha y recorriendo la parte alta de la montaña, despreciamos algunos desvíos que salen a nuestro paso mientras disfrutamos de buenas vistas primero hacia la izquierda donde controlamos parte del barranco dels Pèlags.

Otro desvío que seguimos con las marcas del GR que prosiguen por la izquierda.

Luego, nuevamente con vistas hacia Ulldemolins, la vertiente por donde hemos subido, pasamos por más balmas de la zona de les Obagues.

Vemos claramente que vamos en dirección contraria al trayecto que hemos llevado hasta hace poco cuando ascendíamos al Portell del Peret, pero obviamente a un nivel superior.

Vistas de Ulldemolins

Poco después volvemos a encontrarnos con otro cruce de senderos en el Collet del Parral, seguimos como hasta ahora por el GR hacia la derecha.

La senda que vemos de frente, desciende hacia el barranc del Parral y la de la izquierda hacia la Punta del Peret.

El mismo cordal nos sirve de guía para llegar a otra de las confluencias de caminos, en este caso también con derivación de GRs. Estamos en el Pi de la Carabasseta, ese pino singular nos delata el lugar antes de llegar.

Llegamos al collado y cruce con el Pi de la Carabasseta

En este punto dejamos el trazado del GR y seguimos de frente en dirección a la Punta dels Pins Carrasers.

Hacia la derecha y por una de las alternativas del GR, tenemos una opción para descender rápidamente hacia la ermita de Santa magdalena.

Al fondo aparece la Punta dels Pins Carrasers

El sendero sin complicaciones y tendiendo en esta misma dirección se encuentra al poco con una de las opciones agresivas para descender hacia la ermita de Sant Antoni por el Grau de Sant Antoni. Esta dirección la despreciamos y nosotros continuamos por la izquierda.

A los 600mts seguimos por la derecha con fitas en otra bifurcación y en poco más de 100mts a la izquierda en otra, punto en el que disponemos de otro descenso hasta la ermita y también de forma vertiginosa por el Grau del Llop, un panel nos lo indica.

El próximo cruce a los 800mts después tenemos nuestra opción elegida para descender hacia el río Montsant. Se trata del paso por la canal de la Cornaleda, también llamado de la Cornereda. Un panel nos indica la dirección que tomaremos obviamente en descenso hacia la derecha.

Llegamos al panel que nos indica el comienzo de este vertiginoso descenso

Antes de descender finalmente hasta el margen del río, visitaremos unas curiosas formaciones rocosas, las llamadas Els Tres Juradets.

Els Tres Juradets

Finalmente y después de una fuerte bajada, conectamos con el trazado del GR65.5 que continuamos hacia la izquierda sin dejar de seguir las marcas blanco-rojo. Sin ninguna dificultad de avance y seguimiento, dejamos de lado varios desvíos y cruzando el río Montsant mediante un bonito puente colgante, llegamos en unos 2’3km desde que hemos conectado con el GR, a la ermita de Sant Bartomeu de Fraguerau, un rincón idílico al que sobre todo en fines de semana acude bastante gente a visitarla.

Situada en un bonito y tranquilo paraje

El goteo constante alimenta estas pequeñas piletas

Desde aquí 5km nos separan del final en la ermita de Santa Magdalena. Regresaremos por el mismo camino sin dejar el mismo GR. Solo una puntualización, nosotros optamos por tomar un sendero hacia la derecha una vez llegamos a la altura de la ermita de Sant Antoni, ya cerca del final. Podemos ver que las señales del GR descienden hacia esta ermita, aunque una vez adentrados en el sendero indicado, vemos también marcas de GR. Esta alternativa evita caminar por asfalto después de la ermita.

Desde un mirador en el paraje de Cadolles Fondes

Subiendo hacia las ermitas de Sant Antoni y Santa Magdalena

 

  • Fecha de la excursión: 10-6-2012
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado
  • Longitud: 17km
  • Desnivel acumulado de subida: 791mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 791mts
  • Tiempo en movimiento: 4h40′
  • Tiempo Total: 6h30′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

Descargate el track de la ruta             Clica en el gráfico

 

Con Google Maps, podéis ver el inicio de la ruta en la ermita de Santa Magdalena, cerca de la población de Ulldemolins.


Ver Ermita Santa Magdalena en un mapa más grande

 

Fue muy gratificante volver a recorrer el río Montsant. En otra ocasión y con otra alternativa diferente, disfrutamos lo que no esta escrito recorriendo Lute y yo estas santas montañas en días un tanto inestables.

Como digo, con otra alternativa y de nuevo con nuestros amigos del Desplome Onda, a los que consideramos ya como compañeros habituales de aventuras, realizamos esta segunda ruta del fin de semana.

Aunque según mi amigo Toni, el descenso por la canal de la Cornaleda no es de las más agresivas para bajar al río Montsant, hay que tener el culete preparado por si las moscas. Un descenso fuerte, largo y algo incómodo pero que le da a la ruta ese punto que a muchos nos gusta para terminar de destrozar las botas que no terminamos de jubilar.

De nuevo, transcurrimos por senderos tan, tan, tan frondosos que nos obligaban a doblar el lomo en más de una ocasión e inevitablemente posicionarnos uno tras otro, transformándonos en un “trenecito”…Aunque, quede claro que no se llegó a consumar nada de nada.

Fotos

La jornada resumida en dos minutos