Con este recorrido de vértigo, la aventura y la adrenalina quedan aseguradas….Saborearás las mieles más dulces del grandioso valle de Ordesa.

Faja de las Flores

 

 

Alucinante ruta circular en el valle de Ordesa (Pirineos-Huesca). Este valle junto a su entorno, esta declarado Parque Nacional desde el año 1918, pasando a denominarse Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.
La ruta que os proponemos es sin duda la más espectacular que podemos hacer en el valle y me atrevería a decir que una de las más bonitas del Pirineo.

Este itinerario no es apto para personas poco experimentadas en la montaña y desde luego que tengan problemas de vértigo.
Es una ruta muy aérea, con lo que nos proporcionará unas increíbles panorámicas del valle y del macizo del Monte Perdido.
Otra cuestión a tener en cuenta es el paso de las clavijas de Cotatuero, tramo equipado como Vía Ferrata, que gracias e ella y su buen equipamiento, nos facilita mucho el complicado acceso hasta la Ribereta de Cotatuero, lugar por donde discurre su preciosa cascada. Para cruzar este paso es muy importante ir provistos con el material necesario para este tipo de Vías (arnés y disipadora), casco no es imprescindible pero siempre es aconsejable.
Este paso no es complicado técnicamente, pero al quedar totalmente expuestos al vacío, pueden haber personas que tengan problemas en estas situaciones. En definitiva, es un paso con dificultad más bien sicológica que técnica.
Nos acercaremos hasta el saliente más fotografiado de Ordesa y que posiblemente queda como icono del valle, el Tozal del Mallo de 2254mts de altura. Desde allí, las panorámicas hacia el largo y profundo valle nos sorprenderán.
Sobre el tema de las fuentes, dispondremos de una en el inicio, en la Pradera, así que deberemos llevar suficiente agua para el camino, aunque siempre es factible si fuera necesario acopiarse en alguno de los arroyos y afloramientos de agua que hay y que puedan darnos seguridad. Para estos casos no estaría mal llevar pastillas potabilizadoras.

  • El itinerario:

Pradera – cascada y clavijas de Cotatuero – Ribereta de Cotatuero – Faja de las Flores – Tozal del Mallo – Rincón de Carriata – La Fajeta – Pradera

 

En esta ocasión, Broto ha sido la población donde nos hemos hospedado. Situado en un precioso valle, nos ha proporcionado un magnífico punto de partida para movernos por la zona.
Nos hemos hospedado en el hotel Sorrosal, pequeño y con encanto queda situado en el corazón de esta bonita población.
Después de una magnífica jornada montañera por la zona, había que terminar el día con una buena cena. El restaurante Sorrosal, situado en la planta baja junto al mismo hotel, nos deleitó con platos típicos de la zona. Los dos establecimientos son negocios familiares, lo que hace asegurarnos un trato mucho más cercano y agradable.

FOTOS DEL HOTEL RESTAURANTE

 

Comenzamos junto al bar situado en la Pradera del valle de Ordesa (ver acercamiento al punto de inicio). Allí mismo podemos cargar nuestras cantimploras en una fuente.

Continuamos hacia el fondo del valle, en dirección Este. Con el río Arazas a nuestra derecha, pronto llegamos a un punto donde nos dan varias direcciones. Aquí tomamos dirección “Circo Cotatuero”, es un camino amplio que nos lleva en unos 800mts a una bifurcación en la que vemos una pequeña figura de madera con una placa conmemorativa de la Unesco.

Seguimos a la izquierda siguiendo la misma dirección anterior. El camino se estrecha y pasa a convertirse en sendero que asciende junto al barranco de Cotatuero, dentro de un magnífico bosque mixto, donde predominan las hayas.

El largo ascenso nos lleva en unos 1’8km a pasar junto a una pequeña cabaña-refugio de madera y pocos metros después llegamos a una bifurcación. Aquí podemos desviarnos momentáneamente por la derecha para contemplar una magnífica cascada junto a un puente metálico.

Volvemos al desvío y seguimos nuestro ascenso, indicándonos en un panel que vamos en dirección a las clavijas de Cotatuero.
Hemos adquirido altura y los claros del bosque nos permiten disfrutar de bellas panorámicas.

Más adelante seguimos en ascenso en un cruce, ignorando la indicación hacia la izquierda en la que nos dan la posibilidad de ir hacia el Circo de Carriata por la Faja Racún.
Llegamos a la antesala de las clavijas y el sendero se complica un poco, debiendo superar sin dificultad algunos pequeños resaltes rocosos con la ayuda de las manos.

El próximo tramo será un pequeño tajo en el que ya vemos equipación de clavijas.

Seguimos con la parte más expuesta de esta vía, primero un tramo horizontal y a continuación otro en vertical que nos lleva definitivamente a superar el tramo de clavijas.

Un pequeño esfuerzo más junto a la cascada y nos situamos ante el Circo de Cotatuero, en el que se unen las aguas de los barrancos de Cotatuero y Ribereta, que vemos descender en preciosas cascadas a lo largo de este valle de altura.

Comenzamos a ascender junto al curso del Cotatuero que viene por nuestra izquierda, las fitas que encontramos nos servirán de mucha ayuda.

La ascensión se hace más dura y la vegetación comienza a desaparecer, entrando en zonas de piedra.

El último tramo supera las paredes del circo y nos lleva hasta un excepcional lugar desde el que divisaremos perfectamente los picos más altos de la zona, como la Punta de Bazillac, el Casco, la Torre de Malboré, el Cilindro, Monte Perdido y Pico Añísclo, entre otros, sin olvidarnos de la famosa Brecha de Rolando y el Dedo, que junto a la Punta Bazillac, forma la falsa Brecha.

Desde aquí solo tenemos que seguir ascendiendo hacia la izquierda un corto tramo para situarnos en el inicio de la Faja de las Flores, señalizada con una fita en su entrada.

Algo más de 3km tiene esta imponente senda que recorre literalmente colgada, las interminables y verticales paredes del valle de Ordesa.

Terminamos la Faja que va a salir a la parte alta del Circo de Carriata, desde allí descendemos muy fuerte y decididamente hacia el barranco de Carriata, hasta llegar a una confluencia de senderos, frente a una gran roca encontramos un panel indicando un par de direcciones. A la izquierda indica “la Fajeta” dirección que tomaremos al final para seguir descendiendo. La otra dirección “Clavijas” nos la indica hacia la derecha, se inicia la bajada por detrás de la roca y viene a unirse más abajo con la dirección anterior. Si lo deseamos podemos desviarnos temporalmente hacia la derecha sin dejar el sendero con muy poco desnivel, para culminar en el Tozal del Mallo, un estratégico lugar desde el que podemos disfrutar de inmejorables vistas del valle de Ordesa. Este tramo de ida y vuelta nos puede costar aproximadamente una hora incluyendo paradas.

En dirección al Tozal del Mallo

Tozal del Mallo

Desde el Tozal

Una vez de vuelta al cruce de sendas, en nuestro caso descendemos ignorando las clavijas, en esta ocasión bajamos por el Rincón de Carriata, constante destrepe sin dificultad rodeados de paredes con orografía sorprendente.

Finalmente enlazamos con la senda de la Fajeta, estrecha, vertiginosa e imponente en todos los sentidos, un sueño recorrer este trecho de cerca de 500mts.

Llegamos a la Fajeta

Terminamos la Fajeta y seguimos descendiendo con fuerte desnivel.

Pasamos por un pequeño bosquete de álamos temblones.

Hemos descendido rápidamente y vemos detrás de nosotros, el imponente perfil del Tozal del Mallo, poco antes estábamos allí arriba.

Seguimos descendiendo entre bosque hasta conectar con la carretera del fondo del valle, junto a Casa Olibán. Solo nos queda seguir por ella hacia la izquierda para llegar a Pradera en unos 700mts.

Casa Olibán

  • Fecha de la excursión: 16-7-2011
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Alto
  • Longitud: 17km
  • Desnivel acumulado de subida: 1450mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 1450mts
  • Tiempo en movimiento: 6h
  • Tiempo Total: 10h
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

 

Accedemos desde la población de Torla (Huesca), puerta de entrada a este magnífico valle. En verano no podremos llegar con nuestro vehículo hasta el aparcamiento en la Pradera, punto de inicio de nuestra ruta. Para esta temporada, cierran el acceso a vehículos no autorizados, pero podemos subirnos a un autobús que sale desde el centro de información de Torla, allí mismo podemos comprar el billete de autobús. A fecha de hoy el billete de ida y vuelta cuesta 4’5euros.

Podéis ver el acercamiento desde Torla hasta la Pradera del valle de Ordesa con Google Maps


Ver PRADERA DEL VALLE ORDESA en un mapa más grande

Otra ruta de las que tenía olvidada en el recuerdo de mis ilusiones montañeras y que por fín han salido a la luz y de que forma. Cuando me facilitaron el calendario de nuestros amigos del Club Desplome Onda de Castellón, taché y bien tachado esta fecha…no podía dejar pasar esta oportunidad para hacer realidad esta aventura.
Como es habitual mis amigos y excelentes guías Toni y Emi, volvieron a mostrarnos su sabiduría y exquisito gusto a la hora de seleccionar las excursiones. Sus rutas son siempre de alta calidad y lo he podido constatar siempre que he ido con ellos, pero en esta ocasión se han salido, como se suele decir a veces “Por los cuatro costados”.
El día ayudó y nos dejó hacer, las previsiones meteorológicas iban cumpliéndose y en principio no debería aguarnos la fiesta…Eso quedaría para el día siguiente que teníamos preparada la ascensión al Perdido.
Comenzamos por recorrer un corto tramo por el fondo del valle, pero pronto nos enfilamos para ascender junto al barranco de Cotatuero, ya no había tregua, la aventura estaba servida, algunos con cierto temor y a la vez con muchas ganas de afrontar cara a cara esas tantas veces contadas, imaginadas y vertiginosas clavijas de Cotatuero.
En la antesala fuimos equipándonos con los arneses y disipadoras, algunos rostros reflejaban una mezcla entre expectación y temor, es lo más normal cuando no se ha hecho nunca un paso de esta clase. Una vez cogido el toro por los cuernos, vi un cambio radical en sus caras, solo quedaba reflejado en sus rostros, la emoción y la satisfacción….Todas las pesadillas que este paso había generado, se esfumaron y pasaron a sabernos a poco…Queríamos más.
Nos merecíamos un buen bocata y después de superar las clavijas llegamos al Circo de Cotatuero, amplio y verde recoge las aguas de los barrancos de Cotatuero y Millaris, también llamado Ribereta, dejándola caer en preciosos saltos desde las alturas hasta el fondo del valle…Con este espectáculo visual pudimos disfrutar de nuestros víveres que nos sabían a gloria, aquí está todo bueno y no puede sentar nada mal.
Seguimos ascendiendo junto al barranco de Cotatuero y la vegetación comenzaba a desaparecer sumiéndonos en el dominio de la piedra. Entre la escasa vegetación que aún quedaba, obtuvimos un gran regalo…Multitud de Edelweiss hicieron las delicias de los asistentes y sus cámaras de fotos. La subida interminable, finalmente nos llevó a un excepcional mirador hacia el macizo del Monte Perdido…..Un lugar para quedarse a soñar despierto.
Desde allí nos quedaba poco por subir y sin darnos cuenta estábamos encima de la tan esperada Faja de las Flores. Esto mejoraba por momentos…Bueno lo cierto es que no se si mejoraba, porque no sabría decir en que momento estaba más alucinado de lo que veía, simplemente parecía que soñaba, es muy complicado encontrar un escenario como este y nosotros lo estábamos disfrutando en directo.
El largo recorrido por la Faja se nos hizo corto, incluso tuvimos un momento de especial emoción. Un Sarrio se enfiló hacia nosotros y esquivándonos a pocos metros, pasó como un rayo sorteando el abismo. Que difícil es toparnos con esta situación, pero mi cámara estaba preparada para grabar un corto video de este momento.
Con más kilos de emoción en el cuerpo, terminamos la Faja y decidimos comer algo antes de descender hacia el Tozal del Mallo…Si si, descender, bajar al Tosal, ese puntal que desde la Pradera parece una especie de pala y que en todas las fotos del valle aparece como si fuera un icono, esa figura inconfundible que desde abajo nos parece inalcanzable, vista desde la Faja de la Flores quedaba como si fuera una insignificante roca….Ya os podéis imaginar a que altura corre esta casi invisible línea en la pared. Como digo, descendimos y nos desviamos momentáneamente hacia el Tozal, lugar estratégico para disfrutar de unas inmejorables vistas de vértigo hacia el profundo valle de Ordesa.
Volvimos a nuestro camino y continuamos nuestro fuerte descenso por el rincón de la Carriata, una sesión de destrepe hasta alcanzar la Fajeta…El lugar simplemente ¡¡Bestial!! y el sendero que recorre la Fajeta, no tiene nada que envidiar a lo visto hasta ahora. Me pareció el tramo se senda más expuesta de todas, pero al ir más baja, la aparición de más vegetación nos alegraba también con el contraste de colores de sus flores.
La larguísima bajada hizo mella en algunas rodillas, pero estoy seguro que se olvidaron de ellas cuando dimos cuenta de algunas rubias bien frescas que nos hicimos en Torla.
Haciendo una síntesis de lo visto y vivido en esta ruta, puedo decir que ha superado por mucho mis particulares imágenes que tenía preconcebidas. Este valle y su entorno siempre me ha llamado, por sus increíbles paisaje y por lo que representa, pero después de esta aventura creo que me ha enganchado. Como dicen en cierta película de Schwarzenegger….¡¡Volvereee!!

VIDEOS

Fotos