INTRODUCCIÓN
Espectacular, sobrecogedara, fastuosa, la ruta que os proponemos en esta ocasión. Es una de las más impresionantes rutas de levada que podemos hacer en la isla de Madeira (Portugal).
De un verde a rabiar, con el perfecto complemento del abundante agua en forma de torrenteras y cascadas que se precipitan a nuestro paso. La ruta es lineal y está marcada como PR9, sin apenas desnivel, como es habitual en las levadas, así que el que venga a “quemar” deberá alargar la ruta enlazándola con otra. La ruta propuesta comienza en el Parque das Queimadas (ver acercamiento al punto de inicio), a unos 4,5km de la norteña población de Santana y concluye en el idílico paraje de Calderao Verde, en el que una cascada se precipita en una poza desde las altas paredes, todo ello rodeado de un entorno selvático. Es posible alargarla más y comenzar desde el Rancho Madeirense, a una media hora antes del Parque das Queimadas. Otra posibilidad es, 100mts antes de Calderao Verde, continuar para culminar en el espectacular Calderao do Inferno, ruta peligrosa en la que emplearemos 2h más aproximadamente entre ida y vuelta.

Para el acercamiento hasta Queimadas no disponemos de linea de bus, en este caso la mejor opción es contratar un taxi para que nos acerque (concretar precio del viaje antes para no llevarse sorpresas), y luego para que nos recoja si no queremos bajar hasta Santana caminando (1h aproximadamente).
Otra solución es alargar la ruta, retrocediendo desde Calderao Verde y desviandonos en un cruce de sendas señalizadas para bajar hasta la población de Ilha en 3,8km por el PR 1.1 , donde disponemos de parada de bus, aunque posiblemente nos toque esperar un buen rato hasta que pase el que nos interesa (informarse antes de los horarios).

Horarios de autobuses

Alojamiento

Albergue de Santana (centro de juventude)

Nota: si necesitamos comprar algun material de montaña, hay una tienda especializada (creo que hay otra más) en Funchal donde poder hacerlo.
http://www.obordao.com/

COMO MOVERSE POR LA ISLA PARA HACER LAS EXCURSIONES
Si no disponemos de un presupuesto abultado para que nos lleven y nos recojan con taxi (principalmente en las rutas lineales), ya que precisamente no son muy baratos, podemos alquilar algún coche, pero seguimos teniendo el inconveniente de como volvemos a nuestro vehículo después de terminar una ruta lineal, siempre y cuando nos neguemos a volver por el mismo camino hasta nuestro coche, que en muchos de los casos la ruta se alargaría excesivamente.
Una buena opción es la de utilizar como transporte la amplia red de autobuses que tiene la isla.
En muchas de las rutas existen paradas de autobús en el inicio y final, ó muy cerca. En cambio para realizar otras excursiones no tendremos esa suerte, debiendo contratar un taxi para que nos acerque al inicio de la ruta y nos recoja al final de ésta, siempre y cuando no dispongamos de autobús de vuelta al concluir la jornada, ó estemos dispuestos a ampliar la caminata hasta uno de los pueblos cercanos, donde posiblemente si que se disponga de parada de bus que nos devuelva a nuestro lugar de estancia.
Aunque la red de autobuses de la isla confluye básicamente en Funchal (capital), hay que informarse bien porque hay varias empresas de servicio, cada una opera en una zona.
La opción del bus, aunque buena, al menos en lo concerniente al coste, hay que decir que se emplea mucho tiempo en el viaje y también en las esperas, sobre todo si lo perdemos, esto nos puede ocasionar dependiendo del día, varias horas de espera.
Para desplazarse en autobús desde Funchal hasta el aeropuerto ó viceversa hay dos empresas diferentes que lo hacen. Una linea especial del aeropuerto (Aerobus) que hace el recorrido en unos 20 minutos aproximadamente (circula por la vía rápida) y cuesta al día de hoy 5euros. La otra compañía es la SAM que tarda mas tiempo en llegar, unos 40-45′, porque pasa por varios pueblos y hace más paradas, pero cuesta 2,80euros. Ambas paradas las encontramos cerca una de otra nada mas salir del edificio del aeropuerto.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA
El recorrido no tiene ninguna dificultad, siendo muy difícil perderse, ya que basta seguir el recorrido de la levada que corre prácticamente sin desnivel. Mostraré lo que vamos a ver en el transcurso del recorrido.
Comenzamos en el Parque das Queimadas, un encantador lugar que bien puede ser escenario de un cuento, (ver acercamiento al punto de inicio).

Lo cruzamos y de frente, junto a la levada vemos un panel del PR, indicándonos la dirección a seguir. Por camino ancho pasamos junto a grandiosos árboles de portes casi desproporcionados.

A la izquierda dejamos de lado el Caminho dos Folhadeiros y continuamos por la levada.
El camino se estrecha y se convierte en senda, encontrando tramos vertiginosos pero la vegetación nos evita el efecto de vértigo, además avanzamos seguros con la protección de unas barandillas de metal.

Puntuales momentos en que la frondosidad vegetal nos deja ver el horizonte, disfrutamos de fantásticas vistas hacia los profundos barrancos y la costa norte.

El agua es aquí un elemento muy común, encontrando a nuestro paso bellos saltos. En este en concreto, podemos evitarnos un remojón, tomando un acceso que lo supera por bajo, desde el que vamos a poder hacer algunas fotos.

Atravesamos por un puente un pequeño barranco con increíble vegetación.

Aquí todo es muy grande, como la variedad de helechos gigantes y los desproporcionados brezos que parecen árboles.

Mas cascadas hacen arrancarnos expresiones de admiración.

Deberemos cruzar varios túneles, algunos con la ayuda de linternas.

El camino se ensancha en ocasiones.

A los 4km llegamos a un cruce de caminos, donde podemos ver los paneles de otro PR (PR1.1), además del nuestro. Este va hasta la población de Ilha (ver alternativa en INTRODUCCIÓN).

Enseguida pasamos por otro túnel.

También por debajo de torrenteras que se precipitan al vacío.

Repentinamente accedemos al espectacular valle de la Ribeira Grande, ya nos queda poco para llegar.

Llegamos a la confluencia del camino de levada hacia Caldeirao do Inferno (ver alternativa en INTRODUCCIÓN) que sigue por la derecha. Nosotros seguiremos por el pedregoso cauce para que en 100mts lleguemos finalmente a Caldeirao Verde, una cascada cae desde las altas paredes de una escondida caldera, formando una poza en su base.

DATOS DE LA RUTA

  • Fecha de la excursión: 17-3-2010
  • Tipo de ruta: Ruta lineal
  • Nivel de dificultad: Moderado
  • Longitud: 13,6km(ida y vuelta)
  • Desnivel acumulado de subida: 56mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 11mts
  • Tiempo en movimiento: 3h,30′(ida y vuelta)

POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEÁIS ESTO

DATOS, MAPAS, GRÁFICOS Y TRACK

ACERCAMIENTO AL PUNTO DE INICIO
Situados en el albergue de Santana ( Centro de Juventude ), vemos un panel en el cruce de carreteras frente a la puerta principal que nos indica la dirección hacia Queimadas. En aproximadamente 4,5km y por carretera asfaltada, llegamos allí.

Nota: Aunque no dispongamos de gps, es de gran ayuda clicar en este enlace del TRACK ACERCAMIENTO para visualizar el recorrido.

ANÉCDOTAS Y MOMENTOS DEL DÍA
Cuando el creador de la tierra utilizó los colores para pintarla, aquí se le debió derramar el bote de la pintura verde. Es una auténtica delicia caminar por esta levada, grandiosos arboles, helechos y brezos gigantes, aquí todo es descomunalmente desproporcionado…. como el verde.
Nada más llegar al Parque das Queimadas donde comenzamos la ruta, nos quedamos maravillados del entorno. Unas preciosas casas con techos de paja nos dan la bien venida, rodeadas de un escenario digno de cuentos de hadas. El agua tampoco se queda “manca”, corre y cae por todas partes, y nuestras cámaras de fotos echan humo, todos los rincones del entorno son dignos de ser retratados.
La primera intención era llegar hasta Calderao do Inferno después de visitar Calderao Verde, pero la ambigua señalización en un cruce después de llegar a Calderao Verde, hizo desestimar la correcta dirección por unas escaleras, continuando por la levada que finalmente nos conducía a un peligroso y resbaladizo territorio.
Las últimas tormentas habían hecho grandes destrozos en la isla y este sendero era uno de los que tenía las de perder, según nos lo indicaba un pequeño cartel en el comienzo de la ruta, así que desistimos y retornamos para descender hasta Ilha por el PR1.1.
Más deficiencias en la señalización del PR, nuevamente hizo que tomaramos un camino, aunque en buena dirección pero fuera del trazado del PR. Finalmente llegamos a Ilha confluyendo en el mismo punto que el PR1.1. Preguntamos donde estaba la parada del bus a unos trabajadores que por motivos de fiestas, estaban adornando de flores el mirador Cabeço do Resto. Ellos nos indicaron con el dedo que “allá a lo lejos y más abajo”, junto a un restaurante la encontraríamos.
Entramos en el restaurante con la intención de comer, pero según la dueña, no preparaba comidas en esta temporada por falta de clientes, así que nos preparó unos bocadillos, que junto a unas cervezas, ayudó a mitigar la larga espera hasta que pudimos tomar el autobús de vuelta a Santana.

.VIDEOS