Recorre esta retorcida espina dorsal dormida entre colosos picos de Alicante

 

senderismo en Alicante

Almendros en flor y la sierra dels Castellets

 

Como si de la gigantesca espina dorsal de un dinosaurio se tratara, la sierra dels Castellets alza sus afilados e innumerables puntales entre los colosos Puig Campana y Aitana. Su alineación semicircular, traza una línea fronteriza entre los términos municipales de Finestrat, Sella, Benimantell y Orxeta, en la provincia de Alicante, además de separar también dos bonitos valles. Uno, entre la sierra de Tafarmats, por donde discurre el barranco de Charquer, y otro entre la descomunal mole del Puig Campana, recorrido por el rio Atxero.
La ruta que os proponemos, una vez más está trazada desde la teoría y las rectificaciones inevitables de la práctica, con lo que finalmente logramos un trazado circular, posiblemente inédito hasta ahora, al menos en el entorno de la red.
La excursión comienza a unos 5km de Finestrat, dentro de su término municipal, muy cerca de la denominada Casa del Médico, en la partida del Realet (ver acercamiento al punto de inicio).

Nota:

Según últimas noticias, al parecer  el acceso hacia la Casa del Médico esta cortada por una puerta y valla metálica, en este caso deberemos retroceder y buscar un acceso de subida para bordear la valla y enlazar con la senda de subida a la base de la cresta.

Asciende por la ladera Este de la sierra dels Castellets, para cruzar a su otra vertiente a través del Portell de López. Caminamos al cobijo de la umbría que nos proporciona esta ladera hasta el collado de Sacarest, punto en el que volvemos al valle del río Atxero, para recorrerlo de regreso hasta nuestro vehículo.
El recorrido tiene una longitud muy asequible para la gran mayoría y no tiene complicaciones especiales, solo a resaltar un corto tramo de bajada hasta el barranco del río Atxero, donde debemos estar dispuestos a bajar por una incómoda senda que se pierde entre la espesa vegetación del sotobosque Mediterráneo, entre el que debemos adivinar algunos ligeros trazados de sendero que nos llevará hasta el lecho del barranco.

Existe una alternativa en el caso de que queramos evitar bajar al barranco por motivo de fuertes lluvias, o simplemente porque queramos prescindir de este tramo, pero la solución pasa por caminar un tramo por asfalto (ver la descripción de la ruta).
Debemos cargar suficiente agua para todo el recorrido, puesto que no pasamos junto a ninguna fuente.
La primera parte del recorrido es de una espectacular belleza, aunque el último sector de éste es un poco monótono, al transcurrir por asfalto. A pesar de ello es una excursión muy recomendable.
Como recomendación puedo decir que posiblemente el mejor momento para hacer esta ruta es coincidiendo con la floración de los almendros. Este valle tiene amplios campos de ellos, que contrastan con gran belleza en color y olor, con los bosques de pinos. Si elegís este momento, compensaréis de sobra con la monotonía del asfalto, al menos en su primer tramo.

El inicio lo encontramos a unos 5km de Finestrat (ver acercamiento al punto de inicio).
Comenzamos a caminar por el camino de tierra en ligero ascenso, que nos lleva entre un vallado de propiedades particulares.

Rápidamente llegamos a una puerta de estructura metálica (ver anécdotas y momentos del día). Nada más pasarla, encontramos una bifurcación. Seguimos ascendiendo por el camino de la derecha que tiene una cadena para impedir el paso a vehículos. Enseguida llegamos a las inmediaciones de una casa (casa del Médico, según el cartográfico).Sin llegar a ella, tomamos una senda que comienza a ascender por nuestra izquierda, vemos alguna fita y algunas pintadas de varios colores durante el recorrido.

Tomamos altura paulatinamente en busca del paso natural que nos permitirá atravesar la imponente cresta y cambiar de vertiente, llamado Portell de Lopez. Las panorámicas que vamos obteniendo durante la subida son impresionantes.

Llegamos al Portell de López

Nos dejamos caer a la otra vertiente, donde nos sumergimos en la espesura de la umbría. El sendero bien definido, desciende sin fuerte desnivel, y los claros del bosque, nos deja ver la gran barrera que forman las sierras de Tafarmats, en primer término y mas baja, detrás vemos otra línea de montañas mas altas, son el Alto de la Peña de Sella, donde sobresale la imponente mole del Peñón del Divino y por último y a cota mas alta, podemos ver la sierra de Aitana, adivinando el pico del mismo nombre que es delatado por las antenas de la base militar que hay en su cima.

Pasamos de largo una senda que desciende por nuestra izquierda, para conectar a los 1,2km (desde el Portell de Lopez) en una pista. La seguimos por la derecha de subida y volvemos a seguir también por la derecha, en la próxima bifurcación de pistas, que llegamos a los casi 400mts. Vemos sobresalir por encima del bosque, las afiladas puntas de la cresta dels Castellets.

A los 200mts después, hay que estar atentos porque debemos salir de la pista justo antes de la próxima bifurcación, cogiendo una senda que sale por la derecha y toma en un principio, sentido inverso al que venimos. Ganamos altura paulatinamente, atravesando zonas húmedas, donde encontramos poblaciones de durillos y madroños.

Casi 300mts después podemos optar por cualquiera de las dos sendas que encontramos en una bifurcación, las dos conectan en el mismo lugar pocos metros mas adelante.
Unos 200mts después, otro desvío, este a la derecha, para que en 50mts mas adelante optemos por la izquierda en un pequeño claro.
En este tramo poco a poco va ensanchándose la senda, para convertirse en un camino mas ancho, aclarando el bosque y dejándonos ver bonitas vistas de una parte de la sierra de Aitana.

Vemos aparecer también la ladera oeste del Puig Campana, signo de que estamos llegando al collado de Sacarest. Salimos finalmente a la pista que lo cruza y vemos marcas de un PR (blanca-amarilla). Seguimos a la derecha para desviarnos enseguida por una senda que sale a la izquierda justo cuando comienza el asfalto (hay fita).

La senda desciende hasta el barranco del rio Atxero, con magníficas vistas hacia el valle, Puig Campana y collado del Pouet.

Cruzamos el barranco para salir a un camino.

Rápidamente llegamos a otra pista, que la seguimos hacia la izquierda de subida, por la derecha llegaríamos al mismo punto, pasando por el Mas del Oficial.
En 250mts seguimos por la pista de la derecha, ésta pronto se transforma en senda pasando por una zona quemada, pero nos brinda buenas panorámicas.

En 350mts debemos seguir de frente en un cruce. Finalmente al poco tiempo, salimos a una pista que la seguimos por la izquierda. Esta cambia de firme en pocos metros, para comenzar a caminar sobre asfalto.
Si hemos elegido la época en la que florecen los almendros, compensaremos con creces el caminar por el asfalto.

Hemos caminado cerca de 1km sobre la pista asfaltada, cuando llegamos a un cruce(1) que seguimos por la derecha. En muy poco volvemos a desviarnos, esta vez hacia la izquierda para tomar un camino de tierra que pronto se transforma en senda. Esta se dirige hacia el barranco del rió Atxero, pero antes de llegar a su lecho la vemos desaparecer. Seguimos bajando hasta el fondo del barranco que lo tenemos muy cerca, siguiendo algunos tenues trazos que apenas intuimos y que se pierde entre la espesa vegetación.
Existe una alternativa si no queremos hacer este último tramo, por motivo de lluvias, evitando bajar al barranco, o simplemente porque no queremos hacerlo. Para ello debemos girar a la izquierda cuando lleguemos al cruce (1), caminando por asfalto hasta unirnos con el trazado propuesto (2).

Una vez en el fondo, el caminar se hace muy llevadero.

Avanzamos sin ningún problema durante unos 300mts, momento en el que nos cruzamos con una pista. En ascenso seguimos por la izquierda y sin salirnos del trazado principal, pasamos junto a una casa, para que poco después conectemos con una pista asfaltada (2).
750mts después, nos desviamos a la derecha (a partir de aquí, seguimos el mismo recorrido que hicimos con nuestro vehículo hasta el punto de inicio), y sin salirnos de esta carreterilla, ignoramos un par de desvíos hacia la derecha que nos llevaría a propiedades particulares. Avanzamos entre urbanización, llegando después de unos 750mts más a nuestro destino.

 

  • Fecha de la excursión: 27-2-2010
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado
  • Longitud: 10,2km
  • Desnivel acumulado de subida: 680mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 680mts
  • Tiempo en movimiento: 3h30′
  • Tiempo Total: 4h30′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

Una vez en Finestrat, debemos tomar la carretera CV-770 en dirección a la población de Sella.
1,7km después, salimos de esta carretera por otra mas estrecha, también asfaltada que encontramos a la derecha. En el desvío hay un cartel indicando la dirección de una residencia canina y otro que pone “Partida del Hospital“.
Sin dejar el trazado principal, a los 2,6km y después de una curva a la derecha, llegamos a una bifurcación en forma de “Y”, ambas carreteras asfaltadas. En la confluencia de los caminos hay un campo de almendros vallado. Seguimos hacia la izquierda, desechando el otro camino que asciende ligeramente.
Mas adelante ignoramos a la derecha la entrada a una propiedad privada y poco después otra, también a la derecha. A partir de esta última, restan unos 280mts para encontrar un camino de subida sin asfaltar, justo cuando la carreterilla comienza a descender. Aquí iniciamos la excursión.

Ya se que esta semana, según calendario, deberíamos haber estado en Ayora, pero es que últimamente no podemos montar ningún circo….ya sabéis el dicho.
La semana pasada tuvimos que anular la excursión, ya que el “trancazo” que cogí me dejó fuera de juego. En esta ocasión, nuevos problemas hacen que Ferrán, el organizador de la excursión, no pueda venir este sábado, así que a última hora Lute y yo decidimos retomar la ruta aplazada de la semana anterior.

Se nota la ausencia de nuestro compañero José, que últimamente no puede venir de ruta por motivos de trabajo, esperemos que pronto pueda retomar la marcha de los sábados. Decide venir Vicente, el “Chiquitín”, a investigar con Lute y conmigo una zona que tenía ganas de tocar desde hace tiempo. Cuando en otras ocasiones hemos estado por la zona subiendo al Puíg Campana, o al Ponoig, la impresionante cresta retorcida de la sierra dels Castellets, me ha llamado poderosamente la atención, sintiendo de repente el agradable pinchazo del aguijón aventurero.
Buscando en la red, no encuentro nada de esta sierra que pueda utilizarse como ruta, así que decido diseñar una por mi cuenta. No debería ser demasiado larga, solo una incursión para conocer la zona y tomar notas que nos pueden ayudar para posteriores ocasiones.
Comenzamos a caminar y antes de llegar a la casa del Médico para tomar la senda que asciende por la ladera hasta el Portell de López, encontramos completamente abierta una gran puerta doble, de estructura metálica. No vimos ningún cartel que nos prohibiera el paso ni nada parecido, pero desconocemos si en un momento dado nos podemos encontrar con esta puerta cerrada, con lo que se debería buscar en el momento, alguna alternativa para llegar hasta la senda de subida.
Una senda de subida, que nos brindó inmejorables planos del valle, de la cresta de la sierra y de la gran pared del lado oeste del Puig Campana. En el Portell de López y con un espectacular balcón, dimos buena cuenta de los exquisitos preparados de Lute, todo ello regado con un vino curado en pellejo.
Pasamos a la otra vertiente y remontamos por la umbría hasta el collado de Sacarest. Este tramo nos proporcionó un buen rato de sombra en la excursión, además de un fuerte contraste con la áridas laderas del Alto de la Peña de Sella y de la sierra de Aitana, con sus picos más sobresalientes.
La vuelta al valle, después de sobrepasar el collado de Sacarest fue espectacular. Coincidiendo con la floración de los muchos campos de almendros que hay allí, sin duda alguna nos inclinamos por esta estación para realizar esta ruta. El fuerte contraste entre el verde de algunas manchas de bosques de pinos y el rosado y blanco de los almendros, complementaban perfectamente con el agradable olor que impregnaba todo el valle. Este fue un buen requisito para compensar la monotonía que conlleva el caminar por asfalto.
A la hora de bajar al barranco del río Atxero, nos encontramos con que la senda se perdía muy cerca del fondo. Sin mayores problemas pudimos ir sorteando la espesa vegetación, siguiendo algunos leves trazados de sendero que prácticamente intuíamos y que nos llevó hasta el lecho del barranco. Una vez allí caminamos muy cómodamente hasta cruzarnos con una pista, punto en el que dejamos el barranco porque a partir de allí se hacía casi impracticable. Tuvimos que solucionar finalmente el recorrido, primero por pista de tierra y después por asfalto, al comprobar todos los caminos posibles que nos llevaban a propiedades particulares, en las que muchas de ellas quedaban cerradas por vallados.
Una parada para comer en las inmediaciones de Finestrat, remató un tranquilo y satisfactorio día de aventura.

Fotos

Vídeo