Sumergete en los tranquilos parajes de esta sierra y presencia la mágia del nacimiento de un río.

 

  Llegando a El Castellar

 

Nueva alternativa circular senderista para dirigirnos hasta el bonito paraje de la sierra de Gudar donde nace el río Mijares, en esta ocasión partiendo desde la pequeña población de El Castellar (Teruel).

El itinerario queda trazado con aprovechamiento en parte del sendero local (aunque las marcas son de color blanco-amarillas) que nos acerca hasta la fuente de las Malezas, lugar de captación de aguas para el municipio. Nos toparemos también con algunos puntos del PR-TE28, siguiendo su trazado en algún corto tramo. Lo demás queda compartido entre alguna senda y camino sin señalizar y amplios sectores donde no existe ningún tipo de camino, por lo que hago especialmente hincapié en la utilización  del GPS.

El recorrido no dispone de pasos especialmente complicados, aunque hay que tener en cuenta la bajada por una estrecha grieta a modo de canal, que aunque en general es de fácil superación en condiciones climatológicas normales, para algunas personas no habituadas puede ser cuanto menos incómoda.

Por último, pasaremos por varias fuentes o puntos donde poder llenar nuestra cantimplora, aunque como recomendación cargaremos suficiente agua para toda la excursión desde el inicio.

Las Malezas, la primera que encontramos a 4’5km aproximadamente pero de la que no podremos suministrarnos por estar cerrada por una construcción para la captación de agua. No obstante, dependiendo de la estación es posible que fluya agua por los alrededores. El segundo punto de posible aprovisionamiento es el mismo nacimiento, ubicado aproximadamente en el ecuador del recorrido. Varios amanaderos fluyen en el mismo entorno del barranco.

La tercera se llama Fuente la Diana y la encontramos en uno de los puntos del PR-TE28 a algo más de media hora del nacimiento. Ojo con esta fuente, podemos encontrarla seca en épocas  o estaciones secas.

La cuarta y última posibilidad de captar agua se sitúa a los 11km del inicio y habitualmente suele brotar agua de ella. Esta es la fuente de la Canaleta, situada también en un punto de la pista donde transcurre el PR-TE28.

  • El itinerario:

El Castellar – Mas del Rebollar Alto – Fuente las Malezas – La Moratilla – Nto. río Mijares – Fuente la Diana – Fuente la Canaleta – Masía de la Andihuela – El Castellar.

Intentar explicar  paso a paso y con detalle esta ruta, puede caerse fácilmente en la ambigüedad, puesto que hay tramos fuera de camino y por tanto también tenderíamos a la confusión, así que solo explicaré el recorrido a grandes rasgos, nombrando los lugares y parajes por donde pasamos. No obstante describiré  algunos puntos importantes en el recorrido que pueden ayudarnos a su seguimiento junto con el recomendable uso del gps.

Comenzamos en la plaza Mayor de la población del Castellar, donde se ubica el edificio del ayuntamiento, construido a finales del siglo XVI (ver acercamiento al punto de inicio).

Subimos por la carretera principal que cruza la población y tomamos pronto el camino del Chaparral que parte a la derecha. Pasamos junto a mesas y bancos de madera de una pequeña área de recreo.

Más adelante y con marcas blanco-amarillas estaremos atentos para dejar este amplio camino y ascender por una senda hacia la izquierda que nos conducirá hasta cruzar la cabecera del río Valbona, muy cerca de la unión de los barrancos de la Loma de la Calera y el de Pablo.

Nos unimos a una pista en la que vemos paneles del sendero local que seguimos en descenso por la izquierda, para cruzar el curso del barranco de las Malezas y llegar poco después al Mas del Rebollar Alto.

Señalización del sendero local

 

Llegamos al Mas del Rebollar Alto

Las oportunas indicaciones de las tablillas junto a la masía, nos dirigen seguidamente hasta la fuente de las Malezas, lugar donde captan y distribuyen el agua para su posterior consumo.

 

Fuente las Malezas, queda protegida por una construcción para la captación de agua.

Aquí termina el recorrido del sendero local, por lo que ya no dispondremos de las marcas. Continuamos el ascenso por una tímida senda que localizamos poco más arriba  a nuestra derecha. Esta la perdemos pronto y dirigiéndonos ahora al Este, nos encontramos con una valla de alambre que no cruzamos y seguimos en ascenso junto a ella.

 

Pasamos junto a un corral derruido con una cueva

 

Bonitas panorámicas del valle comienzan a presentarse ante nosotros.

Nos encontramos con la Moratilla, una pequeña peña en la que al parecer los escasos restos que hay en su cima son de un poblado íbero. Aunque podemos atacar directamente a la pequeña peña que tenemos delante de nosotros, en nuestro caso vamos a seguir la senda que hemos seguido estos últimos minutos y vamos a ir dándole la vuelta hasta ascender decididamente por su vertiente Sur, la más vistosa.

Desde allí arriba se contempla muy buenas vistas y da la sensación de estar en lo alto del torreón de un castillo.

Descendemos por la vertiente Noroeste para conectar con la pista del Chaparral que dejamos pronto para descender al barranco donde finalmente nos encontramos con varios amanaderos que rompen de forma espontánea, tomando este punto como el nacimiento del río Mijares, aunque el verdadero nacimiento lo encontramos más adelante en el curso principal, pero habitualmente sin agua. Este punto es el final del PR-TE28.

 

Lugar donde nace el arroyo y al que habitualmente califican como nacimiento del Mijares.

Descendemos junto al curso del arroyo para remontar después el curso principal del río Mijares y pasar cerca del teórico verdadero nacimiento. Comenzamos el ascenso hasta la fuente de la Diana, rodeada de un bonito paraje. Volvemos a encontrarnos con el mismo PR, por encima de ella encontramos una pista con paneles de este sendero señalizado.

Seguiremos durante un corto tramo esta señalización para dejarla después de cruzar la pista del Chaparral. En esta dirección (Sur) nos encaramamos directamente a los espectaculares cortados que dan al amplio valle por donde discurre el río Valbona y desde donde podemos ver ya nuestro objetivo final en el Castellar.

Continuando junto al cortado en sentido sureste, descendemos pronto por una estrecha brecha que nos permite descender fuertemente de nuevo hasta la pista del Chaparral, encontrándonos otra vez con el PR-TE28.

A la derecha y en muy pocas decenas de metros encontramos la última fuente, la de la Canaleta.

Volvemos para seguir un corto tramo por la pista y descender otra vez hacia la derecha en busca de un corral que hemos podido ver antes. El próximo objetivo es llegar hasta la Masía de la Aldihuela, construcción que hemos controlado claramente hace ya un rato.

Nuestro último trecho hasta finalizar en el Castellar lo haremos por una bonita senda que transcurre por el barranco de la Aldihuela.

Al fondo vemos El Castellar

  • Fecha de la excursión: 23-6-2012
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado
  • Longitud: 14’8km
  • Desnivel acumulado de subida: 665mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 665mts
  • Tiempo en movimiento: 4h25′
  • Tiempo Total: 6h20′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO
Descargate el track de la ruta           Clica en el gráfico

Podéis ver con Google Maps, el punto de inicio situado en la Plaza Mayor de la población de El Castellar.


Ver El CASTELLAR en un mapa más grande

 

 

¡¡ La segunda!!. Con esta son ya dos veces las que hemos quedado los grupos de Roca Coscollá, Vamos de Ruta y Ves andando que yo te Pillo, pero además en esta ocasión hemos aumentado la familia y han acudido Simón Corresendas y su mujer Lola, sin olvidarnos de algunos amigos miembros  de los clubes de Navalón y Desplome Onda. Esta excelente alternativa que Santigrau  compartió en Wikiloc, sirvió para volver a reunirnos y asentar las bases de una buena relación senderista entre todos nosotros.

Sin excusas y en contra a nuestra filosofía de la puntualidad, llegamos pasadas las 8:00 a la plaza de El Castellar. Todos esperaban con ganas poder empezar, así que dejamos la foto de grupo para más adelante.

Más de una treintena de senderistas con ganas de pasarlo bien tomamos las calles de la tranquila Castellar, la cruzamos y pronto dejamos el sano silencio de sus calles. Entramos definitivamente en materia y dejamos fluir el buen rollo entre la larga fila que se retorcía por los caminos y sendas.

El gran momento doble B (Bocata-Bota), como es de costumbre no lo perdona ni el “Tato”, todos disfrutamos de ese momento y a alguno le costó levantar el trasero.

Disfrutamos de un bonito recorrido, con parajes encantadores que nos brindó en gran parte la ausencia de sendas, con agrestes e interesantes pasos y con descensos forzados que sin duda suben la adrenalina hasta el más pintado. Como colofón rematamos casi la totalidad del grupo en un restaurante de Mora de Rubielos, donde para que negarlo….Corrió la cerveza en bidones.

 

Fotos

La jornada resumida en dos minutos