Disfruta de unos de los bosques de hayas más meridionales de Europa con esta interesante alternativa senderista.

 

Senderismo en els Ports

Perfíl de la Mola del Boix

 

Esta soberbia excursión circular de senderismo  en la sierra de Els Ports nos acercará a un reducto bosque de hayas que dicen ser uno de los más meridionales de Europa y que esta catalogado de Reserva Natural Parcial.
Comenzamos en la fuente de Cova Avellanes, para pasar por Casetes Velles y a continuación nos adentramos en este bosque que aunque no sea de grandes dimensiones hay zonas donde la especie dominante es el haya. De regreso subiremos por el barranco de la Carrasca hasta conectar con el GR7 y Estels del Sud justo en el refugio libre del Mas del Frare y de nuevo en Casetes Velles volver por el mismo lugar para luego desviarnos y bajar por Clots d’en Pastor y por pista hasta fuente de Cova Avellanes.
Al margen del indudable atractivo de la visita al hayedo, tendremos la oportunidad de presenciar unos majestuosos árboles como el haya llamado el Faig Pare, un pino apelado el Pi Gros y una grandiosa carrasca. También pasamos por varias fuentes con lo que no es necesario ir cargado con mucha agua. El recorrido nos lleva por zonas de verdadera exuberancia vegetal, con gran variedad de especies como acebos, arces, pinos, avellanos, hayas etc, pero sobre todo boj, mucho boj.

  • El itinerario:

Fuente de Cova Avellanes – Cova  Avellanes –  Fuente del Marturi – Casetes Velles – Mas de Pataques – Barranco del Retaule – Hayedo del Retaule – Faig Pare – Fuente del Retaule – Pi Gros – Barranco de la Carrasca – Enlace GR7 – Refugio Mas del Frare – Casetes Velles – Clots d’en Pastor – Fuente de Cova Avellanes

 

Comenzamos a una altura de 1007mts en el área recreativa de la fuente de Cova Avellanes.
A la derecha de la fuente y junto a los muros de piedra construidos dentro del barranco, subimos por una senda con pronunciada pendiente y en la que veremos pintadas de color rojo y algunas fitas que seguiremos (Las pintadas están bastante borradas).

La senda serpentea entre los pasadizos de boj y enseguida llegamos a una bifurcación que tomamos por la derecha aunque las dos se unen después.
A continuación llegamos al primer desvío, para visitar en muy poco tiempo una cascada con su cueva. Para ello nos desviamos a la derecha y en pocos metros volvemos a seguir también por la derecha por una senda casi inaccesible. Si cae agua por la cascada la podremos oír entre la espesura cuando nos acercamos al desvío.

De vuelta al anterior desvío, seguimos subiendo un buen rato encontrándonos otro que sale por la izquierda, nosotros seguimos subiendo por la derecha. Pasamos muy cerca de la cueva Avellanes, descubriéndola a nuestra izquierda por encima de la vegetación. Para situarnos en ella, nos desviaremos a la izquierda por otra senda (45minutos).

Seguimos para llegar a otro desvío que tomaremos a la derecha, encontrando la fuente del Marturi a escasos metros. La fuente, como muchas por esta sierra esta formada por un tronco de árbol desprovisto de una porción de su parte central.
Seguimos recto ignorando una senda que sale a nuestra izquierda de subida, justo en la fuente.
Continuamos con mas de lo mismo vegetación y mas vegetación, aunque en las partes altas se nos abrirá el horizonte a fantásticas panorámicas.

A nuestra izquierda se alza un formidable murallón, clara pista para no coger ninguna senda en esa dirección hasta que lo dejemos atrás.
Mas adelante encontramos una bifurcación de sendas, una que sigue por la izquierda de subida que no tomamos, y la otra a la derecha de bajada, nuestra opción.
A continuación llegamos a otra que va a ser un punto de cruce común de la excursión (1). De momento iremos, ahora sí por la izquierda y de subida.
De vuelta tomaremos el de la derecha de bajada, que nos llevará al Clots d’en Pastor.
Subiendo al poco llegamos a otro cruce que seguimos por la derecha, el de la izquierda nos llevaría a la fuente de la Llagosta.
Al poco encontramos escrito con pintura roja sobre una gran roca, la dirección a tomar para llegar a Casetes Velles, saliendo a una zona abierta mas tarde.
Pasando después por un pequeño bosque de pinos, encontramos un ullal tapado con algunas maderas. Al poco subimos por un paso rocoso en el que tendremos que hacer una pequeña trepada, encontrando aquí además de las pintadas rojas y las fitas, unas marcas de un PR que no llegó a homologarse quedando algunas señales ya en claro deterioro.
Una vez arriba seguimos hacia la derecha, pasando junto a una gran piedra donde frente a nosotros encontramos la senda. A la derecha de la roca y a unos metros de ella, junto a unos arbustos encontramos otro nacimiento de agua ó ullal.

Entramos de nuevo en el bosque para que en poco tiempo se abra divisando Casetes Velles.

Llegamos a una zona abierta de bancales, que bajaremos por su parte izquierda encontrando la senda mas clara un poco mas abajo. Realmente la senda marcada con pintura roja y el PR giran a la izquierda antes de bajar a los bancales, pero al haber varias que van en ese sentido preferimos bajar hasta ellos. A la vuelta nos será mas fácil enlazar con ella ya que la veremos claramente marcada con señales del PR desviándose de la pista en Casetes Velles.

Esta senda nos lleva pronto a salir a la pista por donde transcurre el GR7 y Estels del Sud. Ya estamos en Casetes Velles (2h15′). Hay alguna zona donde apenas se aprecia el trazado apoyándonos con algunas fitas que hay. También se pierde justo antes de emprender la bajada hasta la pista pero no hay ningún problema ya que la veremos claramente delante de nosotros.
Estando en la pista giramos a la derecha para rápidamente girar a la izquierda siguiendo el PR que aprovecha una estrecha pista que nos lleva al restaurante Mas de Andresito.

Poco después pasamos junto a la puerta de entrada donde se transforma en senda y caminamos junto a una valla que lo delimita.
Poco a poco adquiere altura y nos vuelve a ofrecer panorámicas de gran belleza.

Continuamos para seguir las marcas del PR, encontrándonos con una bifurcación que seguimos por la derecha desembocando mas tarde en una pequeña explanada donde se une el camino que no seguimos anteriormente. Cruzamos la explanada dirigiéndonos hacia una gran piedra donde continua el camino en ligera bajada, encontrando un panel de direcciones. El PR se desvía a la izquierda por senda y nosotros seguimos de frente por el camino.

Este nos lleva primero al Mas de Pataques.

Aquí enlazamos de bajada con una pista de reciente construcción, por la que caminaremos durante un buen tramo y con varias lazadas llegamos a otra principal donde encontramos un panel de dirección en pésimas condiciones.

Esta nos llevará de bajada junto al barranco del Retaule y pasar por la Fageda del mismo nombre, donde entramos en el dominio del haya.

Imprescindible hacer una parada para disfrutar de la grandiosidad del Faig Pare, un haya de dimensiones nada despreciables que sobrevive en un paraje no menos grandioso.

Seguimos de bajada para desviarnos a la izquierda en una curva hacia la derecha y encontrar allí la fuente del Retaule.

Si queremos visitar otro de los árboles monumentales, esta vez un pino (Pi Gros), debemos seguir la senda que sale desde la fuente (PR) y en un corto tramo veremos una senda que sube por nuestra izquierda (veremos una fita a la derecha justamente en el desvío). La senda tapizada de raíces y en fuerte subida nos llevará en unos cinco minutos hasta la base del coloso árbol.

De vuelta a la pista, la seguimos de bajada para que en unos 800mts aproximadamente sigamos de frente y de subida, ignorando otra que se desvía a la izquierda y de bajada. A unos 1300mts desde aquí encontramos una pista mas estrecha que gira bruscamente a la derecha y tiene una cadena para impedir el paso a vehículos a motor.
Esta nos adentra al barranco de la Carrasca remontándolo suavemente, encontrando a nuestra izquierda otro de los grandes ejemplares de árbol, en este caso es una carrasca, de ahí el nombre del barranco. Unos pocos metros después veremos la fuente del mismo nombre situada a la derecha en una especie de pequeña pila a ras de suelo.

Un buen rato por esta estrecha pista nos hace pasar muy cerca de una balsa situada a la izquierda, y a la derecha una fuente a modo de aljibe, pero no suele llevar agua.
Pasamos junto a un pequeño Mas, punto donde termina la pista y comienza una senda que de bajada primero nos lleva a conectar con el GR7 y Estels del Sud justo antes de llegar al refugio libre del Mas del Frare.

Ascendiendo el barranco de la Carrasca por la estrecha pista

Dejamos la pista para seguir por senda hasta el Mas del Frare

Refugio Mas del Frare

Nos dirigimos hacia Casetes Velles guiados por las marcas del GR y las estrellas azules de Estels del Sud. Pasamos el desvío del Mas de Andresito (por el que anteriormente fuimos hacia el hayedo) y poco después nos desviamos por una senda a la izquierda marcada como PR, aunque también vemos pinturas rojas.

Ascendemos fijándonos bien en las marcas que están muy deterioradas y apoyándonos también en alguna fita. Esta senda nos lleva por encima de los bancales por los que anteriormente bajamos cuando íbamos hacia Casetes Velles y sale justo por donde bajamos hasta ellos. A partir de aquí seguiremos el mismo trayecto por el que vinimos, pasando por los dos ullales, hasta el cruce común (1) antes descrito.
Una vez bajamos hasta este cruce, en vez de ir por la derecha (por donde vinimos) que nos llevaría de nuevo a la fuente del Marturi, seguimos de frente y de bajada (también existen marcas rojas).
Siempre de bajada, a veces con bastante desnivel, se adentra en un pequeño y húmedo barranco ignorando un par de sendas que salen a nuestra derecha. Hay un par de puntos donde destreparemos un corto tramo sin mayor dificultad, aunque debemos tener un poco de cuidado cuando este mojado.

Desembocamos en una pista estrecha que seguimos por la izquierda unos 900mts para salir a otra principal a la que accedemos después de pasar una cadena.

Una vez en la pista principal giramos a la derecha para que en unos 1500mts lleguemos a nuestro final de excursión en la fuente de Cueva Avellanes, pero primero ignoraremos una pista que nos sale por la izquierda a los 900mts.

 

  • Fecha de la excursión: 25-10-2008
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado-Alto
  • Longitud: 22km
  • Desnivel acumulado de subida: 1295 mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 1295 mts
  • Tiempo en movimiento: 6h20′
  • Tiempo Total: 8h15′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

 

Para llegar desde el refugio Caro hasta la zona recreativa fuente de cueva Avellanes, debemos seguir con un vehículo todo terreno (muy recomendable) por la pista en dirección a Fredes, por el GR7. A los 2km debemos tomar la pista que sigue de frente en subida y que corresponde al GR, ignorando la principal que baja por la derecha.
Poco después el GR se desvía hacia la izquierda para subir al coll de Pallers, nosotros seguimos de frente por la pista unos 2’5km más hasta llegar al desvío de la zona recreativa. En total serán cerca de unos 5km.

 

¡Por fin lo logramos!. Hace tiempo que queríamos hacer esta ruta y la última intentona nos salió rana. Aunque en aquella ocasión pudimos arreglar una bonita excursión sobre la marcha ya que nos hizo un día de perros, agua y niebla durante todo el camino nos hizo rectificar el trazado sin poder llegar al hayedo. En esta ocasión esperamos hasta la entrada del otoño para ver el cambio de color del bosque, que le daría un aliciente más a la excursión.
Alojados desde el viernes en el refugio Caro, nos levantamos temprano para acudir al área recreativa de Cova Avellanes. Por suerte nuestro amigo Mario y a veces compañero de excursiones por esta sierra , que por otra parte junto a su mujer María son los guardas del refugio, nos acercó hasta el comienzo de la ruta con su 4×4, ya que hay tramos de la pista en mal estado, todo un detalle.
El día amaneció cubierto aunque las previsiones de la meteo aseguraban mejoría y así fue.
Lute y yo emprendimos la ruta solos después de haber fallado bastantes compañeros que en un principio se apuntaban a la excursión y que a última hora a todos se les torcieron las cosas, ya se sabe…. el factor Murfi.
Esta vez si pudimos disfrutar de los parajes en todo su esplendor, con amplias vistas, aunque en la primera parte del recorrido nos pusimos de agua hasta las orejas a pesar de ir medio preparados para el inconveniente. La senda que recorre la espesa masa de boj que a primera hora de la mañana estaba bien “cargadita” de agua hizo que sobre todo los pantalones acabaran empapados. La llegada a la fageda del Retaule, que así llaman a este pequeño bosque de hayas, fue claramente delatado por sus colores.
Llegamos al famoso ejemplar de haya, el padre de todas, el faig Pare, donde se encontraban tres excursionistas junto a tan insigne sobreviviente. Al momento los reconocí, se trataban de Angel Salom y dos compañeros, artífice de un blog de senderismo “Vamos de ruta-Aficionados al senderismo” que sigo y que recomiendo.

Después de hablar un momento y hacernos unas fotos de grupo nos despedimos, aunque volvimos a coincidir en la fuente del Retaule, punto desde el que sale la senda que va hacia el Pi Gros y que decidimos visitar, adelantándome yo con paso de legionario ya que no debíamos perder mas tiempo si queríamos llegar a una hora prudencial puesto que nos quedaba bastante todavía. Como digo… las prisas no son buenas compañeras así que me pasé el desvío que lleva hasta el Pi Gros. Ante el mosqueo que llevaba, ya que me dijeron que eran unos 4 ó 5minutos, retorné hacia la fuente y antes de llegar a ella ví que bajaban los tres que venían de ver el señor pino, así que me indicaron y animaron a que subiera ya que valía la pena.
La vuelta por el barranco de la Carrasca nos hizo acercarnos a otro ejemplar majestuoso, esta vez era una gran carrasca, y un trago de agua en su fuente calmó en parte el calor que a esta hora del día hacia.
Acabamos la ruta muy satisfechos y sobre todo encantados de los parajes salvajes que recorrimos. Una vez más me quito el sombrero ante la belleza de esta sierra.
Al día siguiente (domingo), como anuncié, lo dedicamos a una jornada micológica, aunque en la ruta vimos cantidad de rebollones, en el día de la recolecta encontramos muy pocos, pero si se nos dio bien otros tipos de setas.

Fotos

.