Disfruta de la abrupta línea de costa con una alternativa diferente al GR-221 para unir los refugios de Can Boi y Muleta.

senderismo en la Tramuntana

El azul trasparente del mar en combinación con los bosques terminados en acantilados, nos dejarán sin duda un buen sabor en esta jornada

 

Bonita excursión de senderismo en la sierra de Tramuntana (Mallorca).

Partiremos desde el refugio Can Boi situado en la bonita población de Deià y nos acercaremos primero hasta la Cala Deià, lugar de gran encanto.

A partir de allí, subiremos por un sendero que se perfila en paralelo a la costa y nos hará disfrutar de preciosas panorámicas de esta parte de la sierra que cae estrepitosamente en busca del mar.

Tramos de asfalto y caminos, complementarán el itinerario hasta el refugio Muleta, ubicado en un privilegiado lugar junto al faro del Cap Gros desde el que sin duda disfrutaremos de sus vistas y desde el que no nos podemos perder el bellísimo ocaso que se aprecia desde allí.

Existen tramos del recorrido en los que podemos tener dudas a la hora de seguir la buena dirección, y a pesar de no ser imprescindible, si puede ser interesante llevar el GPS con el itinerario grabado.

Este recorrido, puede ser una alternativa más aventurera que el GR221 para unir los refugios Can Boi en Deià con el refugio de Muleta (Sóller) o con la población de Sóller.

Si lo deseamos, podemos completar la ruta de forma circular, utilizando de vuelta el GR221 que nos guiará de nuevo hasta Deià.

  • El itinerario:

Refugio Can Boi (Deià) – Cala Deià – Senda de la costa – Conexión con GR-221 – Refugio de Muleta (Port de Sóller)

Desde el refugio Can Boi en Deià, nos dirigimos hacia la cala Deià, un cartel en las inmediaciones del refugio nos muestra la dirección a seguir.

refugios de Mallorca

Preparados para caminar desde el refugio Can Boi en Deià

Descendemos por el Camí dels Ribassos, el sendero es encantador, pasando junto a campos de olivos, con una buena muestra centenaria de estos longevos árboles.

senderismo en Mallorca
El bonito Camí des Ribassos, nos dejará muy cerca de la Cala de Deià
Olivos milenarios en Mallorca
Una muestra de olivos milenarios nos sorprenderán a cada paso

Pasamos a pocos metros del Pi de Sa Pedrissa, llegando después a cruzar el puente sobre Torrente des Racó, momento en el que nos encontramos con el GR221.

Pinos monumentales en Mallorca

El Pí de sa Pedrissa, también nos muestra su gran porte en dirección a la Cala de Deià

Dejamos de lado el GR y seguimos descendiendo por asfalto hasta la Cala Deià, un precioso rincón de antiguos pescadores que ahora ya queda más bien a merced del turismo. Un bar-Restaurante abre en épocas de más afluencia.

Calas de Mallorca
Llegamos a la Cala de Deià, un bonito lugar donde disfrutaremos de su tranquilidad fuera de las estaciones veraniegas.
Vistas de la Cala Deià
Un Bar-Restaurante queda apostado en una de sus laderas

Retrocedemos unos 200mts y ascendemos por un sendero hacia la izquierda que enseguida se sitúa por encima de la Cala Deià, con una perspectiva diferente y muy atractiva.

sendero de la costa en Mallorca
Subimos por el sendero que va en busca de la línea de acantilados
Cala de Deià
Este sendero nos muestra otra perspectiva más atractiva aún si cabe de la Cala de deià

La senda, que en ocasiones vemos ramificada, sigue en paralelo a la línea de costa, permitiéndonos ver imponentes panorámicas hacia los acantilados y calas.

Existen algunas marcas de distintos colores. Aunque nosotros en un principio intentamos seguir las amarillas, más adelante nos vemos haciendo caso a las marcas rojas que parecen seguir mejor dirección. Hay algún sector en el que es complejo seguir las pintadas y podemos tener dudas de por donde seguir, aunque la orientación esta bien clara.

Acantilados de Mallorca
Grandes peñas se adentran en el azul cristalino del mar
Serra de Tramuntana
Preciosas las panorámicas que nos muestra esta senda junto a los acantilados
Costa de la Serra de Tramuntana
A cada paso tenemos nuevas y bellisimas vistas
ruta por la Tramuntana
Altas paredes caen desplomadas en el mar. Una delicia acercarnos y contemplar desde la prudencia
playas de Mallorca
Más y más vistas para disfrutar

Finalmente nos topamos con una zona urbanizada y con ella la carretera. La seguiremos en ascenso durante 1’5km aproximadamente, momento en que seguimos por la izquierda en un cruce, coincidiendo con el GR-221. A partir de ahora seguiremos fielmente la señalización homologada hasta el refugio de Muleta.

Pueblos de Mallorca
Una vez en el GR221, nos vamos acercando al refugio Muleta y se nos ofrece una buena vista del Port de Sóller
Refugio de Muleta
Llegamos a la entrada del refugio de Muleta, un verdadero placer pernoctar allí.
Refugios de Mallorca
Cuidado refugio de Muleta, junto al faro del Cap Gros
Puesta de sol
El ocaso del día es un gran aliciente a la hora de pernoctar en este encantador refugio

 

  • Fecha de la excursión: 17-3-2014 
  • Tipo de ruta: Ruta de etapa lineal
  • Nivel de dificultad: Moderado 
  • Longitud: 10km
  • Desnivel acumulado de subida: 374mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 380mts
  • Tiempo en movimiento: 3h45‘
  • Tiempo Total: 4h49′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEÁIS ESTO

senderismo en Mallorca

Clica en el gráfico

Con Google Maps, podéis ver la ubicación y calcular el acercamiento al punto de inicio de esta ruta de senderismo en la Tramuntana, que encontramos en la población de Deià, concretamente en el refugio Can Boi.


Ver refugio Can Boi (Deià) en un mapa más grande

Habíamos venido a la Tramuntana a conocer el GR221, pero siempre pasa, que tomamos caminos inesperados que no hacen más que darle un toque más aventurero a nuestras escapadas senderistas.

Por motivos que ya se comentaron en jornadas anteriores, disponíamos de suficiente margen para poder hacer sobre la marcha algo especial que solucionara alguna carencia en una de las etapas propuestas.

Finalmente esta versión o mejor dicho, alternativa a nuestra particular segunda etapa del GR221 (Deià-Refugio de Muleta), la hicimos por el camino de la costa, con preciosas vistas hacia la línea de abruptos acantilados y calas solitarias.

Un sendero que se ramifica en muchas ocasiones y que a pesar de encontrar algunas marcas de colores, jugaba con nosotros como de un laberinto se tratara. La dirección estaba clara, solo deberíamos dibujar la línea de costa, pero las numerosas alternativas que salían a nuestro paso, nos hacían cuestionar la buena dirección.

No sin agacharnos o saltar en varias ocasiones, los troncos de árboles caídos, llegamos a la parte más monótona del recorrido, el asfalto que tanto queremos evitar siempre, pero era la versión que finalmente nos llevó a encontrarnos con el GR, ya en las cercanías del refugio Muleta.

Unas cervezas frescas en el refugio, precedió a la visita con no menos refrescante baño en Port de Sóller, encantador puerto natural.

La tarde se echaba encima y debíamos volver al refugio, era obligado contemplar el ocaso desde el privilegiado palco VIP donde se encuentra este refugio. La gran bola de fuego era tragada con parsimonia y delicadeza por el horizonte del gran azul….. Colores de matices rebuscados que siempre recordaremos.

                 Fotos                   La jornada resumida