Primera etapa…..Un compendio de grandes contrastes



DATOS GENERALES DE LA TRAVESÍA

Esta magnífica travesía circular corresponde a un GR (Sendero de Gran Recorrido), llamado ” Travessia das Serras da Peneda e Soajo” señalizado con las internacionalmente homologadas marcas blanco-rojo. Su itinerario queda trazado en gran parte dentro del único Parque Nacional que tiene Portugal, el de Peneda – Geres, situado al Noroeste del país vecino, formando frontera con Ourense (Galicia-España), donde la prolongación de estas montañas quedan protegidas también pero como Parque Natural de la Baixa Limia y Serra do Xurés.
El Parque Nacional de Peneda – Geres abarca las sierras de Peneda, Soajo, Amarela y Geres, de composición granítica y en las que las máximas alturas las encontramos en la misma frontera con España, estos son el Nevosa de 1.545 m y el Altar dos Cabrões con 1.538 m.
Estas sierras quedan particularmente marcadas por su abundancia en agua, arroyos, ríos y cascadas se suceden constantemente a nuestro paso.
Una de las cosas que nos sorprenderán muy gratamente es la amabilidad y hospitalidad de sus gentes.
La parte negativa son los innumerables focos de incendios que asolan estas tierras año tras año.

El recorrido completo tiene unos 77km aproximadamente y está calculado en tres etapas que en nuestro caso hemos realizado de la siguiente forma:

1ª Etapa:

Sistelo-Peneda
Dificultad: Difícil
Longitud: 25’5km
Itinerario: Sistelo-Padrao-Porto Cova-Branda do Furado-Branda do Real-Sao Bento do Cando-Peneda.

Peneda-Soajo
Dificultad: Moderada
Longitud: 25’1km
Itinerario: Peneda-Beleiral-Tibo-Várcea-Paradela-Campo Grande-Cunhas-Soajo

Soajo-Sistelo
Dificultad: Difícil
Longitud: 26’4km
Itinerario: Soajo-Vilar de Soente-Centro de visitantes del Parque Nacional (Mezio)-Boucas Donas-Bostelinhos-Avelar-Lordelo-Sistelo.

DATOS, MAPAS, GRÁFICOS Y TRACK (Travesía completa)

Nota importante:

Esta travesía, aunque no dispone de ningun tramo o paso complicado que implique un peligro previsible, no es aconsejable para personas que no estén acostumbradas a recorridos largos en montaña, donde el fuerte desnivel acumulado es un factor a tener en cuenta, aún menos si no se conoce el terreno.
Otra consideración a tener presente es la precaria señalización de algunos tramos, donde si añadimos las habituales nieblas, puede ser una combinación de elementos negativos para desorientarnos fácilmente y perdernos, por todo esto recomendamos el uso de GPS. Por ello os facilitamos los correspondientes tracks para que os los podáis descargar.

Recomendaciones:
1-Llevar botas con membrana impermeable, tipo Gore Tex.
2-No debe faltar el frontal de luz por si se nos echa la noche encima.
3-Ropa impermeable, sobre todo en estaciones de lluvias.
4-Un paraguas puede ser de mucha ayuda
5-Mapa con la ruta trazada y brújula, ó GPS.
6-Madrugar para comenzar a caminar temprano, principalmente cuando tenemos menos horas de luz.

 

INTRODUCCIÓN A LA 1ª ETAPA

Como he dicho anteriormente esta 1ª etapa comienza en Sistelo y termina en Peneda, donde la primera mitad de su recorrido queda fuera de la protección de Parque Nacional.
Esta primera jornada podemos desglosarla en tres partes, el primer sector recorre varias aldeas de gran encanto, donde se integran perfectamente en medio de un gran área de bancales que conforman un bellísimo paisaje en el entorno del valle del río Vez, es la parte más rural del recorrido donde superaremos gran desnivel hasta llegar a la zona alta de la sierra.
La parte central de esta etapa queda marcada por la zona alta de la sierra de Peneda, más desprotegida, donde la vegetación queda reducida a grandes áreas de retamas y brezos principalmente. Esta porción es más suave en cuanto a desnivel.
La tercera y última parte corresponde al macizo de puro granito que primero ascenderemos en fuerte desnivel y posteriormente lo descendemos en vertiginosa bajada hasta llegar a Peneda, enclavada en un magnífico valle.
Tres ambientes diferentes que sorprenderán gratamente al caminante.
Es un recorrido duro en general, por su longitud, su desnivel, pero sobre todo por el tipo de camino empedrado por el que transitamos, exigiendo éste más esfuerzo y castigando pies y rodillas más de lo habitual.
La señalización de esta etapa, en líneas generales es suficiente, aunque hemos echado en falta marcas en algún punto y también los paneles de dirección en los cruces.
Cuidado con los resbalones, la constante humedad sobre los caminos empedrados nos pueden hacer resbalar.
En cuanto a fuentes, no tendremos problemas de abastecimiento ya que además de una que encontramos en una pequeña explanada, podemos llenar nuestras cantimploras en las varias aldeas por donde pasamos.

DONDE DORMIR
En Sistelo es muy posible que no encontremos para dormir. Es la única población donde comienza o termina una etapa de esta travesía que no dispone de alojamientos.
Nosotros estuvimos alojados en una excelente casa rural a unos pocos kilómetros de Sistelo.
Situada en la población de Loureda, ” la Casinha de Loureda” es una casa con todo lujo de detalles y confort. Situada en la parte alta de la población con imponentes vistas hacia la sierra de Amarela. Supera a esta magnífica casa, sus dueños Carlos y Helena con su simpatía y hospitalidad te hacen sentir como en casa. Su estancia allí se hace muy recomendable, no os defraudará.

Podeis ver en Google Maps su ubicación

Ver mapa más grande

No encontramos ningun panel de indicación para llegar a este alojamiento, además esta un tanto escondido, así que os proporcionaremos un track para gps que podeis descargar o simplemente visualizar.
En el track de acercamiento a la casa rural está trazado el recorrido desde la entrada de la misma población hasta ella.

TRACK DE ACERCAMIENTO A LA CASINHA DE LOUREDA

FOTOS DE LA CASA Y ALREDEDORES

DESCRIPCIÓN DE LA ETAPA

El recorrido como he dicho es un GR, con lo que deberemos seguir las marcas blanco-rojo, así que no describiré detalladamente como realizarla.
Es una etapa que no tiene gran dificultad en su seguimiento aunque en ocasiones se echa de menos algunas marcas. A pesar de estar marcado, las nieblas pueden jugarnos una mala pasada si no se conoce muy bien el terreno, así que una vez más aconsejo el uso del GPS.
En esta ocasión me centraré en describir por donde pasamos y lo que veremos.

Comenzamos en Sistelo que es una freguesia del concelho que pertenece a Arcos de Valdevez.
Junto a la plaza donde se encuentra la fuente, debemos tomar la calle que desciende por nuestra derecha para caminar por encantadores caminos empedrados y en ocasiones cubiertos de líquenes. y musgo. Encontraremos también marcas de un pr que aquí están marcados con los colores amarillo y rojo.

Estamos en el valle de Vez y cruzamos amplias zonas de verdes bancales, las vistas son sorprendentes.

Abrir P1100942.JPG

Abrir P1100943.JPG

El agua es una constante en estas sierras, así que nos cruzaremos con abundantes arroyos y saltos de agua que convierten nuestro caminar en un verdadero estímulo para nuestros sentidos.

Pasamos por dos pequeñas aldeas, primero por Padrao y poco después por Porto Cova. Los
Espigueiros ( Hórreos) abundan y le dan más encanto a estas añejas poblaciones.

También pasamos junto a antiguas cabañas de pastores, construidas en piedra seca.

Es habitual cruzarnos con vacas de las razas que aquí llaman Barrosa y Cachena, esta algo más pequeña.

Los antiguos conjuntos de construcciones (brañas) que sirven para alojarse mientras se lleva al ganado a pastar a zonas más altas, las llaman aquí “Brandas” y pasamos junto a dos de ellas, la Branda do Furado y la Branda do Real.
La parte alta de la sierra de Peneda queda desprovista de bosques, reduciéndose a amplias zonas
de brezo y retama.

Abrir P1100997.JPG


En las zonas altas observaremos abundantes caballos semisalvajes. Es una raza que llaman Garranos.

Comenzamos a descender y pasamos por la aldea de Bosgalinhas, 1,5km antes de llegar a la población de Sao Bento do Cando.

Sao Bento do Cando

A lo lejos vemos una gran barrera de granito, nos quedará esta última fuerte subida para cruzarla y descender vertiginosamente por la otra vertiente hasta llegar a Peneda, enclavada en un precioso valle por donde discurre el rio Peneda. Aquí nos deleitaremos con las maravillosas vistas que nos ofrece este entorno donde se encuentra el Santuario de Nuestra Señora da Peneda.

Barrera de granito que cruzaremos para bajar a Peneda.

Antes de subir a esta colosal barrera pétrea, descendemos entre abundante vegetación al río Pombo.

Después del esfuerzo para ascender esta fuerte subida, obtenemos un regalo para la vista, un pequeño embalse hace las delicias del momento.

Como he dicho antes, solo nos quedará descender hasta Peneda que vemos desde lo alto poco antes de comenzar a bajar.

Desde arriba vemos la pequeña población de Peneda.

Hotel da Peneda y el Santuario

 

DATOS DE LA ETAPA

Etapa lineal
Dificultad: Alta
Longitud: 25’5km
Desnivel acumulado de subida: 1427
Desnivel acumulado de bajada: 1078
Tiempo en movimiento: 7h48′
Tiempo total:10h20′

DATOS, MAPAS , GRÁFICOS Y TRACK

ANÉCDOTAS Y MOMENTOS DEL DÍA

Hace algunos años que queríamos ir a este Parque Nacional, unas tierras poco conocidas que cuando preguntas por ellas, no se tiene muy claro donde ubicarlas. Nos llamaba poderosamente la atención, no por sus alturas, que son moderadas, sinó por lo desconocido del territorio, por el arraigo de sus gentes y algunas ideas preconcebidas que rondaban nuestras cabezas que nos hacía sentir una fuerte atracción. Pensábamos que sería una bonita aventura en la que probaríamos la esencia del senderismo. Después de deambular por los blogs de montaña en la red, di con lo que buscaba, una travesía, a priori ideal para nuestras pretensiones, puesto que después de terminar ésta, quería hacer alguna ruta en la sierra de Geres, también dentro del Parque Nacional.
Como digo, entre en el estupendo blog de Sudando Botas, donde saque la información de esta travesía y en el blog de Nómadas donde leí la crónica de este recorrido que ellos conjuntamente realizaron anteriormente. La crónica relatába sus vivencias y sentimientos en el transcurso por aquellas tierras…..me transmitió lo que buscaba, aquello de las ideas preconcebidas de las que hablaba anteriormente. De agradecer la información que me facilitó Salomé del blog Nómadas sobre los alojamientos y la recomendación de comenzar en Sistelo, durmiendo en alguna población de alrededor, ya que en Sistelo no hay alojamiento. Como la experiencia es un grado, tomé nota y así lo hicimos.
Por fin llegamos por la tarde a nuestro lugar de alojamiento en Loureda a unos pocos km del inicio de nuestra aventura senderista en Sistelo. Al poco de llegar nosotros, los dueños de la exquisita casa rural hicieron aparición. Carlos y Helena nos atendieron con entusiasmo y buen hacer, en poco tiempo nos encontrábamos como en casa.
Al día siguiente y después de dejarnos preparado un suculento desayuno, nos encaminamos con el coche hasta el inicio de la 1ª etapa en Sistelo.
Rápidamente las cámaras se ponían en marcha y nuestro amigo Salva de Senderistas Valencianos daba comienzo al reportaje que pintaba bien, aunque no tanto cuando mirabas hacia el cielo….prometían lluvias.
Los primeros pasos los dimos entre corredoiras, caminos empedrados y emparrados, estrechas calles de ancestral y penetrante sabor, a la vez que se sucedían las entrevistas con los lugareños que sorprendieron por su deseo de comunicación y amabilidad.
El valle de Vez nos mostraba un mosaico de bancales con cambiantes verdes, fue una imagen que me fascinó.
La continua ascensión hasta la parte alta de la sierra de Peneda hizo mella en las castigadas piernas de Lute. Frío, viento y aguanieve se aliaron por un momento en esta zona desprotegida.
La última parte fue para rematar, una gran muralla de granito nos separaba de nuestro destino en Peneda, debíamos cruzar toda aquella monstruosa pared de roca. Un ascenso inacabable dejó paso a la magnífica imagen del pequeño embalse envuelto en el inerte paisaje…un caramelo antes de comenzar la larga bajada empedrada que termino por trastocar la rodilla de nuestro compañero Lute. Casi anocheciendo llegamos al Hotel da Peneda, enclavado en un mágico y frondoso valle, donde una ducha caliente y la posterior degustación de la gastronomía de la zona, dejaron nuestros cuerpos preparados para la próxima aventura.
Una amplia tertulia con Alberto Magalhaes, director del hotel, amenizó nuestra estancia en este precioso lugar.
En definitiva, una etapa dura donde el sufrimiento y el cansancio lo transformas en satisfacción y admiración.

Fotos

PROGRAMA PARA TV DE LA PRIMERA ETAPA