Otra excursión circular de senderismo en la sierra de Espadán, en la que ascenderemos al pico Cullera, de 976mts de altitud.

Comenzamos en la población de Almedíjar (Castellón) y en largo ascenso, culminamos en esta prominente cumbre. Continuaremos por un sector muy aéreo que nos van a proporcionar impresionantes vistas.

Esta parte corresponde a la crestería que separan los barrancos de Agua Negra y barranco Medio. Aquí seguimos un trazado poco definido, apoyados por fitas, que perdemos finalmente entre la vegetación, pero la clara orientación de la que disponemos, deja este corto tramo solo con la dificultad de una incómoda pero aventurera bajada hasta un collado inmediato.
Una pista que paralelamente a media altura recorre el barranco de Rodana, nos conectará con un PR, que finalmente nos acercará hasta Almedíjar.
La ruta es algo exigente y nos sacará los colores en alguna ocasión, pero será recompensado con imponentes vistas.
Hay que llevar suficiente agua para toda la excursión, puesto que la única fuente por la que pasamos, está a escasos minutos del inicio de la ruta, en el área recreativa de los Pinos.

El inicio lo encontramos en la plaza principal de la población de Almedíjar, junto a la iglesia. Emprendemos nuestra andadura con orientación noreste, en dirección al barranco de Almanzor.

Por camino hormigonado, dejamos atrás las últimas casas del pueblo y pronto llegamos a el área recreativa de los Pinos, donde encontramos una fuente. A los 1,4km aproximadamente seguimos por la izquierda en una bifurcación. En 200mts más seguimos por la derecha y otros 250mts después, optamos por seguir hacia la izquierda en ascensión, dejando de lado otra pista, también hormigonada que desciende. Seguimos ascendiendo para cambiar de firme, y en 500mts más, otra bifurcación, donde optamos por la derecha, también en ascenso.
Hemos ganado altura y ya disponemos de unas buenas vistas hacia el barranco de Almanzor.

Sin dejar el trazado principal, a veces hormigonado, llegamos a un cruce cerca de una construcción derruida, donde se aprecia claramente el color rojo del terreno que pisamos. Seguimos de frente para que en unos 100mts estemos atentos para tomar una senda que asciende por nuestra izquierda justo antes de llegar a unos campos de olivos y almendros.

La larga subida nos lleva entre plantas aromáticas.

También bajo alcornoques y pinos, pasando junto a un aljibe.

Llegamos a un punto en que el sendero no se define suficientemente, pero que seguimos sin problemas con ayuda de unas fitas. Asciende por unas formaciones rocosas, para ganar altura rápidamente.

El esfuerzo nos premia rápidamente con excelentes vistas hacia el pico Espadán hacia la derecha, y Cerro Gordo a nuestras espaldas.

Finalmente después de un buen rato de ascensión, culminamos en el pico Cullera, cima de las que gusta ascender por su afilado vértice y fantásticas panorámicas que ofrece.

Continuamos ahora de bajada hacia la derecha, para seguir por un cordal en dirección a dos prominentes resaltes rocosos y mirando de frente al pico Espadán.

Llegamos a un pequeño collado que hace de paso natural hacia el valle del barranco Medio.

Aquí vemos fitas que descienden por la izquierda para salvar los dos resalte que tenemos frente a nosotros, aunque nuestras pretensiones son seguir de frente, también con fitas, dejando este estrecho collado a nuestra izquierda para ascender hasta la zona mas elevada de estos dos altos. Finalmente las dos opciones nos llevarían a un mismo punto.

Bajamos con buena orientación y siguiendo las fitas, nos situamos en el lado opuesto del barranco.

Hay que estar atentos porque después de girar hacia la izquierda (suroeste), la senda desaparece y aparece al poco, para perderla definitivamente entre la espesa vegetación, aquí bajaremos a nuestro criterio buscando el mejor camino hasta un collado que tenemos poco mas abajo, donde encontramos una senda. El tramo perdido viene a ser de unos 400mts.

Una vez en el collado, giramos a la derecha para salir en unos 200mts a una pista de tierra.
Continuamos esta por la izquierda, para recorrer a media ladera, el barranco de Rodana durante unos 2km y unirnos después a un PR que se desvía por la izquierda.

El trazado del PR que en su mayor parte recorre una bonita senda, finalmente nos llevará por camino hormigonado y un corto tramo de calzada Romana, hasta Almedijar.

  • Fecha de la excursión: 24-4-2010
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Moderado-Alto
  • Longitud: 13,3km
  • Desnivel acumulado de subida: 803mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 803mts
  • Tiempo en movimiento: 4h30′
  • Tiempo Total:5h15′
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO


Podéis visualizar con Google Maps el punto de inicio de esta excursión de senderismo situado en Almedíjar  (Castellón)


Ver Almedíjar en un mapa más grande

Después de algunas semanas, incluso meses, nos hemos reunido de nuevo con nuestros compis de Sagunto. Sin mojarme demasiado, diré que dos de ellos, prepararon una “casiaventurilla” para nosotros, aunque finalmente uno se decantó como organizador y el otro como “puteador”, las terminaciones de las dos palabras son idénticas pero es evidente que no significan lo mismo. Lo de este apelativo cariñoso, lo dejo como acertijo, aunque la solución la vais a encontrar en las próximas líneas.
Fue una larga subida hasta el pico “incertidumbre”, digo esto porque allí nadie se ponía de acuerdo con el nombre… que es el Herrera, que no… que es el Cullera… ¡¡menudo problemónnn!!.
Bueno, mientras no me demuestren lo contrario, el topográfico dice que es el Cullera.
Menuda semanita había pasado con la espalda, comenta el “amiguete” al comienzo de la ruta.
Pues había que verlo, ya quisiera yo estar así cuando me deslome. A su puñetera bola aparecía y desaparecía como los duendes en el bosque, creándonos bruscos cambios de ritmo a los que hacíamos de enlace para que el grupo no se dispersara…. el próximo día me llevaré la vara con veneno amasao.
Fuera ya de coña, la ruta que nos mostraron fue una de las mas sorprendentes que hemos hecho últimamente en Espadán, por lo que le perdonamos sus pequeñas fechorías, y el momento doble B, bocata-bota, como siempre a muy buen nivel.

Fotos


Vídeo