Nuestra ruta comienza en la pequeña aldea de Masca a unos 612mts de altitud. Se encuentra situada en el Parque Rural de Teno, orientada al noroeste de la isla de Tenerife y su término municipal pertenece a Buenavista del Norte.
La excursión concluye entre altos acantilados en el mismo Océano Atlántico, concretamente en la playa de Masca y frente a la isla de La Gomera, todo un placer para los sentidos.

Impresionante recorrido por un profundo barranco en el que disfrutaremos de su espectacular belleza a cada paso.
Una ruta lineal que no es recomendable realizarla con lluvia ya que puede crearse fuertes crecidas, además del peligro de desprendimientos desde las altas paredes.

No encontramos fuentes, pero no es imprescindible cargar con demasiada agua, ya que evitaremos el sol durante buenas partes del trayecto.

  • Recomendaciones

1 . Hay una excelente solución para no volver a subir por él y continuar con la aventura, esta vez por mar.

Existe una compañía de taxis que hacen habitualmente este servicio, es decir, una vez hemos dejado nuestro vehículo en el puerto deportivo de Los Gigantes, nos llevan hasta el caserío de Masca, lugar desde el que comenzaremos a descender por el barranco. Una vez finalizado el descenso, acabaremos en la orilla del mar, lugar donde existe un pequeño embarcadero. Desde este lugar y concretada la hora, nos recogerá una pequeña embarcación que nos devolverá al puerto de los Gigantes, lugar como sabéis, habíamos dejado estacionado nuestro vehículo.

Esta compañía de taxis, nos reservará también el billete del barco, así que no nos tendremos que preocupar de nada más, además de hacernos una rebaja en el precio del taxi, ventaja económica que no tendremos si hacemos la reserva de un taxi y el barco por separado.
Os aseguro que vale la pena, las vistas desde la embarcación son alucinantes. Hay posibilidades de avistar algún cetáceo o delfines, momento en el que el patrón aminora la marcha, incluso para la embarcación para disfrutar del momento.
Otro aspecto a recomendar es darnos tiempo para recrearnos en el entorno de la playa antes de ser recogidos por el barco, vale la pena esos momentos mientras disfrutamos de un buen bocadillo mirando hacia la Gomera.

2. Este barranco es visitado por mucha gente y cada vez más, así que si queremos disfrutar del espectacular entorno sin aglomeraciones, os recomiendo que comencéis temprano.

 

 

No es necesaria una descripción del recorrido puesto que no hay pérdida, así que me limitaré a mostrar lo que vamos a ir viendo en el recorrido.
Dejamos nuestro vehículo en el pequeño aparcamiento y bajamos en dirección al museo. Desde arriba tenemos una bonita vista de Masca y su entorno.

De bajada llegamos al panel de inicio de la ruta, giramos a la izquierda para seguir bajando.

Enseguida nos recuerdan que estamos en un espacio protegido.

Bajamos para llegar al fondo del barranco, es inevitable alzar la vista hacia las verticales y colosales paredes que se alzan ante nosotros.

Otros barrancos se unen mostrando sorprendentes rincones con pequeñas cascadas.

 

Pasamos destrepando por algún túnel formado por los desprendimientos de grandes rocas.

Encontramos grandes formaciones rocosas y algún que otro puente natural.

No es habitual que lleve mucha agua pero en ocasiones se forman pequeñas pozas donde podemos refrescarnos.

Después de los días lluviosos es fácil que en algún paso tengamos que trepar, pero sin mayor dificultad.

Al final el barranco se va abriendo.

Echamos la vista a tras y volvemos a sorprendernos de la impresionante belleza del lugar.

Llegamos a la playa de piedras, entre altos acantilados, un pequeño embarcadero y de frente la isla de la Gomera.

  • Fecha de la excursión: 9-2-2009
  • Tipo de ruta: Ruta lineal
  • Nivel de dificultad: BajoModerado
  • Longitud: 8’9km (ida)
  • Desnivel acumulado de subida: 20mts (ida)
  • Desnivel acumulado de bajada: 500mts (ida)
  • Tiempo en movimiento: 2h15′ (ida)
  • Tiempo Total: 3h20′ (ida)
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

 

Con Google Maps podéis ver el punto de inicio de nuestra jornada de senderismo que se sitúa en la pequeña población de Masca.


Ver Masca en un mapa más grande

 

Enrique nos tenía preparada esta segunda ruta de senderismo en Tenerife, última antes de partir hacia La Palma ese mismo día por la tarde.
Incorporado Juanjo, nos encaminamos con mucha ilusión a pasar los cuatro unos días de aventura asegurada.
Fuimos a Santiago del Teide para pasar la noche allí, así que por la mañana solo nos quedaba ir hasta Masca que está a unos 5km desde allí. Santiago del Teide, bonita y típica población que por la mañana pudimos apreciar mejor y desde la que el Teide nos regala unas buenas vistas.
Una sinuosa carretera nos llevó hasta Masca, en medio de un bravío mar de piedra.
La primera impresión que me dio al situarnos por encima de Masca fue, salvando las diferencias, recordarme al famoso Machu Pichu del Perú.
Impresionados por la belleza del entorno, comenzamos cruzando la aldea donde de buena mañana ya estaban abiertas las tiendas de subvenir. Nos internamos poco a poco por el espectacular barranco a la vez que contemplamos la variada vegetación, la mayoría de las plantas no las había visto en mi vida.
Verdaderamente sorprendidos y encantados por este mágico lugar, llegamos a la playa de Masca donde termina la ruta, aunque todavía nos quedaban mas sorpresas.
Los cuatro, sentados en las rocas esperamos la hora en la que debían recogernos con el barco. Aprovechamos ese momento para recuperar fuerzas con un buen bocata, con unas vistas formidables de la isla vecina de la Gomera y con el susurro relajante del vaivén de las olas.
Subimos al pequeño barco y poco a poco nos alejábamos de la playa para situarnos frente a los enormes acantilados. Barrancos y mas barrancos de altísimas paredes acababan muriendo en las aguas, no sin antes mostrar su colosal belleza.
La guinda de la excursión la puso el avistamiento de unos delfines a escasos metros de nosotros. El patrón del barco nos avisó del momento y detuvo el barco unos minutos para poderlos observar mejor.
Un día completo en el que comenzamos horas antes caminando en la montaña y acabamos navegando en el mar con una cervecita fresca.

        Fotos (9-2-2009)

        Fotos (19-3-2013)