En una de las zonas de la sierra de Espadan más desconocidas, se sitúa el trazado de este PR .

En la comarca del Alto Mijares y junto a su vega, se ubica la tranquila y encalada localidad de Espadilla, punto de inicio y final de nuestra ruta.

Una vez allí y alzando la vista, nos sorprendemos de lo abrupto del terreno, con la Peña Saganta de 723mts como pico más sobresaliente y punto con más altura de nuestra excursión.

Una ruta muy aérea, con lo que obtendremos bonitas vistas de la zona, tanto del curso del río Mijares, como de una buena parte de esta emblemática sierra. La zona, degradada por los anteriores incendios y afortunadamente con un crecido manto de vegetación típica de monte bajo, hace que la sombra de los bosques brillen por su ausencia, así que lo tendremos que tener en cuenta en épocas de calor.

Prácticamente el 100% del recorrido lo realizamos por senda. Encontraremos varias fuentes como la de la Piqueta, en el barranco del mismo nombre, la del Castillo que no suele salir agua y a pocos metros otra, en el barranco Carboneras.

En resumen, el trazado casi enteramente por senda, la subida a otro de los emblemáticos picos de la zona, y las amplias y espectaculares vistas que obtendremos, hacen muy recomendable esta ruta.

 

Comenzando en la parte alta de la población, a pocos metros del jardín botánico, junto a unos contenedores y bancos podemos dejar nuestro vehículo.

Aquí veremos los paneles de dirección del PR, girando a la derecha para llegar inmediatamente al jardín, donde podemos hacer una breve parada y observar las distintas especies expuestas.

Enseguida volvemos a encontrar paneles de dirección.

A los 200mts, dejamos pista que no volvemos a pisar en todo el recorrido, para conectar con senda nada más pasar la edificación de la perrera municipal.

Esta baja hacia el barranco de la Piqueta, para cruzarlo y subir por su ladera contraria, primero con cierto desnivel que se suaviza rápidamente para ir subiendo por esta ladera, aprovechando el propio desnivel del barranco. A nuestra izquierda obtenemos bonitas perspectivas del castillo y de puntiagudas formaciones junto a el.

Más arriba lo volvemos a cruzar, para encontrarnos con la fuente de la Piqueta, cubierta con piedras y con una pequeña puerta, simulando un aljibe. Junto a ella sigue la senda, para poco después volver a girar a la izquierda y cruzar de nuevo el barranco bordeando unos grandes resaltes rocosos.

Dejamos el barranco de la Piqueta, para seguir por otro que se une por nuestra izquierda hasta su cabecera, donde cambiamos de vertiente, teniendo bonitas panorámicas hacia los picos de Espadán, la Rápita, Aljub etc.

Bajamos por una zona alomada y degradada por los incendios, donde la vegetación de monte bajo esta bien arraigada, encontrándonos jara estepa, aliagas, romeros, coscojas etc, y sobre este manto resaltan cantidad de enebros, dándole una curiosa visión.

Llegamos hasta el barranco de la Carbonera y lo cruzamos por su parte menos abrupta, girando a la izquierda para subir por su ladera (hay una gran fita en el desvío). En todo este tramo veremos grandes fitas con algunas piedras pintadas de blanco.

Una vez arriba vemos claramente el trayecto a seguir para llegar hasta la peña. Lo que desde el pueblo nos parecía un pico inaccesible, desde aquí es una suave subida hasta su vértice.

De camino obtendremos unas fantásticas vistas del cordal donde se sitúa el castillo y del omnipresente Peñagolosa.

En unos 800 metros desde el desvío, llegamos a un cruce de sendas, a la izquierda subimos a la Peña Saganta y a la derecha seguiremos después de subir al alto.

Solo nos queda unos 700 metros hasta su punto más alto, con paredes verticales de impresión, desde donde tendremos vistas hacia el valle del Mijares, el río Pequeño, el embalse de Sitjar y muchas poblaciones como Espadilla, Fanzara,Vallat, Onda etc y todo ello con infinitas vistas hacia el horizonte.

De vuelta hasta el cruce con paneles, seguimos de frente pasando más abajo junto a un aljibe.

Bajamos hasta situarnos junto a un pequeño barranco, donde veremos unos paneles del PR. A la derecha nos llevaría hasta Ayodar, nosotros seguimos de frente para enseguida bajar al pequeño barranco, cruzarlo y subir para situarnos a media ladera del río Pequeño, tributario del Mijares.

Esta parte es de gran belleza, a nuestra derecha el curso sinuoso del río Pequeño con vegetación de ribera y por encima unas laderas repobladas de pino con desniveles considerables.

 

A la izquierda, el murallón de vértigo que nos ofrece el Saganta desde este lado.

Más adelante giramos a la izquierda para salirnos del valle del río Pequeño y entrar de nuevo en el barranco Carbonera, pero esta vez en su tramo más bajo. Desde aquí vemos el castillo desde el lado contrario al principio de la ruta.

En el mismo cruce del barranco, pasamos una pequeña zona de umbría, encontrándonos aquí la fuente del castillo, después de desviarnos unos metros y entre unas grandes piedras.

Parece ser que esta fuente suele estar seca, pero volviendo al camino y a muy pocos metros encontramos un desvío que nos indica agua a 70metros.

Remontando la ladera llegamos en poco tiempo, al desvío de la subida al castillo, en 700mts y 25′ nos conducirá hasta él, (en nuestro caso lo dejamos para otra ocasión).

Enseguida veremos el pueblo de Espadilla, al que llegamos en poco tiempo justo donde dejamos los vehículos.

  • Fecha de la excursión: 3-5-2008
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado
  • Longitud: 10km
  • Desnivel acumulado de subida: 550mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 550mts
  • Tiempo en movimiento: 3h30′
  • Tiempo Total: 4h30′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO
  • TRACK DE GPS NO DISPONIBLE

 

Podéis ver con Google Maps donde se ubica la población de Espadilla (Castellón), punto de inicio de esta ruta de senderismo.


Ver Espadilla en un mapa más grande

 

Fotos