Conquista a la “Dama” de Sierra Nevada, por pasillos de vértigo

Por la cara Norte del Mulhacen

El Vasar es una estrecha repisa colgada de las verticales paredes, en este caso de la cara Norte del Mulhacén

INTRODUCCIÓN

Soberbia ascensión a uno de los insignes picos de Sierra Nevada (Granada), La Alcazaba; que con 3371mts de altitud, es considerado como el 6º más alto de España.

Bella montaña a la que también conocen muchos como “La Dama”, siendo el Rey el Mulhacén.

El itinerario propuesto para lograr subir a su cumbre es uno de los más sorprendentes y bellos que podemos realizar, pero hay que estar, además de en buena forma física, (por su elevada longitud con desnivel acusado y transcurso en su totalidad por encima de los 3000mts) tener costumbre en pisar terrenos descompuestos y realizar pasos con exposición, por lo que ni que decir tiene que es totalmente desaconsejable para los que padecen de vértigo o no tienen costumbre de caminar por este tipo de terreno.

Según la RAE, Vasar, es una estantería que se usa principalmente en las cocinas y despensas para ubicar la vajilla. De ahí toma nombre la senda por la que vamos a acceder al collado de Siete Lagunas, salvando la cara Norte del Mulhacén. Viendo la definición de vasar, podemos intuir de que se trata de un sendero colgado a media ladera del vertical tajo Norte del Mulhacén. A veces muy estrecha y por lo general expuesta, donde, aunque no tiene especial dificultad técnica, si que hay que poner los cinco sentidos en lo que estamos haciendo.

Esta ascensión por el Vasar, muy importante, solo se puede hacer en verano bien adentrado, cuando ya no existe posibilidad de nieve en esta cara Norte que taparía de manera totalmente suicida la senda.

En el primer sector de la ruta, pasamos por el paso de las Cadenas o paso de los Guías, un tramo expuesto, pero en el que existen cadenas a modo de pasamanos.

Podemos comenzar la ascensión desde Hoya Mora, junto al Albergue Universitario, (ver acercamiento al punto de inicio) lugar hasta donde se permite llegar en vehículo particular; pero esto añadiría un nada despreciable desnivel acumulado y longitud al total del recorrido.

En nuestro caso hemos prescindido del primer sector de subida, ahorrándonos cerca de 2h situando nuestro inicio en las llamadas “Posiciones del Veleta”. Este tramo que evitamos es el de menor interés y asciende atajando la carretera hasta las mencionadas posiciones.

El interés de este sector alternativo, radica principalmente en caso que se quiera acumular desnivel y por supuesto longitud y tiempo. Para acercarnos hasta estas posiciones debemos reservar nuestra plaza en un microbús que hace regularmente este servicio (consultar fechas del servicio), los del lugar lo llaman “Lanzadera”.
El teléfono para reservar plaza en el microbús es: 630 95 97 39 (a fecha de hoy cuesta 9 Euros ida y vuelta, 5 euros solo ida o vuelta)

En la senda del vasar, pasamos tanto a la ida como a la vuelta, por el único punto donde podemos coger agua.

  • Importante leer este articulo sobre como hidratarse correctamente y mucho más.
  • El itinerario:

Posiciones del Veleta – Collado y refugio de la Carihuela – Collado (Loma Pelada) – Cerca del refugio/vivac y laguna de la Caldera – Collado de la Mosca o del Ciervo – Inicio senda del Vasar del Mulhacén – Nacimiento de agua – Final senda del Vasar del Mulhacén – Collado de Siete lagunas – Pico Alcazaba.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Comenzamos desde el lugar donde nos deja la lanzadera, a casi 3100mts de altitud. Todo el recorrido lo realizaremos por encima de esa altitud y eso se nota.

Puede también, que notemos los efectos de la altitud  al subir en el autobús. A nuestro cuerpo le cuesta adaptarse a este cambio brusco.

Si hemos dormido en Hoya Mora, desde donde subimos a la lanzadera; por ejemplo en el Albergue Universitario a 2500mts, ya habremos ganado mucho en cuestión de aclimatación.

Dicho esto que la gran mayoría seguro que ya sabía, pero que no esta demás recordar; continuamos por pista en dirección al pico Veleta (3396mts), tercera cumbre más alta de la península Ibérica, segunda de Sierra Nevada y cuarta de todo el territorio español.

Pico Veleta

Desde donde nos deja la lanzadera (autobús), la dirección es dirigirnos por pista hacia el Pico Veleta

Llegamos al collado de la Carihuela, lugar donde se sitúa el refugio de mismo nombre. A la izquierda queda el Veleta, desde aquí se suele subir hasta su cima de la manera más clásica.

A partir de aquí, obtenemos nuevas vistas.

Valle del río Veleta

Pasados el collado de la Carihuela, disfrutamos de vistas hacia el valle del río Veleta

Más adelante, dejamos la pista y continuamos recto por sendero que ataja y evita un buen tramo de ella, para encontrarnos con el primer paso con cierto grado de técnica para salvarlo; el Paso de las Cadenas o conocido también por el de los Guías.

Un tramo expuesto a modo de estrecha repisa donde en algún punto cogen justo nuestros pies; pero las cadenas instaladas a modo de pasamanos, nos da la seguridad necesaria para salvar este primer escollo con cierta facilidad.

Paso de los Guías

Paso de los Guías o de las Cadenas, el primer punto donde tenemos que extremar la atención.

Justamente al terminar las cadenas, descendemos con un sencillo destrepe para seguir el sendero que se une a la pista más abajo.

Desde allí, nos dirigimos  por esta misma pista a La Puerta, un tajo en la montaña que nos permite pasar cómodamente al otro lado y seguir obteniendo más y distintas vistas de Sierra Nevada.

Paso de La Puerta en Sierra Nevada

Llegamos a La Puerta, que nos da paso a nuevas y espectaculares vistas

Los Raspones en Sierra Nevada

Vistas hacia Los Raspones de Río Seco

Hacia Laguna de Río Seco y al fondo el Mulhacen

Hacia Laguna de Río Seco y al fondo el Mulhacén

Más adelante, volvemos a dejar la pista; este será el último tramo que cogemos hasta la cima.

Nos situamos en un amplio collado, a los pies de Loma Pelada. Impone la belleza del lugar, al aparecer repentinamente la laguna de la Caldera y el Mulhacén.

Laguna de la Caldera

Desde el collado de la Loma Pelada, obtenemos un grandioso panorama con la laguna de la Caldera y el Mulhacén.

Descendemos por sendero empinado hacia la izquierda, dando un rodeo a la cubeta de la laguna, pasando después cerca del refugio-vivac de la Caldera.

Sin llegar al refugio y dejándolo a nuestra derecha, ascendemos hasta el collado de la Mosca, conocido también por el del Ciervo.

Desde allí, intuimos el siguiente tramo por el que vamos a transitar y que cruza toda la cara Norte del Mulhacén.

Collado de la Mosca o del Ciervo

Desde el collado de la Mosca o del Ciervo, vemos la senda del vasar del Mulhacén

Comenzamos con un primer tramo en ligero descenso, teniendo cuidado con los resbalones o tropiezos.

Sendero del Vasar del Mulhacen

La senda del Vasar, impresiona nada más verla. Su “colgado” recorrido atraviesa la cara Norte del Mulhacén

Vasar del Mulhacen

Por el sendero del Vasar del Mulhacén

Un terraplén a nuestra izquierda, minimiza considerablemente la sensación de verticalidad en muchos de los tramos, pero eso no debe de hacernos bajar la guardia.

El entorno es ostil y a la vez impresiona su belleza , pero hay que estar atentos al caminar.

El entorno es hostil y a la vez impresiona su belleza , pero hay que estar atentos al caminar.

La Alcazaba

La Alcazaba desde la senda del Vasar del Mulhacén

Vistas hacia la laguna de la Mosca

Laguna de la Mosca desde la senda del Vasar

Cara Norte del Mulhacén

El terreno abrupto y de extrema verticalidad, nos hace pensar en lo difícil que es creer que haya un sendero que cruce por ahí.

En el meridiano de esta senda colgada, nos topamos con una fuente natural que mana de las mismas entrañas del Mulhacén; según tenemos entendido, siempre brota agua, muy fría por cierto.

Fuente en el Mulhacén

A mitad del sendero, encontramos un punto donde coger agua

En algo más de 1km por esta senda, llegamos al canuto que nos facilita llegar al collado de Siete Lagunas sin mayores complicaciones.

Collado de Siete Lagunas

Por el “canuto” accedemos al collado de Siete Lagunas

Ahora, toca descender un poco e ir atravesando la caótica ladera de rocas, saltando de roca en roca durante un tramo.

En dirección a La Alcazaba

Superado el collado de Siete Lagunas, divisamos La Alcazaba por un terreno incómodo de pisar pero sin la verticalidad anterior.

En el trayecto hacia la cumbre y todavía quedando un buen trecho, cambiamos un poco el rumbo que llevábamos perfilando el cordal, para girar y salvar por la derecha, el pico de Siete Lagunas, haciéndolo por un empinado canuto  sin dificultades técnicas resaltables.

Superado este, vemos el final de nuestra meta, ya por un terreno más amable para caminar.

Hacia la cima de La Alcazaba

Después de un tramo saltando de roca en roca, el sendero queda claro y mucho más cómoda hasta la cima

Cima de La Alcazaba

Último tramo por ladera muy pedregosa y descompuesta pero sin ninguna dificultad.

Vistas del Mulhacén

Llegando a la cima, echamos la vista atrás, la cara Noreste del Mulhacén llama la atención.

Cima de La Alcazaba

En la cima de La Alcazaba

El regreso, lo haremos por el mismo trazado de la ida.

DATOS DE LA RUTA

  • Fecha de la excursión: 14-8-2016
  • Tipo de ruta: Ruta lineal con ascensión 
  • Nivel de dificultad: Alto
  • Longitud: 21’5km
  • Desnivel acumulado de subida: 930mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 930mts
  • Tiempo en movimiento: 6h30′
  • Tiempo Total: 9h20′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEÁIS ESTO

subida al pico Alcazaba

Clica en el gráfico

 ACERCAMIENTO AL PUNTO DE INICIO

El punto de partida  de esta excursión con ascensión, tanto si decidimos iniciarla desde Hoya Mora como desde las posiciones del Veleta, debemos dirigirnos al mismo lugar con nuestro vehículo y aparcarlo junto al Albergue Universitario, tanto la senda de ascenso como el microbús parte desde allí mismo.

ANÉCDOTAS Y MOMENTOS DEL DÍA

Dicen los granadinos que cuando Dios terminó de hacer el mundo echó los cascajos sobrantes en Sierra Nevada. Esa es en efecto la impresión, casi apocalíptica, que da cuando no está cubierta de nieve.

Por fortuna alguien derramó plata vieja, reverberante con el sol, para acrecentar su sobrecogedora belleza salvaje, desértica, absoluta.
Con la alegría del reencuentro con Mari Lo, Manolo y Carlos del Comando Almijareño tomamos la lanzadera que nos subiría a 3000m y comenzamos expectantes la aproximación a la lejana Dama.
La diversión empieza pronto, con un paso equipado donde a veces solo cabe la puntera de la bota. Y con el Veleta a la espalda, atravesar la Puerta es entrar en un mundo inhóspito y grandioso de valles escoltados por riscos tan afilados que se me antojaron más de origen volcánico que glaciar, y de lagunas primigenias.

En el Collado de Loma Pelada surge un imponente Mulhacén que corta el aliento.
El hecho de que la Gravedad Universal sea tan solo, con la venia de Newton, un epifenómeno menor de la curvatura espacio-tiempo no me tranquilizaba lo más mínimo. Por ello al cambiar de vertiente en el Collado del Ciervo, evité mirar al Vasar del Mulhacén: un angosto estante en el que en ocasiones solo puedes caminar con un pié delante del otro sin espacio para ambos en paralelo, con una caída definitiva al valle y la Laguna de la Mosca.

Acojona lo suyo. Requiere una concentración total durante lo que me pareció más de un kilómetro. Por fortuna un terraplén de varios metros oculta el abismo en su mayor parte y mantiene miedos a raya. Beber y refrescarse en la “Fuente del Vasar”, que brota permanente de la misma entraña del Rey a más de 3100m, no tiene igual.

Ya fuera del vasar quedaba el fuerte ascenso, con alguna trepa, hasta la cumbre de la Alcazaba a donde llegamos con el corazón latiendo en la garganta por el esfuerzo y la emoción.
De regreso pudimos ver incrédulos primero y consternados después el esfuerzo titánico, paralímpico, de un discapacitado con muletas que ascendía penosamente desde la Mosca hasta el altísimo collado, a los pies del Juego de Bolos.
Rutón cinco estrellas, si se me permite la manida expresión, exigente tanto técnica como físicamente: casi 22km y 1000m de desnivel positivo acumulado en un terreno hostil y siempre a más de 3000m de altitud.

La mejor que, según nuestros expertos amigos, puede hacerse aquí en Sierra Nevada, la escombrera de Dios.

                Fotos

La jornada resumida