Ruta circular en la sierra de Javalambre (Teruel), posiblemente en uno de los rincones mas desconocidos de esta sierra. Nos situamos en el entorno de Paraíso Alto, una aldea fantasma que pertenece al término municipal de Manzanera, rodeada de bonitas montañas con abundante masa forestal y profundos barrancos. A pesar del dominio del pino, aquí subsiste todavía una gran población de sabina, especie muy longeva de la que veremos grandes individuos. Se trata de una corta ruta que saliendo desde las cercanías de Paraíso Alto, asciende por el barranco de la Higuera y después por el de Malos Pasos, para salir a una zona mas desprotegida y alomada, pasando por varios corrales y ruinas en Hoya de Jaque. Ascenderemos por la alta y alomada ladera de El Raso para obtener desde allí amplias y excepcionales vistas. Después bajaremos emboscados hasta conectar nuevamente en el barranco de la Higuerza, muy cerca del aparcamiento. Es una ruta que hemos diseñado desde los topográficos y algunas de las herramientas que disponemos en la red, con lo que es muy provable que hasta ahora no exista documentación sobre esta ruta. Existe algún tramo en el que el sendero desaparece y debemos ir intuitivamente, en estos sectores hemos reforzado su seguimiento con algunas fitas. Encontraremos una fuente en el barranco de Malos Pasos, pero es posible que no salga agua, como fue en nuestro caso.


Comenzamos a unos 700mts después de pasar las ruinas de la aldea de Paraíso Alto (ver acercamiento al punto de inicio).

Nos dirigimos hacia la entrada del barranco y cruzando primero el río de los Paraísos, pasamos cerca de una construcción para ascender poco a poco por el bonito barranco de la Higuera.

Encontramos a nuestro paso majestuosos ejemplares de sabinas.

Llegamos al punto donde se une otro barranco por nuestra derecha, se trata del Malos Pasos que seguiremos ahora.
Enseguida llegamos a una fuente con abrevadero, aunque puede ser que no salga agua, como fue nuestro caso.

Este barranco, mas angosto que el anterior, se torna mas complicado de recorrer, pero sin demasiada dificultad. Desaparece la senda, unas veces sorteando y otras atravesando largas ramas de zarzas y rosales silvestres. En otras ocasiones la mejor opción es ascender unos pocos metros por la ladera para evitar enmarañarnos.

Rebasamos por nuestra izquierda una cresta rocosa y llegamos al punto en que encontramos un pequeño barranco, también por la izquierda. Podemos tomar este, o seguir por el de Malos Pasos. En cualquier caso debemos dirigirnos hasta el pequeño alto que tenemos delante y que esta situado en la confluencia de los dos barrancos, allí encontraremos las ruinas de un Mas. Desde aquí tenemos las primeras vistas con profundidad.

Ahora nos dirigimos en sentido sur, para enfilarnos hacia el collado que podemos adivinar a lo lejos entre el bosque de pinos. Enseguida encontramos la senda que timidamente se deja ver, perdiéndose mas adelante y que sigue en ascenso el curso de la suave ondulación del barranco que encontramos anteriormente a nuestra izquierda antes de subir hasta el Mas. En este tramo colocamos algunas fitas que nos servirán de ayuda.

Finalmente llegamos a salir al inicio de una pista, justo donde encontramos una charca.

Seguimos ahora por la pista en descenso entre pinos jóvenes, en dirección al valle que vemos aparecer poco a poco.

Pasamos junto a algunas construcciones en ruinas y algunos campos labrados, para dejar esta pista y desviarnos a la izquierda justo a la altura de un corral (Corral de la Hoya). Estamos en el paraje de Hoya de Jaque. Nos dirigimos hacia otro corral que tenemos a escasos 200mts y una vez rebasado este, giramos a la derecha por el camino mas definido.

250mts después dejamos la pista por la que vamos para buscar a la izquierda otra que encontraremos a los pocos metros de separarnos y que vemos claramente en ascenso hacia la ladera que se sitúa delante de nosotros una vez nos hemos desviado. El punto en el que debemos desviarnos lo hemos señalado con una fita.

Ascendemos por la ladera de la montaña que denominan El Raso entre poca vegetación, solo algunos pinos, enebros y algunas sabinas rastreras.

Después de haber ascendido a la cota mas alta de la excursión, disponemos de bonitas vistas del entorno, adivinando algunas sierras y altos carismáticos como el omnipresente Peñagolosa y su macizo, el Pina, y la sierra de Gudar desde donde sobresalen el Cabezo de las Cruces y Peñacalva.

Nos topamos de nuevo con esplendidas sabinas

Continuamos ahora de bajada por el camino hasta llegar a un punto donde confluyen dos caminos una vez internados en el pinar. Tomamos el de la derecha que baja por bosque mas cerrado, aquí pusimos una fita indicando el desvío.

El camino desaparece por un momento pero descendemos sin ningún problema, encontrando poco después algunos tramos de senda, para salir finalmente a un camino que nos conducirá hasta el barranco de la Higuera, muy cerca del punto de inicio de la ruta. En este tramo de bajada también colocamos algunas fitas.

 

  • Fecha de la excursión: 21-11-2009
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Bajo-Moderado
  • Longitud: 9,8 km
  • Desnivel acumulado de subida: 668 mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 668 mts
  • Tiempo en movimiento: 2h50′
  • Tiempo Total:3h30′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

 

En la autovía Mudéjar A23, salimos de ella para dirigirnos hacia Manzanera. Pasada esta población nos dirigimos hacia el balneario Paraíso, por el que pasamos junto a sus instalaciones.
Debemos rebasar el desvío de Paraíso Bajo y mas tarde pasar junto a las ruinas de Paraíso Alto.
A partir de aquí restan unos 700mts para encontrar a la derecha una entrada hacia el barranco de la Higuera. Veremos unas ruinas y un poco mas retirado una construcción mas nueva en uso, aquí podemos dejar nuestro vehículo.

Nota: En el track de acercamiento que ofrecemos está grabado el tramo que comprende desde el Balneario hasta el aparcamiento (inicio ruta).

 

 

 

Hace tiempo que queríamos acercarnos a esta zona, la desconocíamos y nos apetecía inspeccionarla. Tenía en cartera este track teórico que diseñé tiempo atrás y que he desempolvado para llevarlo a la práctica. Aprovechando que este sábado no habíamos quedado con ningún grupo, pensé que era el momento de realizarlo. La teoría era que lo hiciéramos Lute José y yo, para mostrarla en otra ocasión a los demás compis, ya que con mucha gente estos experimentos no suelen salir demasiado bien….ya sabéis, muchas opiniones dificilmente confluyen en un punto sin alguna que otra desavenencia. Fallando Jose también, ya que este finde fue de aventura inglesa con familia, solo quedamos Lute y yo. Hace bastante que no coincidíamos solos, así que mano a mano recordamos viejos tiempos en los que las aventuras y desventuras fueron acumulando inolvidables experiencias en esto de caminar por la montaña.
Llegar hasta el punto de inicio de la ruta ya es una agradable sensación para nuestras retinas. Una estrecha y sinuosa carretera nos adentra en el corazón de estas montañas casi olvidadas, en las que la presencia humana fue desapareciendo, dejando abandonados algunos núcleos urbanos, mases y corrales que ahora vemos en total ruina.
Remontamos primero el bonito barranco de la Higuera y luego su mas salvaje ramificación llamado Malos Pasos, que hace honor a su nombre…bueno, al menos en comparación al anterior.
Aquí finalmente perdemos la senda y cuales aventureros que se adentran por terrenos indómitos, avanzamos sin mayor dificultad que el inconveniente de cruzar entre algunas crecidas ramas de zarzas y rosales silvestres y algunas pequeñas remontadas por la ladera para esquivar zonas impenetrables.
Un relajante almuerzo en las primeras ruinas que encontramos después de salir del barranco, nos brinda las primeras vistas a los altos mas cercanos. El próximo tramo hasta unirnos a una pista la seguimos con el GPS, intentando seguir y unir difuminados trazados de senda que reforzamos con algunas fitas.
Un gran valle se abre ante nosotros, algunos mases y corrales salpican este entorno escasamente humanizado, es un lugar ideal para impregnarse de soledad, olvidarse del estresante bullicio de la ciudad y recargar las pilas anímicas.
Nos quedaba el último tramo, teóricamente el mas conflictivo en cuanto a resolver el trazado por senda o camino. En casa y frente al ordenador no tenía claro por donde bajaríamos hasta el coche, así que trace un recorrido intuitivo teniendo en cuenta las curvas de nivel y….¡¡bingo!!, pudimos resorberlo prácticamente por camino, alguna difuminada senda y algún corto tramo donde desaparece el camino, pero que también reforzamos con algunas fitas.
Una excursión de corto recorrido pero intenso en sensaciones, además con el interesante incentivo de hacer una ruta inédita.

Fotos