Prepara tus piernas para esta última jornada, tan dura como bella.

 

Junto al ibón de Llardaneta

 

Seguimos en el pirineo de Huesca con otra ruta senderista de trazado lineal, quedando como todas las anteriores también dentro del Parque Natural de Posets – Maladeta.

En esta 3ª y última etapa de la travesía uniremos los refugios de Biadós y Ángel Orús, pero sin pernoctar en este último, continuaremos descendiendo para finalizar en el aparcamiento junto a la cascada de la Espigantosa, lugar donde hace unos días dejamos aparcado nuestro vehículo.

Esta jornada es la más larga y la que requiere más esfuerzo de las tres. La primera parte del recorrido es la más dura, deberemos ascender hasta el collado de Eriste, situado a la friolera altura de 2864mts de altura, a partir de allí nos tocará un largo descenso hasta el parking.

Al igual que la 1ªetapa de esta travesía la señalización correrá prácticamente el 100% a cargo del GR11.2 con apoyo de suficiente fitas que nos facilitarán su seguimiento. Los primeros minutos de caminata seguirán  las indicaciones del GR11, tramo que ya repetimos el día anterior en sentido contrario.

Como en anteriores jornadas, nos encontramos con otra etapa sin tramos ni pasos técnicamente complicados, solamente tener un poco de precaución en el descenso por zonas de rocas y piedras.

Deberemos cargar agua como siempre desde el inicio, aunque es posible hacerlo durante el camino en los arroyos que nos den mayor confianza (Para estos casos en recomendable llevar las pastillas potabilizadoras). También lo podemos hacer en el refugio de Ángel Orús.

  • El itinerario:

Refugio Biadós – Vall de la Ribereta – Collado de Sahún – Collado de Eriste – ibón de Llardaneta – Vall de Llardaneta – Refugio de Ángel Orús – Parking la Espigantosa.

 

 

 INTRODUCCIÓN Y DATOS TÉCNICOS DE TODA LA TRAVESÍA

 

 

Comenzamos en el refugio de Biadós, ubicado en un increíble lugar desde el que disfrutaremos de espectaculares vistas hacia el coloso macizo de Posets.

Volvemos retrocediendo buscando los mismos pasos del GR11 por el que finalizamos la jornada anterior hasta el cruce señalizado con paneles donde dejamos definitivamente el GR11 y pasamos al GR11.2. Seguimos las indicaciones del panel que nos facilita la información de varios lugares y el tiempo aproximado para llegar. Hasta el refugio Angel Orús indica 5h. Como digo, hacemos caso de las indicaciones y descendemos por la derecha para cruzar un pequeño puente sobre el río Cinqueta.

Los primeros pasos los hacemos junto a las Bordas de Biadós

A partir de aquí comienza el prolongado ascenso por el valle de la Ribereta, suave en sus comienzos pero que poco a poco se endurece considerablemente hasta alcanzar un primer collado, el de Sahún punto claro para desviarse y ascender al pico Eriste que vemos ligeramente a nuestra derecha.

El comienzo por el valle es muy cómodo

Vemos que todo no va a ser tan fácil.

Precioso valle con el pico de Eriste a la derecha y las Forqueta asomando a la izquierda.

Cruce donde tenemos la posibilidad de visitar el ibón de Millares

Comienza la parte más dura

En el collado Sahún, al fondo el pico Eriste.

En nuestro caso no optamos por subir al pico y seguimos avanzando por la evidente cuenca colmada de rocas y piedras, siguiendo las escurridizas marcas del GR y las fitas hasta culminar finalmente en el alto collado de Eriste.

Es fácil encontrarse palas de nieve en este último tramo de ascenso.

Finalmense se termina el ascenso en el collado de Eriste

Desde este punto también disponemos de otra ascensión, se trata de los picos de las Forquetas (3011mts y 3008mts). Tampoco decidimos ascender a ellos y toca ahora el descenso por vertiginoso terreno pedregoso hasta suavizar nuestro caminar antes de llegar al ibón de Llardaneta.

Ibón de Llardaneta

Vista hacia atrás del collado de Eriste

Cruzamos el joven torrente Llardaneta y continuamos nuestro descenso junto a este mismo torrente , dejándo más tarde de lado el desvío por el que se asciende al pico Posets (lo hicimos en la jornada previa a la travesía).

Cruzamos el torrente por medio de un puente metálico, cruzando después una zona de grandes roquedos y toparnos con un nuevo cruce de GR. Este tramo final hasta el parking de la cascada de la Espigantosa pasando por el refugio de Angel Orús ya lo conocemos de la ida en nuestra primera jornada.

Nos unimos al torrente de Llardaneta que cae en cascada ante nuestras miradas.

Llegamos al puente, actualmente en mal estado

Cruce señalizado del GR

Ya vemos el refugio Ángel Orús

La senda bien definida y marcada como PR a partir del refugio Ángel Orús hasta el parking, desciende en buena parte bajo la sombra del bosque.

 

  • Fecha de la excursión: 18-7-2012
  • Tipo de ruta: Ruta de etapa lineal ( el circuito completo es circular)
  • Nivel de dificultad: ModeradoAlto
  • Longitud: 14’7km
  • Desnivel acumulado de subida: 1224mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 1392mts
  • Tiempo en movimiento: 6h30′
  • Tiempo Total: 9h
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO
Descargate el track de la ruta         Clica en el gráfico


Situado en el valle de Chistau es el único refugio del recorrido al que se puede llegar con nuestro vehículo, para ello debemos dirigirnos a la cercana población de San Juan de Plan y desde allí tomar una pista que en unos 10km nos dirige hasta allí.

 Con Google Maps podéis ver la ubicación de San Juan de Plan


Ver mapa más grande

 

 

Después de recuperarnos con la etapa algo más llevadera del pasado día, nos poníamos en marcha un poco más temprano para aprovechar el fresco de la mañana, el ascenso hasta el collado de Eriste con calor podría ser infernal.

Nos despedimos de nuestros amigos vascos que se quedaban allí para subir al Bachimala y partimos sin más demora.

Pasamos del verde exultante del valle de la Ribereta para entrar en el dominio de la roca y el esfuerzo, llevándonos finalmente hasta este alto collado, el más alto y por supuesto duro de todo estos días.

Desistimos de subir a las Forquetas que teníamos a tiro de piedra, nos quedaba mucha semana todavía después de esta travesía y debíamos reservar fuerzas, otra vez será.

Ahora tocaba descenso, un primer y vertiginoso pedregal que te invitaba a acelerar, con el consiguiente subidón de adrenalina.

Pronto nos situamos en el ibón de Llardaneta, precioso lugar para descansar y darse un refrescante baño, cosa que no hicimos por correr un airecillo fresco que te hacía quitar esa idea de la cabeza. Lo que si hicimos es descansar y comer algo junto a él antes de seguir nuestra larga bajada hasta el parking de la Espigantosa, pero no sin antes hacer una parada en el refugio de Angel Orús para que algunos recarguen depósito con alguna rubia fresca.

Terminamos en el mismo lugar que el primer día que llegamos a Eriste, en el hostal Rosita, donde pasaríamos un día más para hacer una relajante subida al Salvaguardia….Como dijo alguien por allí, un “Descanso activo” y es que los hay masocas.

Fotos

La jornada resumida en dos minutos