La Foradà, el Penyal Gros y el castillo de Benissili…..Lugares inmejorables para contemplar la belleza de este valle de cerezos alicantino.

rutas en la vall de Gallinera

La escarpada ladera rocosa, queda adueñada por los restos del castillo de Benissili, otro de los enclaves sobresalientes del recorrido

 

En esta ocasión, os proponemos una casi imprescindible ruta de senderismo en la Vall de Gallinera (Alicante), una preciosa excursión que nos mostrará una buena parte de este espectacular valle del interior alicantino.

Situado en la comarca de la Marina Alta,  consta de ocho núcleos urbanos, Alpatró (Patró), Benialí, Benirrama, Benisilí, Benisivá, Benitaia, La Carroja y Llombai.

El valle queda flanqueado por la  Sierra del AlmiranteSierra de la Albureca y la Sierra de la Foradà, esta última, junto con el fondo del valle, donde se sitúan las poblaciones, formarán el marco de nuestra recomendable ruta senderista.

En este itinerario de senderismo comenzaremos en Alpatró (Patró) y aprovechando parte de los senderos homologados PR-CV167  que unen las poblaciones de Alpatró y Benialí (marcas blanco-amarillo) y de la Ruta de los Ocho Pueblos (marcas blanco-verde), enlazaremos con los cascos urbanos de La Carroja y Benitaia.

Ascenderemos hasta la Penya de la Foradá (735mts), pasando primero por la Cova i Font d’En Moragues y luego, como opcional, desviarnos a la Cueva Obrada del Moro.

Continuaremos por toda la parte alta de la sierra con impresionante vistas, ascendiendo al Penyal Gros (854mts), optando también si queremos al Tossal de la Creu (908mts). Descenderemos por un bonito barranco hasta el castillo de Benissili y de allí al collado de Benissili para recorrer esta parte del valle hasta volver de nuevo a Patró.

El recorrido queda trazado por sendas, caminos, pistas asfaltadas, algunos  tramos de carretera. En la parte alta de la sierra hay tramos sin sendas y muy pedregosos, a veces intuitivas que aparecen y desaparecen, aunque veremos algunas fitas que nos ayudarán a progresar con más facilidad.

Por el tipo de terreno en la parte alta de la sierra (pedregoso, roca erosionada y a veces sin claro sendero), el caminar se hace técnico, con algún tramo de descenso en el que lo haremos con cuidado (ver descripción de la ruta). Es un terreno algo incómodo, pero no debería ser complicado para el habituado senderista-montañero.

Es aconsejable evitar de  hacer esta ruta en los días más calurosos, ya que no disponemos de sombra en todo el recorrido.

Hay que llevar agua suficiente. Al margen de los núcleos urbanos por los que pasamos, hay dos lugares donde existe la posibilidad de cargar agua, pero una es en la Cova i Font d’En Moragues (afloramiento de agua, desconocemos su salubridad) y una fuente antes de llegar al castillo de Benissili (puede que la encontremos seca).

  •  El itinerario:

Patró – Área recreativa La Garriga – La Carroja – Benitaia – Antigua ubicación Convento Franciscano – Cova i Font d’En Moragues – Cueva Obrada del Moro – Penya Foradà – Penyal Gros – Fuente – Castillo de Benissili – Llombai – Patró.

 

Iniciamos nuestro caminar en el panel de inicio del PR-CV167 situado junto a la carretera a su paso por Patró. El trazado de este PR se adentra en el casco urbano recorriendo toda  la calle Purísima Alpatró en dirección a la iglesia, para bajar a continuación hacia el barranco de la Vall de Gallinera, donde encontramos el primer poste del PR con paletas mostrándonos la dirección hacia Benialí.

PR-CV167

En Patró seguimos las marcas blanco-amarillo del PR-CV167 que desciende hacia el barranco de la Vall de Gallinera.

Seguiremos fielmente este sendero señalizado, pasando por el área recreativa de La Garriga y posteriormente el pequeño casco urbano de La Carroja, momento en el que se une también la Ruta de los 8 pueblos, con marcas blanco-verde, así que continuaremos desde allí con marcas blanco-amarillo y blanco-verdes. En este sector combinaremos sendero, camino y pista de tierra y algún tramo de carretera hasta llegar a las poblaciones de Benissivá y Benitaia,

Por la carretera y antes de entrar en la población de Benitaia, dejamos el PR-CV167 que hacia la izquierda continúa en dirección a Benissivá. Nada más pasar el letrero del pueblo de Benitaia, seguimos hacia la derecha las marcas blanco-verdes (hay un panel indicando la Foradà) que nos guían por una calle en ascenso de esta población para cruzarla y situarnos en su parte alta. Nuevamente vemos otro panel como el anterior  “Senderos desde Benissivá y Benitaia” que nos guiarán hacia La Foradá (marcas blanco-amarillo).

Caminamos por amplio camino hormigonado entre naranjos, pasando junto a la ubicación del antiguo convento Franciscano. 600mts después podemos acortar la pista por donde transcurre el PR y subir por un camino para unirnos de nuevo con el poco más arriba.

En este punto, el PR se bifurca, optando en nuestro caso por la derecha (por la izquierda ampliaremos el recorrido en 1km aproximadamente).

El continua ascenso por camino de hormigón, se transforma después en sendero, momento en el que nos topamos con el desvío de la Cova i Font d’En Moragues, que vemos muy cerca.

 

Cova i font d'En Moragues

A pocos metros del sendero, se encuentra la Cova i font d’En Moragues

Hemos dejado atrás la parte baja del valle y con él, las pistas asfaltadas, ahora toca caminar por bonito sendero empedrado hasta situarnos en la parte alta de la sierra.

senderismo en la Vall de Gallinera

El ascenso hacia la Penya Foradà nos muestra la cara más agreste de la Penya alta

Arriba, llegamos a un cruce, donde si queremos, podemos acercarnos hasta la cueva Obrada del Moro, que vemos en la peña más próxima, en la que podemos ver un muro que tapa un amplio agujero de esta prominente resalte rocoso.

senderismo en Alicante

Desde la parte alta de la sierra, podemos acercarnos a la Cueva Obrada del Moro, que si nos fijamos bien, vemos parte de esa obra que cierra uno de los agujeros en la peña

Cueva Obrada del Moro

Una construcción de piedra, forma la antesala que da acceso a la boca de entrada de la cueva.

Volvemos al cruce para seguir en dirección a la Penya Foradà, a la que llegamos en pocos minutos.

La vall de Gallinera

En la Penya Foradà, nuestro primer objetivo, que es todo un símbolo de identidad de este precioso valle.

senderismo en la vall de Gallinera

El Benicadell al fondo y a la izquierda el Penya Gros

Lo que ha sido hasta ahora un fácil camino marcado, a partir de este momento se torna algo incierto e incómodo para seguir, puesto que el sendero queda a menudo intuitivo o inexistente y con mucha piedra suelta, no obstante no existe complicación a la hora de la orientación, puesto que basta seguir la dirección del cordal en sentido suroeste, además existen algunas fitas que nos servirán de ayuda. El Penya Gros es el próximo punto a conseguir y lo divisamos fácilmente por su prominente cima.

Sierra de la Foradà

Sin dificultad de orientación y siguiendo algunas fitas, nos dirigimos hacia el segundo objetivo, el Penyal Gros.

Picos de la sierra Foradà

En dirección al Penyal Gros

vistas del valle de la Gallinera

Desde lo más alto, volvemos a quedarnos atónitos con la maravillosa panorámica del valle

pico en la vall de Gallinera

Junto al geodésico del Penyal Gros, la foto de grupo es obligada.

Continuamos en la misma dirección, con la misma tónica y después de volver a ascender a una cota más alta, donde encontramos un gran montículo de piedras, seguimos de frente para descender con fuerza hasta un collado situado en la cabecera de un barranco, donde se define claramente el sendero. Este tramo es quizá el más complicado, ya que descendemos sin sendero claro por un terreno con mucha piedra suelta. A partir de aquí y con camino claro, volvemos a ascender y rodear nuevamente la cabecera de otro barranco que queda perfilado por una moderada cresta, más agreste en su tramo final, lugar en el que descendemos para rebasarla por bajo y situarnos en un pequeño collado que interrumpe este modesto cresterío.

Aquí tenemos dos opciones, la primera es la de seguir ascendiendo para culminar en el Tossal de la Creu. La segunda es la de descender unos metros por un sendero hacia la derecha que salva esta última cima y se une más adelante con la primera versión del Tossal de la Creu.

El suave descenso nos lleva a un cruce de sendas en el que descendemos por la derecha (de frente nos vamos al Tossal de Xarpolar), pero ahora con decisión dentro de un barranco abancalado, donde claramente podemos ver al fondo más abajo, la escarpada figura de la peña donde se encuentra el castillo de Benissili. Poco antes de llegar a él, nos encontramos con una pequeña fuente y su balsa.

castillos de la Vall de Gallinera

Descendemos por el abierto barranco abancalado en dirección al castillo de Benissili

Por la derecha del castillo y en continuo zigzag, terminamos más abajo por conectar en un cruce de pistas asfaltadas, continuamos bajando hasta el collado de Benissili, donde cruza la carretera CV700 que recorre todo el valle.

Por la derecha y por asfalto, vamos a caminar unos 700mts/9′, nos desviamos por un camino de hormigón a la izquierda y pasando junto a campos de cerezos, llegamos al diminuto núcleo urbano de Llombai y terminar luego en Patró.

 

cerezos de la Vall de Gallinera

Comienza la floración de parte de los numerosos cerezos del valle… Todo un espectáculo visual.

 

 

  • Fecha de la excursión: 1-3-2014
  • Tipo de ruta: Ruta circular con ascensiones
  • Nivel de dificultad: Moderado-Alto
  • Longitud: 16’5km
  • Desnivel acumulado de subida: 941mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 941mts
  • Tiempo en movimiento: 5h
  • Tiempo Total: 6h11′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

Senderismo en Alicante

Clica en el gráfico

 Con Google Maps, podéis ver la ubicación y calcular el acercamiento al punto de inicio de esta ruta de senderismo en el valle de la Gallinera, que encontramos en la población de Patró.


Ver Patró en mapa más grande

Tomando como base un track de Ludwin, realizamos esta recomendable excursión.

No nos lo ha puesto fácil nunca estas montañas, como jugando a las prendas, se ha ido descubriendo poco a poco ante nosotros, como  si quisieran esconder sus encantos para mostrárnoslos a medida que nos encariñábamos más y más de sus encantadoras, atractivas y atrayentes formas. Una y otra vez, acudimos para conocer y conquistar humildemente sus más escondidos secretos y una y otra vez, su fuerte personalidad nos vuelve a racionar sus encantos.

El primer contacto, hace unos años,  fue una cita a ciegas, la espesa niebla nos prohibió totalmente el flechazo a primera vista, pero el acercamiento dejó entrever sus sinuosas curvas que se alzaban por encima del blanco velo. Todo quedó en un intento y en unas ganas de volver.

En la segunda ocasión, ya se había despojado de aquel tupido velo que parecía servir de escondite, se mostraba con todo su encanto, pero nos tenía guardada otra sorpresa que por segunda vez censuraría nuestras expectativas de conquista. Un fuerte viento puso en peligro esta nueva cita y solo nos permitió llegar hasta donde ella quiso. A pesar de todo, quedamos contentos de lo conseguido y sin querer ya habíamos pensado en volver, seguro que llegaríamos a algo más.

En esta última ocasión y ya con cierta confianza, profundizamos un poco más en su escultural y dilatado  cuerpo, un ondulante recorrido en el que nuevamente ella decidió cuando debíamos desistir. Esta vez, dos elementos y algo más se unieron para pararnos los pies.

Nuevamente volvimos a terminar nuestra cita contentos pero no dejaba de predominar el  sabor agridulce, queríamos conocerla con más profundidad pero nuevamente la volvemos a dejar para una nueva ocasión.

 

                Fotos   La jornada resumida en tres minutos