Hacia el pantano de Benageber vamos familia y amigos. Esta salida esta especialmente dedicada a los mas jovencitos, disfrutando ellos y nosotros de verlos. Ya sabemos que las salidas a la montaña con niños, es un tema peliagudo, porque si te equivocas en la elección del itinerario o excursión, podemos llevar al traste un precioso día en la montaña.
Que si estoy cansado, que ¿cuando llegamos?, que aburrimiento, y un larguísimo etcetcetc. En esta ocasión hemos elegido el pantano de Benageber, que esta situado en una zona muy bonita de bosques de pino. Una vez pasado el sin fin de curvas que hay desde Tuejar hasta el pantano, llegaremos a este cruzando un túnel y nada mas pasar la presa, podemos aparcar los coches en una explanada que hay a la izquierda. Después de visitar la presa, podemos dar un paseo por una pista que sale río a bajo, pero que esta cerrada al trafico y va bordeando el cañón del río Turia a gran altura(es la pista que tiene una barrera). Es un itinerario lineal bastante llano, de ida vamos ligeramente en bajada, así que de vuelta tendremos que esforzarnos un poquito mas, pero es muy suave. Esta ruta tiene el aliciente, de que veremos la grandiosidad de la fuerza del río turia que una vez tuvo al pasar por estas montañas. Me refiero al cañón que con el transcurso de tiempo ha ido labrando y formando unas impresionantes paredes. LLegaremos a una parte que el paisaje se abre hacia el fondo del cañón. En este punto hay una losa de piedra que sobresale hacia el abismo, donde podemos parar y contemplar unas bonitas vistas, pero ojo con los peques que ni hay vallas ni nada que nos impida caer al vacío.

Mas adelante llegaremos a la cueva y cascada de Barchel, rincón muy agradable y sobretodo una aventurilla para los peques. Adentrandonos en las pequeñas cuevas y cruzando algún que otro riachuelo, tendremos ganada la partida al aburrimiento .

Desde aquí y si vamos bien de tiempo, podemos bajar al río y llegar hasta el puente que lo cruza, sitio también bonito y “diver” para los peques.

Se hace la hora de comer , así que vamos de regreso, teniendo desde la cueva de Barchel,aproximadamente 1h hasta los coches.

Para comer, nosotros elegimos la zona recreativa de la TARTALONA, pero existen bastantes lugares por la zona. Hay que volver en dirección a Tuejar y unos pocos km antes de llegar sale a la izquierda y en una curva(existe un panel indicativo), otra carretera que nos llevara hasta allí.

Es una zona muy amplia con bancos y mesas de madera, además de barbacoas y algunas construcciones techadas, incluso con chimenea, un sitio perfecto para comer y pasar un rato de tertulia, mientras los peques hacen sus propias aventuras,¡un dia perfecto!.