Un 2000 que hay que ganarselo

Ascensión al Piz Galín

Una ascensión con todos los ingredientes para disfrutar

INTRODUCCIÓN

El Piz Galín, con 2442mts, situado en el macizo de Brenta, se alza por encima de la población de Andalo, en la provincia de Trento (Italia).

En nuestra alternativa, proponemos una ruta circular preciosa , siempre con senderos señalizados, en la que ascendemos si queremos a este coloso de pura roca, ya que desde el collado, accederemos a la cima en un tramo común de ida y vuelta.

No es una ruta de mucha longitud, aunque si de desnivel acumulado, por lo que nos exigirá estar en buena forma física.

El ultimo sector de ascenso desde el collado, es el más técnico. En este tramo, deberemos hacer algunas trepadas sin demasiada complicación para los habituados a estos terrenos. No obstante, en los puntos más complicados, existen cables equipados para ayudarnos a superarlos.

Pasamos por una fuente en el últimos sector de la ruta.

  • El itinerario:

Andalo – Malga Dagnola Bassa – Malga Dagnola Alta – Collado – Cima Piz Galín – Collado – Fontana Fredda – Andalo 

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Comenzamos a caminar desde la población de Andalo, por la vía Pegorar, que nos aleja de la población y nos adentra en el bosque. Estamos buscando el sendero señalizado 301.

Andalo, Italia

Comenzamos en Andalo

Ya no queda más que subir y subir, así que lo tomaremos con calma.

Bosques de Brenda

Subimos primero por bosque

A los 2’6km del comienzo y unos 450 mts de desnivel de subida aproximadamente, nos encontramos con una bifurcación de pistas, donde, quizá, es posible ubicar allí nuestro vehículo y comenzar la ruta, ya que hasta aquí sería el tramo de ida y vuelta de un recorrido en forma de raqueta.

En este punto, tomamos el sendero 353 que se dirige por la izquierda

Llegamos a las zonas de pasto, primero a la Malga Dagnola Bassa. Desde sus inmediaciones, encontramos un panel con un itinerario senderista que enlaza con la zona alta, la Malga Dagnola Alta, a la que nos dirigimos con un itinerario más directo.

Malga Dagnola Bassa

Dejando atrás Malga Dagnola Bassa

El sendero toma cada vez más fuerza, siempre bajo la sombra del bosque.

fuerte subida en Brenta

En tramos la rampa se pone interesante.

Llegamos a la segunda zona de pastos, la Malga Dagnola Alta, y terminamos de caminar por bosque, obteniendo desde aquí, unas vistas increíbles de una buena porción del macizo de Dolomitas, además de una pequeña muestra de la parte espectacular de nuestro macizo, el de Brenta.

Malga Dagnola Alta

Llegamos a Malga Dagnola Alta, a 1819mts de altitud

Desde Malga Dagnola Alta

Vistas desde Malga Dagnola Alta

Piz Galín

También visualizamos el cono rocoso del Piz Galín

A partir de aquí y con vistas que nos cautivarán, seguimos el sendero en dirección aparente hacia el lago di Molveno.

Lago di Molveno

Sendero con vistas hacia el Lago di Molveno

Después de rodear las faldas del monte Daniola, aparece nuestro collado, la Bocchetta de Piz Galín.

Collado del Piz Galín.

Nuestro próximo objetivo, el collado

Collado del Piz Galín

Llegamos al Collado

Macizo de Brenta

Por este cuello descenderemos luego.

Ubicados entre las cimas del Daniola de 2149mts a la derecha y el Piz Galín de 2442mts a la izquierda, optamos por terminar ascendiendo hasta la majestuosa cima del Piz Galín. Para ello, tenemos por delante el tramo más técnico del recorrido.

Subida al Piz Galín

Desde el collado, afrontamos el tramo más técnico del recorrido

Subida al Piz Galín

Transición en busca de más trepadas

Tramos equipados en montaña

En los puntos más complicados, existen grapas y cables para poder superarlos sin grandes complicaciones.

Un buen rato divertido en el que hemos usado las manos para ir avanzando por este escarpado terreno rocoso, terminamos logrando esta cumbre en la que se ubica una gran cruz de metal.

Desde la cumbre del Piz Galín

Las vistas son merecedoras del gran esfuerzo realizado.

Macizo de Brenta

Grandiosas panorámicas hacia el norte

lago di Molveno desde el Piz Galín

Esta hacia el lago di Molveno

De vuelta al collado, seguimos el sendero que desciende vertiginosamente por la otra vertiente.

Bajando desde el collado de Piz Galín

Desde el collado, descendemos con cautela. Aparentaba más complicado desde arriba.

El descenso nos devuelve a los bosques y vamos observando la grandiosidad de estas montañas desde otra perspectiva.

El sendero, precioso y colgado, a veces queda con cierta exposición, pero sin ser nada complicado, encontramos estos sectores bien equipado con cable pasamanos.

Bosque en Brenta

Nuevamente, nos adentramos por bosque

Tramo equipado en Brenta

Una preciosa senda colgada, nos conducirá de bajada; en ocasiones esta la encontramos equipada.

El sendero nos devuelve hasta el punto común del recorrido, allí donde de une con el “mango de la raqueta”. Solo nos queda, continuar descendiendo hasta Andalo por el mismo camino que ya conocemos de subida.

DATOS DE LA RUTA

  • Fecha de la excursión: 21-09-2017
  • Tipo de ruta: Ruta circular
  • Nivel de dificultad: Alto
  • Longitud: 14’4km 
  • Desnivel acumulado de subida: 1600mts
  • Desnivel acumulado de bajada: 1600mts
  • Tiempo en movimiento: 5h
  • Tiempo Total: 7h
  • POR VUESTRA SEGURIDAD ES MUY IMPORTANTE QUE LEÁIS ESTO

Subida al Piz Galín

Clica en el gráfico

ACERCAMIENTO AL PUNTO DE INICIO

Con Google Maps, podéis ver la ubicación y calcular el acercamiento al punto de inicio de esta ruta de senderismo en el macizo de Brenta, que encontramos en la población de Andalo .

ANÉCDOTAS Y MOMENTOS DEL DÍA

Aun desde el cohe en marcha y con el móvil no pude sustraerme a la tentación de tomar las ultimas fotografías de los Alpes Dolomitas. Partíamos hacia Trento para adentrarnos el el PN de Brenta y ascender al Piz Galin, portador de una belleza más cotidiana para nosotros, sin la excepcional singularidad (si se me permite la redundancia) de Dolomitas, pero soberbio sin paliativo alguno.
Sería la jornada más exigente con diferencia: 1.600m de positivo acumulado sin tregua en apenas 7km de asceso aproximadamente. Después de dejar atrás los bosques y almorzar en los prados altos comienza el imperio absoluto de la roca desnuda. llegados al collado nos asomamos por el “sendero” de descenso. parecía una canal vertical…¿¿Por ahí hay que bajaaaar??. !Hubiese tragado saliva de haberla tenido¡. Quedaba un fuerte y divertido ascenso. Ya arriba, en la cruz, con la marea de sangre batiendo en garganta y oídos, los 360 de panorámica cortan el aliento: inmenso, grandioso en extremo.
El descenso fue menos comprometido de lo esperado. tan solo precaución. Como me gusta decir “con tiento y sin premura para conservar la dentadura”. Colosal valle entre magníficas montañas, un precioso sendero colgado y bosque nuevamente.
En estos días no pudimos, ni lo intentamos, coronar los dos tresmiles previstos ni hacer la circular del Monte Pelmo. Pero hacer siete rutas en ocho días, cada cual más majestuosa e impresionante no es para quejarse y quedamos plenamente satisfechos. Días de armonía entre amigos, diversión, jarana y deleite. Allí sigue aquel universo inigualable repleto de sueños. Tal vez el próximo año….

ASCENSIÓN AL PIZ GALÍN