Ascensión a un tres mil dentro del parque Natural de Posets -Maladeta, sector Benasque. Pirineo de Huesca.
Utilizaremos los transportes que previo pago ofrecen en el parque para llegar hasta el refugio de Corones, desde el que comenzaremos nuestra ruta. Para usar el servicio de transportes (autobús adaptado), debemos acudir al Plan de Senarta por la carretera A-139 que sale desde Benasque y remonta el valle.
Allí esperamos al autobús que nos llevará por una vertiginosa pista de tierra para ascender por el valle de Vallibierna hasta el refugio de Corones.
Siempre podemos evitarnos el autobús pero deberemos hacer noche en el refugio de Corones que es libre, así que necesitaríamos dos días para la ascensión (al menos para los montañeros normales).
Como siempre las cantimploras llenas para evitar beber de los arroyos y una crema solar en días soleados tampoco esta de más. Es una ruta en la que se debe tener una forma física decente y tener cierta experiencia en la montaña, por otra parte nos recompensará con creces el esfuerzo para subir hasta allí.
Aquí dejo información sobre el transporte que existe a fecha de hoy en el valle.

 

Clica en la foto
Clica en la foto

Subimos al autobús que nos llevará hasta el refugio libre de Corones y que cogemos en el Pla de Senarta.

 

 

Comenzamos a caminar junto a la marquesina de la parada de autobús y muy cerca del refugio con el pico Vallibierna como telón de fondo. Estamos a una altitud de 1970mts.

 

 

En un principio seguimos un camino ancho con las marcas del GR11 que pasa junto al refugio. Poco después encontramos una bifurcación con paneles de información, a la derecha por el GR iríamos a los Ibones de Llosás y a los de Vallibierna. A la izquierda, por donde seguimos tomaremos rumbo a los Ibones de Corones.

Seguimos pisando por un camino bien definido y con el apoyo de fitas nos desviamos después por una senda que sale hacia la izquierda. Como hasta ahora seguimos entre bosques claros de pinos para acercarnos al arroyo del barranco de Corones.

 

 

Seguimos paralelo a el para abrirse una panorámica hacia la cascada que nos ofrece el desagüe del Ibonet de Corones que esta justo por encima de esta. La senda desaparece y debemos seguir caminando por la espectacular pedriza, hasta culminar por el lado derecho de la cascada.
Aunque la dirección esta clara, seguiremos el trazado que nos sugieren las fitas.

 

 

Antes de llegar hasta arriba tenemos dos opciones, una que sigue a la izquierda y va hasta el Ibonet de Corones, situado en un espectacular circo de origen glaciar, y desde el que vemos alzarse ya el pico Aragüells. La otra sigue por la derecha para subir directamente por la Pleta de Coronas con más de lo mismo, piedras y mas piedras.

 

Un largo ascenso nos lleva hasta el Ibón inferior, el mas pequeño de los tres. La larga ascensión por la Pleta nos la tomaremos con tranquilidad para aprovechar la espectacularidad de las vistas con el ibonet viéndolo empequeñecer por momentos.

 

Bordeamos por la izquierda el Ibón para subir por unas rocas y seguir por la parte mas alta. Seguimos viendo fitas que nos indican el mejor camino dentro del caos de piedras y desde el que podemos ver a lo lejos el collado de Cregüeña y la poderosa formación del Aragüells de 3044mts a su izquierda y la Agulla Juncadella de 3019mts a la derecha.

 

 

Durante este tramo tendremos siempre a la derecha la cumbre del Aneto con los tres Ibones de Corones que irán apareciendo conforme avancemos en nuestra ascensión dejándolos atrás.

 

 

La subida al collado se acentúa considerablemente con la dificultad añadida de la pedrera por la que subimos.

 

Una vez arriba a 2905mts vemos aparecer de repente el imponente Ibón de Cregüeña con su silueta terminada en cola. Las vistas desde aquí son verdaderamente impresionantes.

 

 

Desde aquí y girando a la izquierda subimos por la ladera de rocas hasta la cumbre del Aragüells salvando en muy corto espacio, unos 139mts de desnivel. No hay un camino muy definido aunque de vez en cuando vemos alguna fita, así que iremos por donde buenamente podamos, trepando en alguna ocasión.

 

 

Nuevamente arriba volvemos a ampliar la visión pero esta vez a 360º.
Hacia Aneto e Ibones de Corones

 

Hacia el Ibón de Cregüeña.

 

Hacia Vallibierna.

 

La bajada del pico la podemos hacer por el mismo lugar hasta el collado, aunque podemos optar por seguir otra vía. Dejando el collado a nuestra izquierda, Vallibierna a la derecha y de frente el Ibón inferior bajamos posiblemente con menos dificultad, evitando así algún posible des trepe que nos puede ocasionar algún susto, además evitaremos tener que volver nuevamente por el collado, enfilandonos directamente hacia el Ibón inferior. Desde el ibón inferior, la bajada seguimos haciéndola por el mismo sitio hasta el Ibonet de Corones. Aquí nuevamente volvemos a tener dos alternativas, la primera seguir por el mismo trazado por donde subimos, y la otra la que elegimos, cruzamos el arroyo que sale del Ibón muy cerca de la caída en cascada para encontrarnos con un pequeño chozo o cabaña.

 

 

Seguimos la senda que pasa muy cerca de esta y que vemos marcada con fitas. Ya en clara bajada hacia el valle nos adentramos en el tramo de bosque y vegetación que estas alturas ya permite albergar.
Con el pico de Vallibierna y su valle de un verde exultante, cambiamos de paisaje radicalmente dejando las áridas rocas para pasar al húmedo verde.

 

 

 

Seguimos la senda sin dejarla para llegar al mismo punto desde el que comenzamos, junto a la parada del autobús y el refugio.

 

  • Fecha de la excursión: 9-7-2008
  • Tipo de ruta: Ruta lineal con tramos circulares
  • Nivel de dificultad: Moderado – Alto
  • Longitud: 8km (ida y vuelta)
  • Desnivel acumulado de subida: 1068mts (ida y vuelta)
  • Desnivel acumulado de bajada: 1068mts (ida y vuelta)
  • Tiempo en movimiento: ———-
  • Tiempo Total: 3h30′ (solo ida)
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEAIS ESTO

Utilizaremos los transportes que previo pago ofrecen en el parque para llegar hasta el refugio de Corones, desde el que comenzaremos nuestra ascensión. Para usar el servicio de transportes (autobús adaptado), debemos acudir al Plan de Senarta por la carretera A-139 que sale desde Benasque y remonta el valle. Allí esperamos al autobús que nos llevará por una vertiginosa pista de tierra para ascender por el valle de Vallibierna hasta el refugio de Corones. Podemos evitarnos el autobús pero deberemos hacer noche en el refugio de Corones que es libre, así que necesitaríamos dos días para la ascensión.
Horario de los autobuses

 

Debíamos levantarnos un poco mas temprano que los días anteriores ya que el autobús salia de Senarta a las 7:30, llegando al refugio sobre las 8:15. Llegamos un poco antes que el autobús, así que nos dio tiempo a preparar algunas cosas de última hora. Subimos a él practicamente solos, es más solo había una persona más a parte de Lute y yo. Un recorrido por esta sinuosa y vertiginosa pista que remonta el valle de Vallibierna, un precioso y rompedor valle que hizo corto el recorrido.
Un escueto comentario con el otro ocupante del autobús dejó claro que las metas del día eran las mismas o al menos muy parecidas.
Mientras nosotros terminabamos los preparativos el comenzaba a caminar. El entorno en el valle, verde con abundancia de agua y alzando la vista gigantes rocosos con restos del blanco invernal nos rodean, este año ha sido especial y aquí en el Pirineo se ha dejado notar aún más.
Tras el Ibonet la fuerte subida nos llevó al Ibón inferior, todavía en estado de deshielo. Mi compi Lute por prudencia quiso quedarse aquí ya que una reciente dolencia lo tiene vetado. Yo con cierta tristeza ya que siempre culminamos juntos decidí seguir hasta el final, el entorno lo merecía y la cumbre aparentemente cerca parecía llamarme.
Piedras y mas piedras era la tónica, con tramos de heleros que había que cruzar con un poco de cuidado. En el último tramo hasta el collado de Cregüeña, por la capa de nieve consolidada y su inclinación hice uso de
los crampones. La visión que de repente nos sorprende al culminar el collado es inolvidable, el Ibón de Cregüeña aparece ante mi de forma poco habitual en esta época del año, prácticamente helado.
Un último esfuerzo por una laberíntica subida entre bloques de piedras me lleva a lo mas alto del Aragüells. Justo antes de culminar cruzamos trayectorias Fernando que comenzó poco antes que nosotros y yo.
Decidió acompañarme hasta la cumbre de nuevo en la que prácticamente estábamos y hacernos algunas fotos allí. Una aquí, otra para allá, un pase de modelos montañeros en la que la pasarela Cibeles podría tomar nota.

 

 

 

Fuera de coñas el decorado era impresionante, con una sansación de abismo bestial. No pude estar arriba el tiempo que se merece ya que Lute me esperaba. Bajamos Fernando y yo descubriendo que había otra vía mas “suave” en dirección al Ibón inferior evitando ir hasta el collado ganando bastante tiempo. La rodilla me estaba pasando factura del día anterior, así que con paso firme y seguro fuimos bajando. Después de un buen rato nos unimos a Lute que seguía en el Ibón inferior y después de algún pequeño pataleo por no subir continuamos la larga y dura bajada.
Fernando quería llegar a las 16:00 para subir al autobús ya que para el siguiente tendría que esperar hasta las 18:00, así que bajaba por la pedriza como alma que lleva el diablo. Nosotros nos lo tomamos con calma para subir al de las 18:00, descansando en el Ibonet y tomar una senda que tras cruzar el arroyo del Ibonet baja entre bosque, evitando así la pedriza que por otra parte no le iba nada bien a mi rodilla.
La espera del autobús la hicimos junto al refugio y con un refrigerio de pinreles.

Fotos.