Ruta circular de senderismo por la sierra de Espadan (Castellón), que parte desde el área recreativa de la fuente de la Calzada en el término de Algimia de Almonacid (ver aceracmiento al punto de inicio),  sube hasta el Alto de la Pastora de 1044mts y de vuelta baja por el barranco del Agua Negra.

Un recorrido corto pero de gran atractivo ya que nos ofrecerá amplias vistas, recorreremos parajes muy agrestes y cerrados, además de visitar la cueva del Estuco, con una formidable galería plagada de formaciones típicas de estos lugares.

La mayor parte caminamos por sendas, aunque también lo hacemos por pistas de tierra.

Es conveniente llenar nuestras cantimploras antes de comenzar, sin fiarse de poder llenarla en la zona recreativa donde iniciamos nuestro recorrido, ya que es posible que no salga agua de la fuente.

También pasamos por otra junto a una pista (fuente la Parra) después de haber realizado la mitad o más del recorrido.

  • Recomendación

La visita a la cueva del Estuco es un aliciente extraordinario a la excursión, pero debemos extremar las precauciones, ya que después de pasar el primer acceso a ella, el desnivel cae bruscamente y es muy posible que podamos resbalar si nos confiamos. Hay una cuerda en su primer tramo ya un poco deteriorada, con lo que es conveniente si queremos bajar, ir provisto del material apropiado para ello. Muy importante también es el llevar linternas de gran potencia si queremos ver algo.

Comenzamos en el área recreativa de la fuente la Calzada, justo bajo la carretera CV215 que va desde Algimia de Almonacid a Alcudia de Veo.

Dejando la fuente a nuestra izquierda cruzamos el cauce del arroyo y comenzamos a subir, para culminar en muy poco tiempo junto a unas construcciones en ruinas. Este será el punto donde nos uniremos de vuelta, viniendo de la senda que vemos a nuestra derecha. Ahora continuamos por la izquierda para seguir subiendo.

 

Vamos obteniendo distintas perspectivas del barranco Malo o Agua Amarga, además del principal, el de Agua Negra.

Después de un buen rato subiendo, llegamos a salir al camino de Ibola (hay paneles), una pista de tierra que siguiéndola por la derecha nos lleva en unos 400mts y justo en una curva, a desviarnos por una senda que entra en el barranco que vemos a nuestra izquierda. Remontando por su ladera izquierda y en muy poco tiempo, nos llevará hasta la entrada de la cueva del Estuco. Un acceso relativamente estrecho se transforma después en una extraordinaria y amplia galería con magníficas formaciones.

Después de la visita a la cueva bajamos por el mismo lugar y antes de llegar a la pista nos desviamos por una senda a la izquierda que sin salirnos del mismo barranco lo remonta, esta vez por su margen derecho.

Culminamos primeramente en el cordal del Espadán, donde nos desviamos a la derecha para seguir subiendo. La senda que baja por nuestra izquierda nos llevaría hasta el collado de la nevera.

Una fuerte subida con algunos tramos de bajada y algún llaneo, nos acerca al alto de la Pastora. Un prominente punto geodésico nos lo delata poco antes de llegar a el. Desde aquí las panorámicas en todas direcciones son impresionantes.

Seguimos por el mismo cordal en dirección al pico Espadan con abundante vegetación como hasta ahora. Mas adelante deberemos girar a la derecha por otra senda. En el caso de que nos interese subir hasta el pico Espadán, deberemos continuar por la senda de la izquierda. De bajada nos dejamos caer progresivamente por esta vertiente en la que una bonita senda nos ofrece bellas panorámicas hacia los altos de Peñarroy y Cullera.

Llegamos a salir a una pista que seguimos por la izquierda y en ligera bajada durante unos 700mts, volvemos a salir a otra más ancha justo en una curva cerrada. Seguimos hacia la derecha y bajando, con mas de lo mismo, amplias vistas.

1500mts mas aproximadamente y giramos bruscamente a la izquierda por otra pista para llegar a la fuente de la Parra en menos de 10minutos.

Poco después nos desviamos a la derecha en suave bajada para seguir por un camino mas estrecho que nos llevara a adentrarnos en el barranco del Agua Negra después de desviarnos de nuevo por una senda que baja por medio de unos escalones en sus primeros metros.

 

Ya inmersos en lo profundo del barranco cruzamos el arroyo en varias ocasiones, contemplando un paraje agreste y salvaje, con empinadas laderas, mucha vegetación y algunos pequeños saltos y pozas de agua.

Llegamos al punto donde el barranco de Agua Amarga se une al de Agua Negra, donde debemos tomar la senda que sale a nuestra derecha para continuar por el mismo barranco. Una fita nos indica el desvío. Mas adelante encontramos otro desvío de sendas, si seguimos de frente llegamos a salir a la carretera donde después de girar a la derecha llegamos a nuestro vehículo aparcado en el margen de esta. Un poco mas corto es el que sale hacia la derecha de subida, llegando al cruce donde encontramos la construcción en ruinas que al principio de la ruta describí. Desde aquí solo queda bajar hasta la zona recreativa donde comenzamos la excursión.

  • Fecha de la excursión: 20-12-2008
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado
  • Longitud: 9’2 Km
  • Desnivel acumulado de subida: 554 mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 554 mts
  • Tiempo en movimiento: 3h
  • Tiempo Total: 4h30′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO


Podéis visualizar con Google Maps el punto de inicio de esta ruta de senderismo que comienza en la fuente de la Calzada.


Ver Fuente de la Calzada  en un mapa más grande

Por motivos personales no disponía de toda la jornada para realizar la ruta que en un principio íbamos a realizar en la Safor (PR51), así que propuse unirnos a nuestros compis de Sagunto y movernos por Espadan realizando una excursión mas corta para estar pronto en casa.

Santiago sacó de la chistera rápidamente la ruta adecuada para esta ocasión. La visita a la cueva del Estuco nos dejó impresionados por la variedad y cantidad de estalagmitas y estalactitas que parecían florecer por todas partes a medida que la tenue luz de nuestras linternas hacían aparecer.

El día espléndido que nos acompañó durante toda la mañana hizo que pudiéramos almorzar en el alto de la Pastora, tranquilamente y sin padecer ningún síntoma de congelación, es más se podía decir que hacía hasta “calorcillo”, todo un lujo a estas alturas del año.

Allí mismo sentados con el “entrepan” en las manos y sin faltar el bla bla bla y el ja ja ja, apareció de repente y entre los arbustos, un buen señor entrados en años con su escopeta al hombro. Al parecer decidió cambiar de puesto para el jabalí, ya que con nuestra presencia todo lo más que podría haber “cazado” era un gran cabreo. En su breve estancia entre nosotros, se situó en el centro del grupo y a medida que se giraba para hablar con unos y con otros, los cañones de la escopeta hacían que esquivaran unos y se agacharan otros para así evitar el tan temido punto de mira, ¡¡¡que peligro de hombre!!!. He aquí uno de los muchos puntos en que el senderismo y la caza son incompatibles.