Soberbia ruta lineal en el Parque Nacional de Picos de Europa. Situada del lado leonés, la jornada se desarrollará en el macizo occidental, también llamado del Cornión, en el que nos hará ascender hasta la cumbre de los Moledizos, de 2297mts de altitud y nos acercará después hasta un lugar mágico, Vegahuerta. Este lugar es al que acuden multitud de escaladores para iniciar la conquista de la atractiva cumbre de la Peña Santa de Castilla, o como dicen otros, Torre Santa, de 2593mts, existiendo aquí una controversia al respecto.
La ruta no requiere en ningún momento dotes de escalador, pero sí pondrá a prueba nuestra forma física.
El inicio del recorrido lo encontramos en el refugio de Vegabaño, enclavado en los pies del macizo y la cabecera del río Dobra, dentro de una preciosa vega de la que recibe el mismo nombre.
El pequeño refugio, con las justas infraestructuras, está muy bien llevado por Julian y Núria, grandes amantes de la naturaleza y expertos conocedores del terreno…. además, se come muy bien y en abundancia.
Hacia la mitad del recorrido aproximadamente, poco antes de comenzar a ascender por la canal del Perro, podemos desviarnos en un par de minutos, a la fuente del Frade. Podemos cargar agua también en Vegahuerta, punto más lejano de nuestro recorrido.
Es más que probable que veamos gran número de rebecos en la zona del Frade, pastando por sus verdes prados y también en los lugares mas inaccesibles de estas montañas de caótica belleza.

Comenzamos en el refugio de Vegabaño (ver acercamiento al punto de inicio) y ya disfrutamos de impactantes vistas hacia el macizo occidental, con la Peña Santa sobresaliendo en medio de entre multitud de gigantes de piedra.

Nos dirigimos hacia la amplia vega, para bajar por ella junto al vallado de madera y cruzar el arroyo desviándonos a la derecha siguiendo su curso. Pronto nos vemos envueltos en un precioso bosque de hayas, por el que caminaremos un buen rato, cruzando algunos claros.

La senda bien definida pasa junto a varios robles de gran porte, pero en especial uno, que dicen es el más grande de toda la zona.

Los claros del bosque nos permiten divisar el formidable pico Jario, guardián de Vegabaño.

También La Peña Beza y el Canto Cabronero.

Salimos del bosque para dirigirnos hacia un collado frente a la gran muralla caliza.
Desde aquí vemos bajo, la zona llamada el Frade, con un pequeño refugio. Además de ampliarse el horizonte, con los anteriores picos nombrados, vemos ahora territorio Asturiano, con el perfil retorcido del Tiatordos y más cerca, Vegabaño.
En el collado seguimos por la derecha siguiendo el sendero marcado con fitas.

Llegamos pronto a una bifurcación, en la que disponemos de un panel de direcciones. A la derecha iríamos hacia la Vega de Llos, nosotros vamos dirección Vegahuerta (2h).
Vemos claramente la dirección a seguir para poder sobrepasar la gran barrera de picos. Se trata del estrecho tajo de pedriza suelta que tenemos delante de nosotros, llamado la canal del Perro.

Pocos minutos después, llegamos al desvío de la fuente del Frade, si lo deseamos, en un par de minutos encontramos la fuente.
Seguimos ahora para ascender por la suave loma y dejarnos caer después a la izquierda para enfilarnos hacia la canal del Perro.

Situados frente a la canal podemos pensar lo duro que va a ser subir por ella, pero el trazado en parte diagonal y en cortas lazadas, nos sitúa en menos de lo esperado en un primer collado.

La inequívoca dirección nos dirige al siguiente collado que vemos delante de nosotros, se trata del llamado collado del Burro, desde el que mágicamente aparece ante nosotros, unas vistas grandiosas, con el descomunal murallón de la Peña Santa frente a nosotros. A la derecha y al fondo, el macizo central y también en esa dirección pero en primer término, detrás de la inmediata loma, la Torre de la Bermeja y los Moledizos, este último, será el primero de los objetivos de nuestra jornada.

Aquí en el collado, tomamos a la derecha un sendero que vemos reforzado con algunas fitas y que nos llevará en prolongada ascensión, hasta la suave y moldeada cumbre de los Moledizos, en la que hay una gran fita de piedras.

Volvemos a bajar hasta el collado del Burro, para seguir el sendero con fitas en dirección a la Peña Santa. Vamos ahora hasta Vegahuerta, situado en la base de esta grandiosa montaña.
Un buen rato caminando por este estéril y duro terreno, sin dudas en la orientación, llegamos finalmente al punto más alejado de nuestra aventura.

La tímida vegetación herbácea que puebla nuestro destino en Vegahuerta, queda en fuerte contraste con las áridas formas imposibles del entorno. Estamos junto a los pies de Peña Santa.

Ahora nos queda un largo camino de vuelta por el mismo trazado de ida hasta el refugio de Vegabaño.

  • Fecha de la excursión: 29-6-2010
  • Tipo de ruta: Ruta lineal
  • Nivel de dificultad: Moderado-Alto
  • Longitud: 17,2km (ida y vuelta)
  • Desnivel acumulado de subida: 1200mts (ida y vuelta)
  • Desnivel acumulado de bajada: 1200mts (ida y vuelta)
  • Tiempo en movimiento: 6h25′ (ida y vuelta)
  • Tiempo Total: 8h30′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

El refugio de Vegabaño, queda relativamente cerca de la población de Soto de Sajambre. Podemos acceder hasta él, caminando por un sendero señalizado de pequeño recorrido (PR), que nos llevará hasta él en 1,5h aproximadamente. La otra forma es con nuestro vehículo, aunque nos veremos obligados a aparcar antes de llegar hasta él, junto a un paso canadiense, esos tubos metálicos colocados a nivel del suelo que sirven para cortar el paso al ganado. Para ello debemos tomar una pista forestal de tierra que parte desde la zona alta de la misma población. En unos 6km, llegaremos hasta el mencionado paso, donde dejaremos aparcado nuestro vehículo. A partir de aquí, deberemos seguir a pié unos 15-20minutos más.

  • Nota:

En el inicio de la pista forestal, veremos una placa que prohíbe el paso a vehículos no autorizados. Hasta ahora no han puesto problemas para pasar, pero aunque nosotros tampoco tuvimos ningún contratiempo con esto, nos dijeron allí, que se estaba oyendo últimamente que querían multar. Para evitar problemas, os aconsejo que os informéis antes de acceder con vuestro vehículo.

Después de abrir boca el día anterior con el Jario y la Cotorra, en el que tímidamente iban cediendo las nieblas y en general la inestabilidad atmosférica, amaneció un día increíblemente despejado….no me lo podía creer, el año pasado estuvimos una semana por la zona, inmersos en las nieblas y el principio de este comenzó con más de lo mismo. Dicen que después de la oscuridad viene la luz y eso es lo que nos ocurrió a nosotros, un túnel de negativas, dio paso a un claro y positivo horizonte, teniendo en cuenta de como se desarrolló el comienzo de este año con los problemas que acompañaron a Ximo, viéndose obligado a abandonarnos, además de las puñeteras y persistentes nieblas.
Con borrón y cuenta nueva, decidimos disfrutar de este precioso día, para ello tenía guardado una buena ascensión, la Torre Bermeja, de 2392mts. Para allá que fuimos y pronto nos sumergimos en un precioso bosque de hayas, con algunos impresionantes ejemplares de robles, en especial uno que era verdaderamente tremendo. Salimos del bosque para ascender hasta un collado, desde el que teníamos frente a nosotros a un batallón de gigantes blancos, aparentemente inexpugnables. Pronto vimos su talón de Aquiles, le denominan la canal del Perro y poco a poco fuimos venciendo esta primera línea.
Aunque realmente fue menos dura de lo que pensaba, con un peso extra a nuestra espalda seguro que la cosa hubiera cambiado mucho y como bien ilustró nuestro amigo Jesús Calleja en TV cuando hicieron el acercamiento a Peña Santa ascendiendo por esta canal, la lengua y las orejas nos habrían crecido un palmo.
Llegar al collado del Burro y ver aparecer de repente la Peña Santa y sus guerreros hermanos, fue una visión que seguro no vamos a olvidar…..¡¡¡Bestialll!!!.
Proseguimos desde allí la ascensión hacia el Bermeja, pero desistimos por la vía normal, al comprobar la cantidad de nieve que todavía quedaba en su cara norte, con una inclinación tremenda. Sin material para llegar a buen puerto, decidimos atacar por el cresterio. Una primera trepada un poco expuesta pero sin demasiadas complicaciones, dio paso enseguida a tener que destrepar y volver a trepar por terreno bastante suelto. No teniéndolo claro, dejamos esta ascensión para la próxima vez y volvimos para atrás y ascender al plan B, que teníamos allí mismo y sin ninguna dificultad, Los Moledizos, desde donde las vistas son estremecedoras.
Completamos la jornada de este plan alternativo, acercándonos a la mágica y mítica Vegahuerta, donde repusimos fuerzas.
Más que satisfechos de como transcurría el día, regresamos al refugio para después bajar hasta
la población de Soto de Sajambre y ver allí el partido de cuartos de final de la Roja.
Donde dije digo, digo Diego, esa fue la respuesta de Lute al regresar al refugio. Ya no nos acompañaría a Soto a ver el partido de la selección y como íbamos a ir en coche, pues a Enrique y a mí no nos quedaba más remedio que bajar a pinrel. El plan no se estropeó del todo, es más se arregló mejor de lo que esperábamos, Julián el guarda, debía hacer algo más tarde en el pueblo y a la vuelta nos recogería, así que la subida al refugio después del partido fue todo un alivio, agradeciendo mucho este gesto por su parte. La vida se hace más sencilla con gente como él ¿no creéis?.


Fotos

 

Vídeos

Gran roble de camino a Vegahuerta

El Frade, camino a Vegahuerta.

La canal del Perro

Vistas desde los Moledizos