Atrévete y vive una aventura senderista con estas dos Hoces de la Serranía de Cuenca.

 

vistas desde arriba de la Hoz de Tragavivos

Hoz de Tragavivos

 

Imponente ruta circular de senderismo en la serranía de Cuenca, recorriendo dos de las más espectaculares hoces que conforman estas montañas. Es una ruta que nos exigirá ciertas dotes de aventura, puesto que descenderemos hacia la Hoz Somera por una senda prácticamente inexistente, por la que tendremos que abrirnos paso a través de la abundante vegetación arbustiva que ha acabado por difuminarla.

Partiremos de la localidad de Carrascosa, acercándonos a los miradores de la Peña del Águila y de Rocines. Después abandonaremos temporalmente el trazado circular para ascender hasta un mirador natural de excepción, situado en uno de los espectaculares resaltes de Cabeza Pinosa. A continuación retomaremos el sendero para adentrarnos en la sobrecogedora Hoz de Tragavivos, por donde discurre el río Guadiela, lugar estratégico para contemplar de muy cerca el vuelo de los muchos buitres que anidan en estas escarpadas paredes. Una escurridiza y difuminada senda nos guiará hasta la Hoz Somera, cuyas aguas engrosan el caudal del Guadiela (según últimas noticias 10-2014, la senda que va por debajo de Cabeza Pinosa y desciende hacia la Hoz Somera, esta totalmente perdida y el avance es muy penoso). El remonte por el fondo de la hoz nos lleva hasta Los Castillejos, lugar donde la erosión ha modelado curiosas formas en la piedra caliza.

Es un espacio similar a la famosa Ciudad Encantada ó a los Callejones de las Majadas, ambas también en la Serranía de Cuenca. Desde aquí nos dirigimos a Carrascosa pasando por la fuente de las Losas, única que veremos durante el recorrido.

 

Comenzamos en la plaza Mayor de Carrascosa, en la que se ubica el Ayuntamiento.
Bajamos por la calle que nos lleva hasta el antiguo lavadero y seguir por el camino de Santa Cristina.

Aquí vemos un panel del PR-CU93 (Ruta de la Herrería de Santa Cristina) y más adelante un poste con tablillas de dirección del mismo PR y del PR-CU01 (Sendero de la Hoz Somera y el Castillejo). Continuamos por un amplio camino dejando a la derecha el sendero del PR-CU01 que va a buscar directamente la Hoz Somera.

En unos 1,5km desde el inicio nos encontramos con un cruce de caminos. Lo seguimos por la derecha para rodearnos poco a poco de un entorno de pinos.

Hemos adquirido algo de altura y después de salir del bosque, se nos abre una magnífica panorámica hacia el embalse del Molino de Chincha que remansa las aguas del Guadiela.

Enseguida llegamos al desvío del mirador de la Peña del Águila. En cien metros llegamos hasta el mismo cortado, asomándonos al vacío protegidos por una barandilla de madera. Nuevamente obtenemos fantásticas vistas.

Retomamos el camino y en unos 1,3km encontramos otro mirador sobre un resalte a la izquierda del camino.

Dejamos la pista definitivamente para localizar dos sendas que tomaremos en los próximos momentos. Estas las localizaremos muy juntas una de otra y como a unos 40mts a la derecha del mirador, una marcada con pintura blanca y verde, a la izquierda en descenso (debido al deterioro, posiblemente adivinaremos solo el color verde). La otra senda, a la derecha, y sin marcas comienza a ascender dentro del bosque.
Bueno, de momento optamos por la de la derecha para subir al alto llamado Cabeza Pinosa, desde el que asomándonos a uno de sus vertiginosos salientes, vamos a disfrutar de unas inmejorables vistas sobre la Hoz de Tragavivos.

Este sendero que en sus inicios está bastante marcado, se difumina después para perderse entre la vegetación, pero hay que tener claro que para llegar a nuestro destino seguiremos cerca del margen del cortado que delimita esta peña. Primero en ascenso y posteriormente bajando hasta este estratégico resalte.

Volvemos de nuevo hasta la unión de las dos sendas y ahora seguimos la que va marcada con pintura verde-blanca (hay una marca en la entrada del sendero). Bajamos para envolvernos de abundante vegetación.

Incluso abriéndonos paso entre los cerrados arbustos de boj.

La senda nos enseña algunas marcas de pintura y nos obliga a seguir junto a las altas paredes de Cabeza Pinosa, superando un fuerte desnivel, pasando por debajo del prominente resalte que anteriormente visitamos.

En esta zona podemos observar desde muy cerca, el vuelo majestuoso de los muchos buitres leonados que anidan en estas escarpadas e inaccesibles paredes.

El impresionante paisaje invita a ser contemplado.

Siguiendo la línea de pared, prominentes salientes nos obliga finalmente a descender en dirección a la Hoz Somera. En este último tramo las marcas desaparecen, superando un fuerte desnivel de bajada inmersos en una abrumadora vegetación, entre la que adivinamos lo que parece ser el sendero.

  • Nota importante:

Según últimas noticias 10-2014, la senda que va por debajo de Cabeza Pinosa y desciende hacia la Hoz Somera, esta totalmente perdida y el avance es muy penoso)

Llegamos al fondo del barranco donde encontramos el arroyo y también las escasas marcas.

Remontamos el barranco junto al arroyo, cruzándolo en varias ocasiones para salir a la pista que anteriormente dejamos para subir a Cabeza Pinosa.

La seguimos por la izquierda y en muy pocos metros se une otro camino por la derecha que debemos tomar (la pintada sobre una piedra nos lo indica).

Volvemos a cruzar el arroyo en alguna ocasión mas.

Llegamos a un bonito paraje en el que encontramos un corral al abrigo de las caprichosas curvas del paredón.

Seguimos por sendero pedregoso para superar después una plataforma de roca con bastante inclinación, aquí debemos estar atentos con los resbalones, sobre todo en mojado.

Curiosas formaciones se alzan a ambos lados del barranco, como si de gigantes centinelas se trataran.

La senda toma altura pasando junto a un caos de rocas producido por antiguos desprendimientos, llegando mas adelante a una bifurcación. Tomamos el que sigue en ascensión por la izquierda (hay una fita) para enlazar mas arriba con el PR-CU01 (Sendero de la Hoz Somera y el Castillejo).

Si queremos visitar los Castillejos, debemos seguir por la izquierda, en pocos minutos estaremos allí.

¿A que parece una cosa que empieza por Gale y termina por on?

De vuelta al cruce, seguimos por el PR, encontrando también algunas marcas verde-blanca que hemos estado siguiendo.
Llegamos a un cruce con dos alternativa (hay un poste de direcciones), ambas nos dirigen hacia Carrascosa pero en nuestro caso optamos por el de la izquierda, que nos acerca a la fuente de las Losas.

Seguimos las marcas del PR y culminamos finalmente la cabecera de la Hoz Somera para caminar un tramo junto al barranco Benito y conectar por último con el camino de El Pozuelo (pista principal) que nos llevará en poco mas de 1km hasta Carrascosa.

 

  • Fecha de la excursión: 24-10-2009
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: ModeradoAlto
  • Longitud: 19,1 km
  • Desnivel acumulado de subida: 783 mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 783 mts
  • Tiempo en movimiento: 5h
  • Tiempo Total: 8h
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

Con Google Maps podéis visualizar el punto de inicio de esta ruta de senderismo que se situa en la localidad de Carrascosa.


Ver Carrascosa en un mapa más grande

 

Hace años que tenía en mente recorrer la Hoz de Tragavivos, aunque la idea era hacerlo por el canal que recoge el agua del embalse del Molino de Chincha para enviarla a la central eléctrica del Infiernillo. Invitados por el Club de Muntanya Navalón de Sagunto, acudimos a la cita. Ellos fueron el viernes para dormir en el vecino pueblo de Beteta, nosotros por motivos varios y en contra a nuestra filosofía a la hora de hacer rutas lejanas, quedamos el mismo día de la ruta, o sea el sábado ¡¡¡a las 4:30!!! de la madrugada para volver a casa después de realizar la marcha….toda una paliza.
Santiago, buen conocedor de esta sierra nos propuso hacer este recorrido, evitando el canal que conlleva cierto peligro, sobretodo para los que tienen vértigo. El punto determinante que hizo variar el trazado fue el número de compañeros que iban a acudir a la ruta. 18 es un número elevado para tentar a la mala suerte, así que decidió buscar una senda alternativa marcada con pintura blanca y verde que en sus inicios encontramos sin problemas y que corre por la ladera contraria a la del canal, pero a medida que avanzamos desaparece entre tanta vegetación, esto nos dio el punto de aventura que siempre agradecemos en una excursión. Esta información fue obtenida de la Web Acampamos.com.
Nos “dio” aventura, pero también hay que decir que nos “quitó”, birló, levantó, etc etc objetos variopintos que portábamos. La cerrada vegetación que encontrábamos a nuestro paso practicó con nosotros el antiquísimo oficio de carterista, hizo las veces del más experimentado y detestable ladronzuelo, arrancando literalmente todo objeto que no tuviéramos a buen recaudo. Por suerte los objetos “sustraídos” los encontraba el que iba detrás….la peor parte se la llevaba el que iba último.
Satisfechos de la ruta y de como se desarrolló la jornada, llegamos a casa igual como salimos…. a oscuras. Pero como dice el dicho, palos a gusto…..

Fotos

Presentación Diapositivas

 

Vídeos