Ascensión a dos magníficos picos, dentro del macizo occidental del Parque Nacional de Picos de Europa, la Peña Beza de 1964 mts de altura y el Canto Cabronero de 1998mts. Estos quedan aislados del grueso montañoso por el profundo tajo que forma el río Dobra, tributario del río Sella. Es el único río que no pasa por una población en todo Picos de Europa, dándonos una idea del excelente estado de conservación que tiene sus aguas y su entorno. Aunque las dos cimas caen del lado Asturiano, gran parte de la ruta se desarrolla en tierras Leonesas.
El punto de inicio lo localizamos en el refugio de Vegabaño, (ver acercamiento al punto de inicio).
Para nuestro itinerario, utilizaremos parte del pequeño recorrido marcado por el Parque Nacional (PR-PNPE.7 “la Jocica Carombo”) en dirección a la Portilla de Beza, un corto tramo también del GR201 “Senda del Arcediano” y un buen porcentaje fuera de senderos homologados.
Aunque el atractivo principal sea la ascensión a estos dos picos, hemos querido ir un poco más allá, evitando que sea meramente ascensiones. Para ello, primeramente hemos convertido el itinerario en una ruta prácticamente circular y segundo, alguno de los sectores propuestos, son sendas y trazados poco transitados.
En nuestro recorrido solo podremos coger agua en la fuente que hay bajo la Portilla de Beza, en el GR 201. Esta fuente, al ser un punto prácticamente de unión entre la subida y bajada a los picos, tendremos disponibilidad de coger agua y refrescarnos dos veces.

Comenzamos en el refugio Vegabaño, situado en la preciosa majada del mismo nombre (ver acercamiento al punto de inicio).
La cruzamos en diagonal hacia el lado opuesto al refugio, para encontrarnos con un poste indicador del PR9 del Parque Nacional. En este poste también vemos una placa que nos indica la dirección Carombo-Jocica. Seguimos esta dirección que nos dirige hacia la derecha por una pista que pasa junto a un vallado de madera. Podemos, desde los paneles, atajar un tramo de la pista por una senda que encontramos frente a nosotros, siguiendo la misma dirección que hasta este punto llevamos.
Desde el inicio disponemos de buenas vistas del Beza.

La pista gira hacia la izquierda y va tomando suave ascenso entre el bosque de hayas.

Llegamos a la Barcinera, un claro donde encontramos otro poste indicador de PR, en esta ocasión del PR7 del Parque Nacional. A la derecha iríamos a bajar al río Dobra, nosotros seguimos por la izquierda, en dirección Beza-Soto. Pronto llegamos a otra bifurcación señalizada con paneles del PR, de frente por la pista nos indica la dirección hacia Soto y a la derecha por una senda de subida, hacia la Portilla de Beza, dirección esta última la que tomamos. Hasta este punto, el tramo recorrido será común de ida y vuelta.
Bajo la caída abrupta de las paredes del Beza, la bonita senda toma ascenso entre un bosque, en el que vemos cantidad de hayas de aspecto “bosque encantado”, con las ramas y troncos retorcidos.

Salimos finalmente del bosque para ascender hasta el puerto de Beza, collado que separa el pico del mismo nombre y el Jurcueto, cumbre de menor altitud (1596mts) que queda a nuestra izquierda. Desde aquí podemos, si lo deseamos, bajar hasta la fuente con abrevadero que vemos en dirección a la portilla de Beza. A la vuelta pasaremos por ella.
Situados en el collado, terminamos con las marcas del PR y buscamos a la derecha una zona erosionada en el terreno que vemos perfectamente, una torrentera que a modo de camino marcado con algunas fitas, nos servirá para ascender hacia la canal de Misa, paso habitual para acceder al otro lado de la barrera y acceder a los picos. Esta canal que localizamos situada la primera a la derecha de la larga muralla.

 

En la foto vemos claramente la dirección a tomar desde el collado.

La canal, con fuerte inclinación, no presenta ninguna dificultad especial.

Llegamos al final de ella y se nos presenta una fantástica panorámica de los dos picos a los que subiremos. A la derecha el Beza y el Canto Cabronero a la izquierda.

Desde aquí seguimos ganando altura fácilmente, continuando por el cordal hacia la derecha.
Situados a la altura de la base del Beza, ahora cruzamos la pradera por alguno de los senderos que nos lleva hacia él, sin prácticamente desnivel, facilitándonos el avance.

Ahora subimos hasta el collado Llano, desde el que ascenderemos finalmente al Beza.

Encontramos dos vías de subidas marcadas con fitas, podemos subir si queremos por una y bajar por la otra.

Desde la cima disfrutaremos de maravillosas vistas.

Vemos claramente la dirección a seguir para subir al segundo pico de la jornada, el Canto Cabronero. La idea en nuestro caso es la más corta entre los dos puntos, o sea una línea recta. Para ello bajaremos del pico y cruzaremos la barrera rocosa que tenemos delante con la ayuda de unas fitas, en la que deberemos hacer una corta trepada sin mucha dificultad en el último tramo de subida, de esa forma no perderemos altura.

Superada la barrera rocosa, disponemos de la vista al completo del pico Cabronero. Nos dirigimos en línea recta hacia la parte izquierda de la montaña. Una vez en su base, subiremos por el pequeño promontorio que queda pegado a la base izquierda de esta.

En la foto vemos la dirección y el punto por donde subiremos primero.

Superado este, seguimos de frente para ir a buscar la canal por donde subiremos.

El Valdepino queda a nuestras espaldas.

Llegamos a la cresta y nos dirigimos hacia el vértice. Pocos metros antes de llegar a él, bajamos un poco para cruzar otra canal, punto al que regresaremos cuando bajemos del pico, para continuar bajando por esta misma canal.

Después de disfrutar de las formidables panorámicas de 360º que nos ofrece esta ubicación, como dije, bajamos por la canal más inmediata. Veremos algunas fitas y más abajo encontraremos definida una senda que nos llevará hacia la izquierda, en sentido contrario al que vinimos y a cota más baja.

La senda se acaba y caminamos bajando por la pradera, en diagonal ligeramente hacia la derecha. El objetivo es llegar hasta una estrecha y corta canal por la que bajaremos hasta la portilla de Beza (situada en la misma barrera rocosa que la canal de Misa pero bastante más abajo). Una forma de identificar esta canal desde lejos, inapreciable hasta que estás encima de ella es, caminando por la senda, a lo lejos vemos la entrada más pronunciada de lo que es una canal, si contamos dos pequeños promontorios rocosos a partir de aquí, este segundo más pequeño que el anterior es hacia donde debemos dirigirnos.

En la foto queda indicada la dirección a seguir.

En la bajada, antes de llegar a la barrera mencionada, donde se ubica la canal por donde debemos bajar, descenderemos primero por un perfil rocoso, buscando el mejor paso entre las grietas que han sido originadas por la erosión.

En la foto vemos de nuevo también al punto donde debemos dirigirnos.

Finalmente descendemos hasta el curso natural de las aguas, para ascender a continuación hasta la entrada de la canal, donde encontramos una fita.
Una vez nos situemos delante de esta, tendremos la certeza de que estamos en el correcto paso, ya que desde arriba se aprecia perfectamente nuestra posición en línea con el bajo muro de piedras donde se encuentra la Portilla de Beza.

Hay que destrepar un par de veces sin gran dificultad.

Seguimos bajando por la derecha del muro para llegar a la portilla. Hemos conectado con el GR201 (Senda del Arcediano).

Mas abajo llegamos a la fuente anteriormente mencionada y siguiendo las marcas rojas-blancas del GR, nos desviamos continuando el descenso hacia la derecha.
La senda nos lleva hasta un collado, desde el que descendemos rápidamente hasta una pista.

En el collado

Seguimos las pintadas del GR que nos guían por la pista en descenso hacia la izquierda.

Descendemos por ella poco más de 1km, para desviarnos por una senda, justo en una curva cerrada a la derecha (hay fita en la entrada). Abandonamos aquí la pista y el GR.

Seguimos la senda por la izquierda que enseguida gira hacia la derecha, ascendiendo suavemente entre los helechos. Pronto la vegetación lo cubre todo, debiendo intuir por donde va su trazado. El sendero lo volvemos a encontrar después de pasar junto a unas grandes rocas, dejándolas a nuestra derecha.

Ya situados sobre la senda bien definida, pasamos junto a una pequeña construcción con algunos fresnos. Poco después, debemos girar hacia la izquierda en un claro y dirigirnos hacia un cercado de madera. A la derecha de este, encontramos unas fitas marcando la senda a seguir.

Bien definida y con apoyo de fitas, el sendero se transforma en un camino ancho, llevándonos hasta el punto común descrito al principio. Desde allí solo queda volver por el mismo trazado por el que vinimos, hasta el refugio.


  • Fecha de la excursión: 30-6-2010
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado – Alto
  • Longitud: 15km
  • Desnivel acumulado de subida: 1104mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 1104mts
  • Tiempo en movimiento: 6h10′
  • Tiempo Total: 7h45′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

 

 

El refugio de Vegabaño, queda relativamente cerca de la población de Soto de Sajambre. Podemos acceder hasta él, caminando por un sendero señalizado de pequeño recorrido (pr), que nos llevará hasta él en 1,5h aproximadamente. La otra forma es con nuestro vehículo, aunque nos veremos obligados a aparcar antes de llegar hasta él, junto a un paso canadiense, esos tubos metálicos colocados a nivel del suelo que sirven para cortar el paso al ganado. Para ello debemos tomar una pista forestal de tierra que parte desde la zona alta de la misma población. En unos 6km, llegaremos hasta el mencionado paso, donde dejaremos aparcado nuestro vehículo. A partir de aquí, deberemos seguir a pié unos 15-20minutos más.

Nota: En el inicio de la pista forestal, veremos una placa que prohíbe el paso a vehículos no autorizados. Hasta ahora no han puesto problemas para pasar, pero aunque nosotros tampoco tuvimos ningún contratiempo con esto, nos dijeron allí, que se estaba oyendo últimamente que querían multar. Para evitar problemas, os aconsejo que os informéis antes de acceder con vuestro vehículo.

 


Definitivamente el buen tiempo se afianza y después de la espectacular jornada anterior, quisimos aprovechar y tirar para arriba, en busca de cumbres. En esta ocasión, aunque no nos internamos dentro del núcleo montañoso principal, estas dos ascensiones nada desmerecedoras, dio otra perspectiva muy diferente del extraordinario entorno.
Estas dos cumbres que el año pasado se nos negaron rotundamente por motivos de las nieblas, se mostraron esta vez con claridad pasmosa….¡¡¡dicen que el que la sigue la consigue!!!.
Una vez superada la canal de Misa, paso más común para acceder a estos picos, las vistas hacia estos, fueron para recordar.
En la cima del Beza, mientras recuperábamos fuerzas con el tentempié de las latitas y el chorizo, vimos como un grupo de cuatro excursionistas que bajaban del Cabronero, se disponían a subir hasta donde estábamos nosotros. Asturianos, del grupo de montaña Ibice de Oviedo, estaban haciendo una especie de competición, organizada por la FEMPA (Federación de Deportes de Montaña Escalada y Senderismo de Principado de Asturias) que consiste en subir el máximo de cimas propuestas de Asturias en un periodo estimado de tiempo. El eslogan del evento lo denominan 21 Concejos Montañeros – 1500mts a 2648mts.
Después de intercambiar impresiones y datos de ambos grupos, nos hicimos la obligada foto común en la cima…y para dar testimonio y validez al momento que he relatado, ahí va la foto cumbre.

 

 Fotos

Vídeos