Ruta circular en la sierra del Toro (Castellón), que partiendo desde un punto en la carretera que va desde la población de El Toro hasta la base militar (cerrada) situado en el Alto de la Salada (ver acercamiento al punto de inicio), nos sube a cuatro de los puntales de esta fría sierra.

Estas alomadas cumbres, por orden de ascensión son, las de Periró (1603mts), el Agrillar (1613mts), Magaña (1615mts) y Garretas (1559mts). Estos altos sectores de la excursión nos proporcionarán excepcionales vistas en todas las direcciones, aunque también recorreremos tramos emboscados y barrancos estrechos y húmedos como el de la Sidra y el de la Cueva del Agua, nombre que recibe este último de la oquedad que también visitamos.

En este barranco subsisten algunas especies de árboles típicos de climas húmedos, como los arces de Montpelier (Acer Monspessulanum) y el Tejo (Taxus Baccata). Pasamos también junto a otra especie de gran porte, de la que estas tierras acogen generosamente, se trata de la Sabina Negra (Juniperus Phoenicea).

No encontramos ninguna fuente en el recorrido, solo una pileta dentro de la cueva del Agua donde recoge las filtraciones.
Para realizar esta ruta es muy interesante el uso del GPS ó mapa-brújula, ya que gran parte del recorrido lo hacemos de modo orientativo ante la falta de sendas y caminos.

La ruta originariamente corresponde al itinerario nº14, añadiendo la alternativa de vuelta por el Puntal de Magaña del libro de Rafael Cebrián, Montañas Valencianas VIII (La Cabecera del Palancia) y que hemos rescatado de la excelente Web de Roca Coscollá.

Iniciamos nuestra ruta en la carretera que va desde la población del Toro hasta la base militar, donde podemos aparcar nuestro vehículo, (ver acercamiento al punto de inicio). Aquí vemos a nuestra derecha, un camino de tierra que desciende en sentido opuesto al que vinimos y que nos lleva hasta el fondo del barranco.

500mts después seguimos bajando hacia la izquierda en una bifurcación para caminar por el cauce del barranco, punto donde se acaba el camino y seguimos por senda con ayuda de algunas fitas. Seguimos remontando el barranco de la Cueva del Agua, entrando en alguna que otra umbría, y unos 500mts después del desvío (punto donde nos uniremos en la vuelta), salimos definitivamente de este para remontarlo paulatinamente por su margen derecho (nuestra izquierda) y pasar junto a un corral, el de la Cueva del Agua.

En unos 300mts nos encontramos con una pared de roca, este punto nos indica el desvío de la cueva del Agua. Hacia la izquierda llegamos en pocos metros hasta ella.

Dentro de ella encontramos una pequeña pileta a modo de aljibe hecha de piedras, donde recoge el agua que se filtra de las paredes de la cueva.

Retomamos la senda y bajamos para unimos ahora al cauce del barranco de la Sidra y remontarlo durante unos 400mts. Hemos dejado de tener una senda definida, así que nos apoyaremos en algunas fitas que hasta ahora nos han acompañado.

Salimos del barranco de la Sidra para ascender por otro más suave que encontramos a nuestra izquierda, ganando altura rápidamente y situarnos en el cordal que hay por encima de la Cueva del Agua, obteniendo amplias vistas mientras seguimos ascendiendo bajo nuestro criterio hasta el punto más alto, el Puntal de Peiró.

En sentido sur sureste (izquierda) vemos el Puntal del Agrillar, próximo vértice de la excursión. Bajamos por la línea de un cortafuego, rebasando la cabecera de un barranco y volviendo a subir hasta el puntal.

Ahora nos dirigimos al Puntal de Magaña, que queda en sentido Norte, detrás del de Peiró. Bajamos primero orientados al oeste para que pronto tomemos sentido norte y dejemos a nuestra derecha el puntal de Peiró.

Vamos descendiendo entre claros y bosques para divisar claramente un corral junto a una zona amplia de sembrado. Cruzamos el barranco de la Sidra y dejando a la izquierda el corral, nos disponemos a subir hasta el puntal de Magaña que tenemos de frente.

Por su estratégica situación, estos altos están surcados de trincheras, en este lo apreciamos con mas evidencia.

Bajamos hacia la derecha siguiendo el cordal hacia el último de los puntales, el de Garretas.

Después de una parada para contemplar nuestro entorno, descendemos de nuevo en dirección al angosto barranco de la Cueva del Agua, para encontrar una senda que nos desliza hasta su mismo lecho.

Caminar por aquí se hace algo mas complicado, la senda aparece y desaparece y la vegetación se cierra, enganchándonos en ocasiones con las espinas de los rosales silvestres  (Rosa Canina).
Pasamos junto a un gran ejemplar de Sabina negra ( Juniperus Phoenicea) y por un pequeño bosque de Arces de Montpelier (Acer Monspessulanum) que en esta época queda desprovisto de sus hojas.

La senda, un poco más definida y continuada nos asciende unos metros por la ladera de la izquierda, desde donde podemos ver enfrente el corral de la Cueva del Agua por el que anteriormente pasamos. En definitiva, a partir de aquí recorremos el mismo tramo del barranco pero por la otra ladera hasta unirnos al punto común que ya conocíamos.


  • Fecha de la excursión: 5-12-2009
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado
  • Longitud: 13’5km
  • Desnivel acumulado de subida: 917mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 917mts
  • Tiempo en movimiento: 4h15′
  • Tiempo Total: 5h15′ aprox
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

Saliéndonos de la autovía A23 (Autovía Mudéjar) por la salida de Barracas, nos dirigimos por la carretera CV-240 hasta la población de El Toro. Al final del pueblo encontramos una bifurcación, a la derecha se dirige hacia Alcotas, nosotros optamos por el de la izquierda que lleva hasta la base militar en desuso, en el alto de la Salada. Desde este punto restan poco menos de 7km hasta llegar al inicio de la ruta, donde en el margen derecho de la estrecha carretera encontramos un camino en descenso hacia el barranco. Aquí podemos dejar aparcado nuestro vehículo.


En esta ocasión la ruta la ha organizado Luís, del  Club de Muntanya Navalón de Sagunto, uno de los elementos que no para, entre otras cosas, de buscar y ofrecer rutas para que los demás las puedan disfrutar. Me consta que disfruta con ello, por lo que difícilmente sus jornadas senderistas hacen agua. Este sábado nos juntamos 18, uniéndose también algunos componentes del Club Desplome de Onda y repitiendo algunos que últimamente se han unido a las excursiones sabatinas. Un día bastante frió en su inicio, pasó a templar después, coincidiendo con un día ideal para salir de excursión a la montaña. Encantador el recorrido por el barranco de la Cueva del Agua, húmedo y abrupto nos mostró especies botánicas que quedan relegadas a aislados rincones.
Justo después del primer ascenso al Puntal de Peiró…parada y momento doble B, Bocata-Bota. Un sin parar de sacar condumios, cuál de ellos más apetitoso fueron bañados con el zumo de uva en botella y pellejo, bueno….. y una botella de sidra que John trajo para dar paso a la inminente navidad. Lástima que se derramó gran parte al volcarse, la próxima vez hay que traer dos botellas, una de reserva por si acaso.

Fotos


Presentación Diapositivas

Vídeos