Alguien dijo, si no has visto el Pelmo, no has visto Dolomitas.

Monte Pelmo

Uno de los cruces de senderos en el Tour del Monte Pelmo

INTRODUCCIÓN

Estamos ante una de las rutas que no deberíamos dejar de hacer si nuestro objetivo en Dolomitas (Alpes Italianos) es el senderismo.

Se trata del Tour del Monte Pelmo, o Giro clásico del Monte Pelmo. El Monte Pelmo, es una gran mole de soberbia belleza que se alza aisladamente hasta los 3168mts de altitud snm. 

Lo podemos localizar en la provincia de Belluno, en la región del Véneto. 

El itinerario, como es obvio, trata de darle la vuelta completa a esta montaña, encontrándonos con dos partes bien diferenciadas, tanto en entorno, como principalmente en exigencia física y técnica.

Partiendo desde el Passo Staulanza, donde se encuentra el refugio Staulanza, optaremos en nuestro caso, por el sentido antihorario; a nuestro entender la mejor alternativa, ya que la primera parte transcurre disfrutando de bonitos bosques de alerces y pinos de una especie “pequeña” con preciosas vistas hacia el Monte Civetta, otro 3000 sin duda de impactante estética. Este sector hasta el refugio Venezia, es el más suave y cómodo de caminar, sin ningún paso equipado.

La segunda parte, y después de haber calentado lo suficiente, ya estaremos preparados para afrontar el sector más aventurero y exigente. Pedreras con fuertes desniveles, tanto de subida como de bajada y algunos pasos equipados sin dificultad especial. Un segundo sector nada aconsejable para los no acostumbrados a terrenos agrestes y exigentes.

Los dos tramos especialmente exigentes, los encontramos como hemos comentado, en la segunda parte del recorrido, la primera, de fuertes subidas por pedreras y algún paso equipado, que culminará en el collado Forcella Val d’Arcia. La segunda, una larga bajada, prestando especial atención a un fortísimo desnivel que atraviesa una morrena glaciar, con mucha piedra suelta, donde resbala muchísimo.

En esta bajada, desde la Forcella Val d’Arcia, podemos optar por el sendero de la derecha (nosotros bajamos por el de la izquierda del collado y es el que está grabado en el track de GPS que hemos compartido) que aunque no lo conocemos, se nos antoja más suave.

  • El itinerario:

Passo Staulanza – Pala de le Dee – Col de le Crepe – Passo Rutorto – Refugio Venezia – Forcella Val D’Arcia – Passo Staulanza

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Comenzaremos desde el Passo Staulanza, donde se encuentra el refugio Staulanza. (Ver acercamiento al punto de inicio).

Refugio Staulanza

Refugio Staulanza, junto a la carretera en el Passo Staulanza

Panel de itinerarios

Allí mismo encontramos un panel con los distintos itinerarios

En nuestro caso, vamos a realizar el recorrido en sentido antihorario, para ello, por el sendero rebasamos el panel de itinerarios anterior. Poco después y en el comienzo del bosque, nos topamos con un primer cruce con paletas de dirección. Tomamos la derecha el sendero 472 para ir al refugio Venezia.

El sendero de la izquierda, el 480, también nos llevaría al refugio Venezia, pero en sentido horario y pasando primero por la Forcella Val D’Arcia, sector hasta el refugio, más exigente y complicado del recorrido.

Por bosque

Rápidamente entramos en el bosque y seguimos el bonito sendero bajo el bosque de alerces

El sendero va perfilando la gran mole del Pelmo por el oeste, obteniendo perfiles llamativos y cambiantes conforme avanzamos.

Monte Pelmo

Monte Pelmo

A la derecha y al otro lado del valle, emerge otro de los gigantes de Dolomitas, el Monte Civetta.

Monte Civetta

Monte Civetta

Llegamos a Pala de le Dee a 1900mts de altitud. Vemos un cruce con poste y paletas de dirección. Desde este lugar parte un sendero que asciende fuertemente hasta el llamado Orme dei Dinosauri (Huellas de dinosaurio). Según el panel de dirección, hay unos 40′ hasta allí.

El cómodo sendero pronto se encuentra con otro cruce con señalización (Col de le Crepe). Un sendero, el 474 desciende hacia la Palafavera en 40′, zona de camping y refugio.

Desde este punto, volvemos a disfrutar de una tremenda cara del Pelmo (foto de portada).

Varios cruces más preceden hasta llegar al refugio Venezia y unas seductoras panorámicas de picos llamativos, acompañarán a este último tramo del primer sector de la ruta.

Dolomitas

Hacia el sur, una impactante imagen atrae nuestra atención.

Dolomitas

Más cerca

Ya cerca del refugio Venezia, en la zona del Passo Rutorto, volvemos a quedar asombrador por la belleza de estas montañas. De derecha a izquierda podemos ver al piramidal Antelao, en el centro la Croda Marcora y a la izquierda Punta Nera y Monte Cristallo, entre otros.

Dolomitas

Antes de llegar al refugio Venezia, aparecen nuevas vistas

Refugio Venezia

Llegando al Refugio Venezia

Ahora comienza la segunda parte del recorrido, la más exigente y montañera. Nos dirigimos hacia los murallones, un poste con paletas de dirección, nos indican los senderos señalizados 472 y 475. Además, hay un par de paletas más, indicando la misma dirección hacia la Via Normal del Monte Pelmo (ascensión) y el refugio Fiume, sendero 480 que seguiremos. 

Subiendo

Comenzamos la subida desde el refugio Venezia

Comenzamos a adquirir altura; echamos la vista hacia atrás y vemos el refugio Venezia rodeado de una naturaleza desbordante y cautivadora.

Vistas y refugio Venezia

Subimos y visualizamos el entorno natural que rodea al refugio Venezia

Continuamos la subida. Hemos dejado atrás el bosque de esos pinos enanos y el entorno cambia radicalmente; vegetación prácticamente nula, cambiándolo por canchales que cruzaremos de momento sin mayor dificultad.

pedrera

Hacia adelante, seguimos subiendo

Canchal en Dolomitas

Cruzamos el canchal

Los puntos de pintura roja, marcan el camino a seguir. Nos preparamos para la primera subida fuerte del día. La adivinamos fácilmente por el inclinado canchal que finaliza en el estrecho collado.

Fuerte subida

Hasta ahora, la subida es moderada. Vemos el primer tramo más exigente

Panorámica de Dolomitas

No podemos dejar de disfrutar de las magníficas vistas

Fuerte subida por canchal

El sendero claro y bien trazado, aboca al inclinado canchal

Vistas desde el collado

Una parada en el collado para disfrutar de las imponentes vistas

Después de recobrar el aliento y rebajar las pulsaciones, continuamos dejando atrás esas incomoda pedrera, aunque el sendero es bastante exigente todavía 

Seguimos subiendo

Continuamos la subida por el sendero en busca del siguiente canchal

La subida fuerte prosigue, ahora sin pedrera pero con pasos algo más técnicos, en los que sin ser complicados para los que acostumbran a caminar por este tipo de terreno, si que debemos estar atentos y no bajar la guardia.

Paso equipado en Dolomitas

Primero nos topamos con un sencillo paso equipado

Paso equipado

Con terreno en buenas condiciones, el paso equipado no tiene complicación

El sendero desciende un poco por un paso más expuesto pegado a la pared, para situarnos en la base del segundo canchal, este quizá requiere más exigencia física que el anterior.

Paso expuesto

Sendero algo más delicado de superar

El sendero pedregoso y más técnico, lo solucionamos con mucha seguridad, al estar también equipado con un cable de acero.

Paso expuesto en Dolomitas

El descenso lo hacemos con cautela. Mucha piedra suelta puede hacernos resbalar.

Tramo final del canchal

Nueva y más fuerte subida por este canchal

Vista del canchal

Vemos la tremenda inclinación de este segundo canchal

Terminamos de ascender, culminando en la Forcella Val D’Arcia a 2474mts. Cambiamos de vertiente y de panorámicas. De frente adivinamos el gigante de Dolomitas, la Marmolada (3.343mts), con su extinto y único glaciar de Dolomitas. A la derecha el alargado macizo y cumbre del Piz Boè (3.152mts).

La Marmolada

La Marmolada a la izquierda y el Piz Boè a la derecha, desde la Forcella Val D’Arcia

Comenzamos a descender con prolongado sendero por esta nueva vertiente. En nuestro caso optamos por el de la izquierda, aunque más abajo, comprobamos que seguramente, el sendero de la derecha debe de ser más llevadero.

Bajamos nuevo canchal

Descendemos desde la Forcella Val D’Arcia por el sendero de la izquierda, quizá mejor por el de la derecha

En primer término aparece a nuestra derecha en la bajada, las formas imposibles de Ponta Lastoi de Formin, Croda da Lago, la  y Becco di Mezzodi (no aparece en la foto a la derecha), un conjunto de montañas de imponente belleza y de la que se puede disfrutar con un recorrido circular increíble. En segundo término una de las Tofanas, la di Rozes, con una ascensión muy recomendable también.

Dolomitas

la Ponta Lastoi de Formin (izquierda) Croda da Lago (derecha). Detrás la Tofana di Rozes

Croda da Lago, Tofana di Rozes

Croda da Lago (izquierda), Becco di Mezzodi (derecha). Detrás las Tofanas

Descendemos y echamos un vistazo hacia atrás. Vista hacia el collado de la Forcella Val D’Arcia, desde donde hemos comenzado el descenso.

Vista hacia la Forcella Val D’Arcia

Vista hacia la Forcella Val D’Arcia

conjunto montañoso en Dolomitas

Una amplia panorámica de este conjunto de escultóricas montañas

La senda, hasta ahora no implicaba mucha complicación. Mas tarde comenzaba a complicarse, ya se caminaba por el tremendo pedregal de la morrena glaciar, más incómodo, aunque los hitos facilitaban el seguimiento.

Por la morrena

Descendiendo la primera parte de la morrena glaciar

Llegamos a un momento, en que debemos descender de manera directa y entonces es cuando se complica más la cosa. El terreno es pedregoso, muy inclinado y resbaladizo. Este es el tramo más complicado de la bajada y es el que nos hizo pensar, que el sendero que parte por la derecha desde la Forcella Val D’Arcia, es el más indicado para descender.

Descenso resbaladizo

El descenso se complica. Es muy resbaladizo

Más abajo, la cantidad de piedras acumuladas aumenta y forma una buena capa que nos facilita el descenso hincando talones.

Vista de la bajada

Aquí vemos gran parte de la bajada por la morrena. Este último tramo nos permite descender rápidamente

Terminamos por unirnos al sendero que descendía por la derecha desde el collado y nos adentramos luego por el sendero más cómodo y ya con vegetación.

Dejamos la morrena

Dejamos atrás la morrena

Por el bosque

El último tramo por bosque

Passo Staulanza

llegamos al final de nuestra jornada en el Passo Staulanza

DATOS DE LA RUTA

  • Fecha de la excursión: 04-09-2019
  • Tipo de ruta: Ruta circular 
  • Nivel de dificultad: Alto
  • Longitud: 13’8km 
  • Desnivel acumulado de subida: 1121mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 1121mts
  • Tiempo en movimiento: 4h45′
  • Tiempo Total: 8h40′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEÁIS ESTO

 

 

 

ACERCAMIENTO AL PUNTO DE INICIO

Con Google Maps, podéis ver la ubicación y calcular el acercamiento al punto de inicio de esta ruta en Dolomitas, que encontramos en el aparcamiento junto al refugio Staulanza.

ANÉCDOTAS Y MOMENTOS DEL DÍA

Texto de: Jose Guillem (Jose Perdido)

En la bibliografía consultada se asegura que quien no ha hecho la vuelta al Pelmo no conoce Dolomitas. Y razón no le falta, porque ofrece panorámicas no solo de Ampezzo, si no también de Agordo, Val Gardena y Val di Fassa.

De camino al punto de inicio nos sorprendió una inusual perspectiva de las Cinco Torres; inusual porque desde este punto parece solo un pirulo. Comienzas a caminar y te topas con el macizo de la Civetta a la izquierda, al suroeste. Los primeros kilómetros discurren plácidos por bosque de alerces, aunque luego el dominio absoluto es de esos pinos enanos, casi rastreros, adaptados a la altura que llaman “clec” y que ya me encontré en el PN de Rila y en el más próximo Montsant . Sin embargo lo que captaría nuestra atención con insistencia fue una cordillera de perfiles imposibles que se extendía al sur y que aún no hemos identificado. Tomamos nota para un futuro de seguro no lejano..Desistimos de desviarnos y subir hasta las huellas de dinosaurio; al parecer se trata de improntas similares a las de una perdiz de tamaño goloso, difíciles de encontrar y que requiere un esfuerzo considerable. En esta zona una canal abre al Pelmetto del Pelmo.

La relajada excursión campestre llega a su fin después del refugio de Venezia, tras el que asoma la mole piramidal del Antelao. Junto a ésta, más al norte, la Croda Marcora, Punta Nera y el Cristallo. Empezamos a sudar con el sendero ascendente que sesga la ladera, pero particularmente en la subida al collado por un molesto cascajar. La pendiente es muy fuerte. En la otra vertiente, bajo la pared vertical septentrional del Pelmo un pedregal desciende infinito. Pero ante nosotros otra panorámica brutal: la Marmolada fácilmente distinguible por su moribundo glaciar, el Piz Boé (objetivo próximo) y el espléndido macizo de Croda da Lago. No cabe duda que nos íbamos orientando y familiarizando con el entorno e identificando sus picos y macizos más emblemáticos.

La jornada en formato reportaje

En este próximo bloque, podéis disfrutar de un entretenido y divertido reportaje que realizamos para el programa Aventuras Sin Fronteras, del apartado Web CasiaventurillaTV