INTRODUCCIÓN

Esta ruta circular recorre tierras Leonesas, concretamente la comarca de Laciana. El punto más alto de la excursión es el Cueto Nidio, de 1773mts de altitud y desde el que obtendremos esplendidas vistas del valle y alrededores, con la población de Villablino como principal núcleo urbano.

La ruta comienza en la población de Rabanal de Arriba y por medio de una pista llegaremos a las Brañas de Cubajo donde veremos las cabañas o cabanas como las llaman allí y donde todavía viven los brañeiros. Además podremos observar las outseras que servía para conservar la leche.

Seguiremos subiendo para llegar al Cueto de Nidio, que será la ascensión de la ruta y un mirador privilegiado. De bajada llegaremos a Rioscuro y a continuación a Llamas de Laciana, para terminar en Rabanal de Arriba. Una ruta sin ningún paso peligroso pero que nos exigirá estar en una forma física aceptable. Caminamos por pistas, caminos, sendas y algún corto tramo de carretera. En el recorrido pasamos junto a varias fuentes, del orden de seis, sin contar las de las poblaciones por donde se pasa.

Dos de ellas las encontramos en el tramo anterior a la subida del Cueto de Nidio y las restantes a partir de allí. Es una ruta señalizada con algunos letreros (no hay marcas de pintura) y con paneles de dirección, aunque hemos echado en falta alguna marca importante. También decir que muchos de los paneles están rotos o tirados en el suelo, seguramente por las vacas, con lo que no estaría de más que los arreglaran.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Comenzando en la población de Rabanal de Arriba, encontramos el panel de inicio en la pequeña plaza junto a la fuente.

Junto a esta y por la calle que sube, nos desviamos a la derecha más arriba por la calle que nos indica hacia el albergue la Salga. Pronto vemos una bifurcación y seguimos por la izquierda, siempre por el trazado principal. Más adelante se deja entrever el embalse de las Rozas.

Pasamos junto a una fuente poco mas adelante y el camino comienza a tomar altura sobre el valle del arroyo Cuvachín observando bonitos y tupidos bosques mixtos. Cerca de los 3km llegamos a la primera desviación hacia el albergue La Salga, y 500mts más al segundo desvío. Unos metros antes de este último desvío sale a la izquierda una pista que nos llevaría directamente al Cueto de Nidio (opción si queremos acortar la ruta, aunque es menos atractiva). Nosotros seguimos en dirección a la braña de Cubajo ya que por aquí esta marcada la ruta y a la que llegamos enseguida, teniendo un bonito mirador natural sobre un pequeño valle.

Comenzamos a subir por senda y poco mas adelante junto a unas retamas encontramos la siguiente fuente un tanto artesanal, con una bañera a modo de pila. El desnivel se acusa bastante para salir entre retamas a una zona de escasa vegetación y desde la que divisamos el Cueto de Nidio con las antenas en su vértice.

Enseguida llegamos a una bifurcación, que seguiremos a la izquierda. Caminamos por el alto claramente en dirección al Cueto de Nidio y pasando por una zona de abundantes retamas, llegamos poco después a un collado.

Desde aquí giramos ligeramente a la izquierda para seguir entre vegetación de retamas y conectar con la pista que sube al Cueto. El último tramo hasta llegar al pico el desnivel se acentúa considerablemente aunque las vistas que tendremos desde allí bien valen el esfuerzo.

Ahora nos toca bajar, para ello nos situamos junto a la cruz dejando esta a nuestra izquierda, y dejándonos caer por esta ladera con buen desnivel, volveremos a pasar entre retamas.

Bajamos hasta un collado para desviarnos a la izquierda y cruzar un bonito bosque, con abedules, cornicabras, fresnos etc.

Salimos de el para seguir hasta llegar al extremo del cordal, donde unas pequeñas elevaciones de roca, nos lo indica. Aquí deberemos bajar por la ladera de la derecha y en 1km aproximadamente llegamos a un pequeño refugio en muy buen estado.

Seguimos bajando y enseguida giramos hacia la izquierda al encontrarnos con una pista para entrar de nuevo en un esplendido bosque. En 800mts desde el refugio encontraremos una fuente con una pequeña balsa.

Aquí la pista baja entre abundante vegetación en la que encontramos otra fuente, aunque en esta ocasión no salía agua. En cerca de 2km más llegamos a una pequeña central eléctrica, donde cruzamos por un puente el río Bayo y llegamos a Rioscuro con una relevante arquitectura tradicional.

Continuamos por la carretera unos 200mts, para girar a la izquierda entre dos casas y volver a cruzar el río Bayo muy cerca donde se une al río Sil. Seguimos por un camino vecinal y al poco pasamos junto a otra fuente. A menudo caminamos bajo la sombra de una generosa vegetación de ribera con lo que se hace muy agradable el caminar. Llegamos a un lavadero de carbón y pasando por debajo de la cinta transportadora, seguimos de frente sin cruzar el puente, para seguir por senda (aquí no vimos ninguna señalización).

Pasando cerca del lavadero que vemos al otro lado del Sil, llegamos a otra fuente con dos bancos donde podemos hacer una pequeña parada.

Un poco más adelante vemos ya la población de Villablino con la sobresaliente figura del Cueto de Arbás al fondo.

Pronto llegamos a Llamas de Laciana donde caminamos por la carretera unos 300mtrs antes de salirnos por una pista justo después de una curva cerrada de la carretera. En la población y junto a la carretera encontramos otra fuente.

El camino primero ancho y que luego se estrecha nos evitará un buen tramo de carretera, para que en 500mts volvamos a salir a la carretera muy cerca de Rabanal de Arriba.

DATOS DE LA RUTA

  • Fecha de la excursión: 3-7-2008
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado
  • Longitud: 15km
  • Desnivel acumulado de subida: 1000mts aprox.
  • Desnivel acumulado de bajada: 1000mts aprox.
  • Tiempo en movimiento: 5h30′
  • Tiempo Total: 7h
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

ACERCAMIENTO AL PUNTO DE INICIO

La ruta de senderismo comienza en la población  de Rabanal de Arriba. Podéis ver con Google Maps la ubicación de este núcleo urbano.


Ver Rabanal de Arriba en un mapa más grande

ANÉCDOTAS Y MOMENTOS DEL DÍA

De nuevo un esplendido día, y esta vez nos quedamos por la zona ya que quedamos con Cesar, que es la persona que regenta el albergue para ir a comer allí. Llegamos de buena mañana a Rabanal de Arriba y junto a la fuente tan característica de esta zona, comenzamos nuestra excursión. Nos libramos de la solana en casi todo el tramo de pista que primeramente se recorre hasta la Braña de Cubajo ya que el sol todavía no había despertado lo suficiente y la ladera de nuestra izquierda nos daba un pasajero respiro.

De camino a la braña nos acompaño un simpático mastín que tanto abundan por allí y que recogieron más tarde. Al parecer es habitual que estos animales se den una vueltecilla montañera con el primero que pasa. En la ruta del Valle del Cibea también nos ocurrió lo mismo, pero aquél no lo recogieron y no hubo forma de que se fuera, terminando la ruta con nosotros.

Una vez en la braña de Cubajo almorzamos en un banco que nos vino de lujo. Encarado hacia el esplendido valle, hizo de estratégico mirador mientras dábamos cuenta de los últimas reservas del excelente jamón que trajo Paco.

Hicimos un inciso para parlotear con un cazador que encontramos en el collado antes de subir al Cueto. Esta parada nos dio un pequeño respiro para coger con fuerzas el último y más duro tramo hasta el Cueto de Nidio. Exhaustos pero satisfechos nos íbamos acercando al panel informativo, donde identificábamos algunas montañas y pueblos.

Después de tomarnos nuestro tiempo para la contemplación y la estabilidad cardiaca, una fuerte bajada nos llevó hasta un collado donde las vacas campaban a sus anchas.

Un bonito bosque nos dio una pequeña tregua al día que definitivamente había avanzado. Más tarde nos sorprendió gratamente al encontrarnos con un refugio en perfecto estado, situado en un claro cerca del bosque.
Seguimos bajando hasta llegar a una central eléctrica junto a Rioscuro y caminando por la carretera pudimos ver parte de esta población con una arquitectura tradicional, pero no visitamos por falta de tiempo.

Salimos de Rioscuro en dirección a Llamas de Laciana por un camino vecinal de un caminar muy agradable, en el que encontramos varias fuentes y tuvimos amplias vistas hacia Villablino.

Al llegar a nuestro destino en Rabanal, un refresco obligado en la fuente dio paso a como es de costumbre a un “quien me moje pilla” y como también es habitual el regreso lo hacemos empapados pero al fin y al cabo “fresquitos”.